Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri cambia piezas pensando en 2015

Presentó al nuevo titular del partido, Humberto Schiavoni, y pidió "más trabajo" a sus dirigentes

Jueves 22 de diciembre de 2011
SEGUIR
LA NACION
0

Esquivó las bandejas con empanadas de carne, brownies y el lemon pie que los comensales atacaban desde hacía buen rato. Mauricio Macri llegó al muy coqueto Buenos Aires Design minutos antes de las 20, con poco hambre y un par de mensajes concretos para decir en relación al futuro político de su partido, sostén desde el cual piensa dar la batalla por la Presidencia en 2015.

"Si queremos gobernar la Argentina tenemos que trabajar más", dijo Macri, micrófono en mano y flanqueado por los peronistas Humberto Schiavoni, designado nuevo presidente de Pro, y Emilio Monzó, flamante ministro de Gobierno y encargado, según confirmó el propio jefe de gobierno porteño, del armado nacional y "el diseño de la plataforma electoral" de la campaña para intentar llegar a la Casa Rosada.

Pese a lo breve y relajado de su discurso, el de Macri fue, según afirmaron cerca suyo, una confirmación de su "predisposición" por luchar para ser alternativa de poder en cuatro años. El mismo dijo que tenía "cosas importantes para decir" antes de pedir a ministros, diputados y dirigentes "apoyo" para Monzó, quien tomará las riendas del trabajoso camino de diálogo con fuerzas y referentes con el objetivo de sumarlos al plan Macri 2015.

"Mauricio es generoso y magnánimo porque invita a sumarse en momentos de triunfo", elogió Monzó ante la media sonrisa de su jefe político. Ex militante de la Ucedé y más tarde ministro de Agricultura bonaerense de Daniel Scioli, Monzó mencionó las performances electorales de Miguel del Sel (terminó segundo detrás de Mario Bonfatti en Santa Fe) y Jorge Macri (ganó la intendencia de Vicente López) como "pasos importantes pensando en el proyecto de Pro". El misionero Schiavoni, en tanto, habló de un "enorme desafío" y resaltó que Pro ya tiene representación en 18 de las 24 provincias argentinas. "Hace diez años asumíamos un desafío peor", ironizó a LA NACION Cristian Ritondo, hoy vicepresidente de la Legislatura porteña y parte del gobierno de Ramón Puerta en diciembre de 2001.

Delante de carteles amarillos de la campaña porteña en la que obtuvo el 65 por ciento, Macri retomó al rato la palabra y habló de un año "mejor de lo pensado". Mencionó su casamiento con Juliana Awada, el nacimiento de su hija Antonia y su triunfo en la ciudad. Un par de dirigentes cercanos le recordaron también el triunfo de su delfín, Daniel Angelici, en las elecciones de Boca Juniors. "Tenemos que crecer respetando nuestra esencia", aclaró, aunque los primeros contactos de Monzó y Schiavoni apuntan a intendentes radicales como Horacio Quiroga (Neuquén); Mario Meoni (Junín) y Héctor Gutiérrez (Pergamino), durante muchos años cercanos al ex vicepresidente Julio Cobos.

En lo que hace a las relaciones con el Gobierno, los mensajes fueron otra vez conciliadores. "Mi compromiso es trabajar por el diálogo y la unidad de los argentinos", afirmó, y evitó cualquier crítica al gobierno nacional. Sólo se permitió bromear con los pasos de baile postriunfo en el ballottage. "Me criticaban, después todos los políticos terminaron imitando", ironizó, en referencia a la Presidenta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas