Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Equinos

El clima y otras condiciones adversas

Suplemento Countries

Por   | Para LA NACION

Durante el verano y comienzo del otoño, las altas temperaturas ambientales y los efectos de la radiación solar recibida en forma directa crean condiciones adversas para el caballo que está encerrado en un box y también para el que está suelto en un potrero, sin poseer las condiciones favorables para soportarlo.

Las diferentes formas de adaptación que el cuerpo realiza para aclimatarse al medio ambiente que lo rodea (sensibilidad al calor y frío) se efectúan por un complejo mecanismo interno donde existen diversos componentes que llevan la información al sistema nervioso central.

Cuando el caballo está sufriendo las consecuencias de una temperatura ambiental alta, trata de compensarlo mediante un aumento en la pérdida de calor de su cuerpo y, a su vez, intenta disminuir su producción interna de calor. Los mecanismos de regulación de la temperatura son varios. Por ejemplo, la intensa sudoración, que si es excesiva puede llevarlo a una deshidratación y a un serio desequilibrio electrolítico, debido al alto contenido de sales minerales que se eliminan junto con el sudor. Una consecuencia diferente a la anterior sería la falta de eliminación de sudor, que puede observarse en algunos animales sometidos a intensos calores y exceso de humedad, creando un problema extra para regular el calor corporal.

A esa transformación interna que realiza el animal deben agregarse algunos cambios en su comportamiento habitual, como el deseo de buscar una sombra para cobijarse, ir a un lugar donde haya una cierta ventilación o corriente de aire, disminuir el consumo de alimentos y, además, tiende a revolcarse o sumergirse en algún sitio donde exista agua. Todas estas acciones pueden sintetizarse en la búsqueda de mejores condiciones ambientales por parte del animal, y para eso necesita encontrar un lugar con mayor frescura que le permita perder el calor de su cuerpo. El golpe de calor al cual estamos también expuestos los seres humanos, lo sufren aun sin estar en contacto con la luz solar directa, cuando por ejemplo el caballo está dentro de un box. Las siguientes condiciones aumentan la susceptibilidad a padecerlos: días de mucho calor y altos porcentajes de humedad, estabulación con ventilación inadecuada, ejercicio muscular intenso en días de humedad excesiva. El ejercicio muscular produce normalmente un aumento de la temperatura corporal y a veces es superior a la capacidad que tiene el cuerpo para tratar de eliminar ese exceso. El reposo tiende a volver a equilibrar esa modificación de la temperatura.

(*) El autor es asesor veterinario de equinos de la Sociedad Rural Argentina.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsEl brote de ébolaColoquio de IDEAElecciones en AFA