Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Administrar consorcios desde la Web

Dos jóvenes idearon un sistema para que los usuarios puedan hacer trámites y controlar gastos desde una PC

Lunes 26 de diciembre de 2011
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Tener una idea que revolucione el gran universo de Internet es algo con lo que muchos emprendedores del área de tecnología sueñan cada noche. Sin embargo, en muchos casos los proyectos pierden fuerza por ser complejos y difíciles de aplicar. Y, a causa de ello, muchos quedan en el camino.

Keep it simple, reza el refrán. La vieja receta de mantener la idea sencilla e intentar darle un toque desconocido a lo que ya existe es uno de los métodos más poderosos para coronarse en la Red.

Dan cuenta de ello Tomás Ramos Mejía y Martín Elicagaray, ambos de 31 años, quienes hace un año fundaron la empresa Simple Solutions, cuyo objetivo más relevante es brindar soluciones simples y flexibles para mejorar la comunicación de administradores e intendencias de consorcios de edificios, barrios cerrados y countries.

La idea nació a partir de las dificultades que enfrentaban los dos socios en su vida diaria. Martín vivía en un barrio cerrado y no podía entender cómo era posible que nunca se enterase de lo que ocurría en el club.

En cambio, Tomás era el administrador del consorcio del edificio donde estaba su departamento y tenía la misma dificultad. "Fue así como empezamos a pensar cómo podríamos satisfacer esa necesidad y darle un valor agregado", apunta Ramos Mejía.

Juntos comenzaron a idear un programa orientado a la comunicación privada entre los propietarios. La idea era crear un sistema online orientado al control y seguimiento de administraciones de consorcio.

Luego, con el tiempo, se dieron cuenta de que también podían agilizar muchas actividades que suelen ser tediosas en los barrios cerrados o edificios, como autorizar una visita.

El funcionamiento es simple. Los usuarios ingresan en el sistema a través de una clave personal en cualquier momento del día y se enteran de las novedades, leen el reglamento interno o acceden al detalle de las expensas. Los usuarios también pueden reservar el salón de usos múltiples (SUM), las canchas de tenis o de fútbol, la parrilla, o autorizar el ingreso de invitados, entre otras funciones.

Proyecto afianzado

Todo desde una computadora. "Es un sistema integral de comunicación que permite ahorrar tiempo. La idea es simplificar y agilizar", cuenta Tomás, que se recibió de administrador de empresas en la Universidad de Buenos Aires.

Hoy, el proyecto ya se afianzó. El producto es un sistema cerrado que se adapta a las necesidades y características de cada cliente. Con una inversión inicial de 70.000 pesos, luego de un año ya cuentan con más de 4000 usuarios, que pagan alrededor de 4 pesos por mes. En 2012 planean duplicar la facturación.

Hoy el negocio está focalizado en barrios cerrados y condominios con amenities , que son los que mejor aprovechan el sistema, aunque planean extenderlo también a edificios comunes. Entre los principales clientes están Talar del Lago, Costa Verde, Buen Retiro y Laguna del Sol.

A su vez, cuentan con varios proyectos a futuro. "Queremos lograr la expansión del sistema en el interior del país, en Chile y en Uruguay", proyecta Ramos Mejía. De hecho, cuenta, en pocos meses comenzarán a hacer operativo el sistema en algunos sitios de Chile

Al igual que otros emprendedores, el proceso no fue fácil para los dos jóvenes porteños. "Enfrentamos las dificultades lógicas de todo nuevo emprendimiento, desde una estructura y un capital de trabajo acotado hasta retrasos en los tiempos previstos para el lanzamiento", cuenta Tomás.

A pesar de ello, la buena reacción de los clientes siempre avivó el fuego para seguir con paso firme. "Tuvimos que luchar contra nuestras propias ansiedades, pero teníamos claro que debíamos trabajar duro porque sabíamos que los resultados iban a llegar tarde o temprano", subraya Ramos Mejía.

Apoyo oficial

Al principio, comenzaron a reunirse después del trabajo. En medio del proceso de gestación les surgió la posibilidad de participar en el programa Buenos Aires Emprende, un programa del gobierno de la ciudad para apoyar nuevos emprendimientos.

"La experiencia nos obligó a sentarnos a armar un plan de negocios y nos dimos cuenta de que si queríamos desarrollar este negocio, debíamos invertir más tiempo", explica Tomás.

Luego de ser seleccionados como uno de los ganadores del programa, accedieron a una financiación y tutorías.

Poco después, ambos socios comenzaron a trabajar todo el día en el proyecto, en un proceso que incluía tener reuniones periódicas con posibles clientes de consorcios y barrios cerrados.

"Fue el puntapié inicial que nos permitió comenzar seriamente a transformar una idea en un proyecto, no sólo por el apoyo financiero, sino también por la asistencia a través de las tutorías", sostiene Ramos Mejía.

Actualmente reciben apoyo de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y Desarrollo Regional (Sepyme), del gobierno nacional, para el desarrollo de nuevas funciones, inversión en equipamiento y comunicación.

Sin embargo, uno de los mayores desafíos para 2012 será conseguir capital. "Buscamos inversores que nos permitan potenciar el crecimiento que hemos tenido en el último trimestre de este año. Hasta el momento, la financiación que habíamos logrado era a través de programas del gobierno nacional y de la Ciudad", cuenta Ramos Mejía.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas