Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Opinión / Cine

Spielberg, un chico en la juguetería

Espectáculos

"Me sentí como un chico a quien alguien había dejado encerrado una noche entera en una juguetería con todas las estanterías a su disposición." El hombre que ha jugado en el cine con dinosaurios, tiburones y extraterrestres resume la impresión que le causaron las ilimitadas posibilidades de una técnica ( motion caption ), la que usó en Las aventuras de Tintín , que transfiere los movimientos de los actores a la computadora para crear una animación ultrarrealista. A los 65 años, cumplidos anteayer, Steven Spielberg conserva intacto el espíritu de un chico, su capacidad de asombro y su entusiasmo. Quizá por eso puede contagiar a la platea el sentimiento que lo anima cuando encara un film, sea el placer de embarcarse en una serie de aventuras -como las de Tintín-, la ternura que hay en el vínculo afectivo que liga a un ser humano con un animal -como la que cuenta War Horse - o la emoción de recrear al hombre de carne y hueso que hubo detrás de un héroe (Lincoln), que la historia confinó a los retratos y el bronce.

La mención no es caprichosa. Spielberg está ahora en Virginia, filmando Lincoln , con Daniel Day Lewis y sobre un guión basado en un libro de Doris Kearns Goodwin. Y lo espera un acontecimiento inusual para los directores, aunque no tanto para algunas estrellas solicitadas: mañana llegará a los cines norteamericanos su adaptación del famoso personaje de Hergé, y cuatro días después, se hará la competencia a sí mismo con el estreno de Caballo de guerra , el título que llevará aquí esta historia de un muchacho y un caballo en los tiempos de la Primera Guerra Mundial. Aunque él descree de esa competencia. "Sería como pensar que sólo un film por vez tiene éxito", dice. Al contrario, opina que cada una puede favorecer el buen desempeño en la taquilla de la otra. En cuanto a Lincoln , no habrá urgencia en estrenarla: quedará para después de las elecciones de 2012, para no interferir en la contienda política.

***

No, Spielberg no descansa, aunque hayan pasado tres años desde su última realización, Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal , siempre están sus compromisos con la producción, con la TV y con sus propios proyectos como director, entre ellos un film sobre Martin Luther King y una historia de ciencia ficción sobre un alzamiento de robots, Robopocalypse . El de Tintin, por ejemplo, se lo tenía prometido desde hace más de 20 años, cuando un crítico francés comparó Los cazadores del Arca perdida con las historietas de Hergé. Se volvió un fan de ellas mientras esperaba que la tecnología le proveyera la técnica de la que ahora disfrutó. Hace poco más de un año descubrió War Horse en un teatro londinense y pensó que esa historia podía ganar en el cine lo que la escena no podía darle: las escenas de la guerra... y el caballo. Se llama Joey y es vendido por el padre del muchacho que es su verdadero dueño a la caballería británica. "El tema central, en realidad, no es esa guerra a la que toda una generación de británicos quiso ir imaginando que duraría poco y que de ella volverían cubiertos de gloria y medallas, y después resultó prolongada y sangrienta -dice-: los principales personajes son los que Joey conoce a lo largo de su odisea bélica, y en especial su primer dueño. Quería celebrar la empatía que comparten los animales y la gente. Y no tanto lo que los hombres ponen en juego en la relación, sino lo que los animales son capaces de devolver."

Demoró en encontrar al muchacho protagonista (es Jeremy Irvine, nacido en 1990 y con escasa experiencia), pero antes buscó al caballo para que lo ayudara a decidirse en el casting: tenía que contar con su aprobación. En realidad son dos caballos actores; los otros seis son dobles para algunas escenas. Es mucho más difícil, ha aclarado, trabajar con un tiburón mecánico porque un caballo vivo escucha. "Un animal le deja algo a cada ser humano con el que se encuentra. Y lo cambia para siempre."

Y ya se sabe que, más allá del espectáculo y las aventuras, lo que a Spielberg le importa son las historias humanas..

TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerEl despido de Carlos BianchiInseguridad