Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cómo se distribuye el poder K en Diputados

Política

Domínguez y Rossi, las espadas de Cristina

Por   | LA NACION

La nueva mayoría oficialista se muestra como una maquinaria tan potente como impiadosa en el Congreso. En apenas dos semanas destrabó la sanción de 12 leyes del Poder Ejecutivo a un ritmo disciplinado y avasallante, en franco contraste con una oposición resignada y dispersa.

En la Cámara de Diputados , Julián Domínguez y Agustín Rossi son los principales comandantes de la tropa que integran los 135 legisladores kirchneristas y aliados. El presidente del cuerpo y el jefe del bloque oficialista lograron articular un dúo aceitado que prioriza, ante todo, la efectividad de los resultados por ofrendar a la Casa Rosada. Rossi se dedica sobre todo a mantener la disciplina en el bloque y amortiguar las tensiones internas. Domínguez, sin descuidar el diálogo con sus compañeros, se dedica a tejer buenas relaciones con los principales referentes opositores, aunque, a la hora de la verdad, en el recinto se mostró inconmovible a los reproches de que maneja los debates con un estilo "castrense" para agilizar el trámite y evitar demoras.

Domínguez, ex ministro de Agricultura, aterrizó en la Cámara baja con el mandato de catapultarse como el próximo candidato a gobernador de Buenos Aires. Por esa razón, deslizan en los despachos oficialistas, hará de su función su vidriera electoral. Cumplida la maratón legislativa que le exigía la Casa Rosada, se abocará ahora a remozar la Cámara de Diputados -dicen que quedó asombrado cuando, al recorrer el edificio anexo, comprobó el deterioro y la suciedad de las oficinas-, como también a atender el reclamo de mejora de dietas que todos los bloques, sin distinción de colores políticos, ya le acercaron.

"Es increíble que un diputado de la Nación, que debe ir y venir de su provincia a la Capital para cumplir con su función en el Congreso, cobre menos que un legislador bonaerense o un secretario de Estado, que no gana menos de 30.000 pesos mensuales. Un diputado nacional apenas si araña los 17.000 pesos. Hay que corregir esta situación", hizo saber el flamante presidente.

Convivencia

Mientras, Rossi se dedica a mantener unida y motivada a su tropa. A diferencia de lo que sucede en el Senado, en el bloque oficialista de Diputados conviven las tres corrientes internas que, disímiles entre sí, se cobijan bajo el paraguas kirchnerista: el peronismo puro y duro; los "soldados de Cristina", como les gusta llamarse a los jóvenes de La Cámpora, y los representantes del sindicalismo que responden al jefe de la CGT, Hugo Moyano.

En su debut como legisladores, los siete diputados de La Cámpora se mostraron públicamente discretos -ninguno pidió la palabra durante las sesiones exprés-, aunque con gestos tácitos se revelaron como los "guardianes ideológicos" del bloque. Andrés "Cuervo" Larroque y Eduardo "Wado" de Pedro, sus dos principales referentes, no ocupan cargos formales en la conducción, pero desde el primer día Larroque ocupó una banca casi pegada a la de Rossi, mientras que De Pedro se atrincheró en uno de los despachos más preciados del tercer piso, también muy cercano al del santafecino.

Rossi jamás admitirá en público lo que otros deslizan en privado: que la Presidenta reeditó en el Congreso el mismo esquema que impuso en el Poder Ejecutivo al designar a "soldados" de La Cámpora en cargos clave, para controlar de cerca a las primeras líneas. Otros buscan relativizar el poder de fuego de los jóvenes kirchneristas. "Están en un cuerpo colegiado donde todos valen igual", dicen.

En las antípodas de La Cámpora se ubican los diputados que responden a Moyano, comenzando por su hijo Facundo. El flamante diputado ya demostró que su principal lealtad es para con su padre; de hecho, se ausentó en plena sesión maratónica para acompañar al jefe de la CGT en el acto en el que rompió lanzas con el Gobierno, en el estadio de Huracán. Regresó exultante al recinto, acompañado por el también diputado y jefe del gremio de los canillitas, Omar Plaini. Pocos advirtieron la frialdad con que fue recibido por sus compañeros de bloque. El hijo de Moyano no permaneció allí demasiado tiempo; a la hora de votar el nuevo estatuto del peón rural que impuso el Gobierno contra el gremio de Gerónimo "Momo" Venegas, se levantó y se fue, como buena parte de la oposición..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil