Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se fue un faro del sistema científico argentino

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 21 de diciembre de 2011
0

Ayer al mediodía, en el novísimo auditorio del recién estrenado Polo Científico, el ministro de Ciencia, Lino Barañao, presentó su ya tradicional "rendición de cuentas" con un detallado balance de los numerosos logros de los últimos cuatro años. Seguramente, muchos de ellos le hubieran dibujado una sonrisa al doctor Patricio Garrahan, una de las figuras que fueron faros del sistema científico local en épocas más oscuras. Pero para congoja de una legión de discípulos y compañeros de ruta, Garrahan falleció el domingo 19, por complicaciones pulmonares.

Nacido en Mar del Plata, bisnieto de un pastor irlandés e hijo del eminente pediatra con cuyo nombre se bautizó el hospital infantil de alta complejidad del barrio de San Cristóbal, Garrahan, ex director del Instituto de Físico Química Biológica, fue el factótum de iniciativas trascendentes, como el Foro de Sociedades Científicas, la Asociación Ciencia Hoy y la revista que lleva el mismo nombre, y la Red Teleinformática Académica, que vincula a universidades y centros de investigación.

Médico graduado con un puntaje de 9.79, fue autor de más de 80 trabajos publicados en revistas internacionales de primera línea, entre los que figuran algunos de los más citados de América latina y del país. Pero sin duda su labor más importante se tradujo en el permanente compromiso que mantuvo con la actividad científica local, que no eludía la mirada crítica.

Garrahan fue presidente de Eudeba, miembro y vicepresidente del Conicet, recibió el primer premio nacional de ciencias en 1992 y, diez años más tarde, la medalla al mérito científico que otorga la Sociedad Brasileña para el Progreso de las Ciencias "como homenaje a quien ha luchado por la democratización del acceso al conocimiento científico", entre otras distinciones.

Con ese tono tan suyo que no era fácil de soslayar, en 2003 advertía que era urgente repatriar a los jóvenes científicos argentinos que habían partido al exterior. Ayer se presentó el último cómputo: en los últimos años regresaron 873.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas