Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Los hijos de la directora de Clarín

Carlotto: el caso Noble "quedó resuelto por ley"

Política

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo admitió que los análisis de ADN no dieron positivo

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, admitió ayer por primera vez que los hermanos Marcela y Felipe Noble Herrera, hijos adoptivos de la directora de Clarín, Ernestina Herrera de Noble, no son los nietos que buscaban.

"El caso quedó resuelto por ley, que es lo que queremos las Abuelas", dijo Carlotto, y destacó: "No fueron nuestros nietos". En declaraciones a radio La Red reconoció que los exámenes de ADN no determinaron que ellos fueran miembros de las familias que buscan a sus nietos desaparecidos durante la última dictadura militar.

"Para nosotros es misión cumplida, [Marcela y Felipe] se sacaron sangre del lugar correcto; está guardada la sangre para el futuro; fue comparado con todo el Banco. No dieron... Pero queda una gran incógnita, no desde el punto de vista del Banco de Datos Genéticos, que es impecable, ni de la sangre ni de los resultados", afirmó Carlotto,

Gabriel Cavallo, abogado de Herrera de Noble, dijo que "es un acto de grandeza de Carlotto haber reconocido que la verdad no es la que ella denunció sino la que siempre dijimos nosotros", y dijo que esperaba que la jueza a cargo del caso, Sandra Arroyo Salgado "sobreseyera definitivamente" a la directora de Clarín. Cerca de la magistrada, sin embargo, dejaron trascender que la causa todavía seguirá abierta.

Carlotto denunció hace diez años que Marcela y Felipe eran hijos de desaparecidos, lo que dio lugar a una larga causa judicial a la que luego se sumaron dos familias que también actuaron como querellantes.

Al final de la entrevista radial, Carlotto fue consultada por el caso Noble Herrera. "El caso que hemos manejado las Abuelas en estos 34 años era un caso posible de dos chicos que, de acuerdo con las denuncias recibidas, eran hijos de desaparecidos. Por diez años -dijo- los abogados de esta señora [por Herrera de Noble] perturbaron la causa y movilizaron la causa, quisieron no cumplir con la ley, pero por fin se alinearon."

"Para nosotros es misión cumplida, se sacaron sangre del lugar correcto, está guardada la sangre para futuro, fue comparado con todo el Banco, no dieron", afirmó Carlotto. Y destacó: "Nosotros pasamos a otros casos porque éste quedó por ley resuelto, que es lo que queremos las Abuelas".

De todas maneras, la titular de Abuelas insistió en que "llamó mucho la atención" el cambio en la decisión de los hermanos Noble Herrera, que pasaron "de una negativa feroz -a hacerse el estudio- a una decisión de sí y rápido".

"El hecho es que esos chicos no han dado con ninguna de las familias que buscamos a nuestros nietos y siguen su vida. Nosotros nunca nos acercamos a ellos para molestarlos, no los victimizamos, nunca los mostramos, sino que fueron los propios. que dijeron ser sus defensores."

En 2003, Marcela y Felipe ofrecieron extraerse sangre en el Cuerpo Médico Forense, pero los querellantes se negaron a ese estudio y dilataron el resultado.

Incluso en 2009 el Congreso nacional, a instancias del kirchnerismo, modificó por ley el funcionamiento del Banco Nacional de Datos Genéticos, el lugar donde Abuelas pretendía realizar el cotejo genético.

El gobierno de la presidenta Cristina Kirchner adoptó expresamente la hipótesis de Abuelas.

En junio de este año, los hijos adoptivos de Herrera de Noble aceptaron realizar el cotejo en las condiciones que pedían las partes querellantes y que pretendía realizar la jueza Arroyo Salgado, a cargo del expediente: se hicieron varias baterías de estudios y todos arrojaron el mismo resultado negativo.

Un primer cotejo científico determinó que Marcela y Felipe no son hijos de las dos familias querellantes, y una segunda tanda de exámenes, realizada apenas con diferencia de tres días, arrojó que los jóvenes -de quienes se sabe que nacieron en mayo y junio de 1976-, tampoco son hijos de personas que hayan desaparecido entre 1975 y 1976.

A partir de esos resultados, Cavallo pidió el sobreseimiento de Ernestina Herrera de Noble. La jueza todavía no se pronunció.

En el juzgado, sin embargo, para justificar que mantendrán abierta la causa, dijeron que falta completar la tercera etapa: cruzar los datos con todas las muestras del Banco de Datos, tal como lo exige la ley, más allá de que no coincida la época de nacimiento de los niños nacidos en cautiverio con la de los hijos adoptivos de Noble..

TEMAS DE HOYParo nacionalHugo MoyanoCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsEl despido de Carlos Bianchi