Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una contención en medio del caos

Carlos Sica, psicólogo social que trabajó la noche del incendio, cuenta cómo se llevó a cabo el apoyo a los sobrevivientes y familiares en el lugar de la tragedia

Viernes 30 de diciembre de 2011 • 12:21
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Bomberos, policías, médicos y otros tantos especialistas acudieron ese 30 de diciembre de 2004 a atender a las víctimas del incendio en Cromañón. Pero entre estos especialistas, había también un grupo que se ocupó de una tarea de igual importancia: la contención en el momento de la tragedia.

"Las primeras escenas fueron muy fuertes"

Se trata del Equipo de Psicólogos Sociales que estuvieron en el lugar del hecho ayudando a sobrevivientes y familiares a enfrentar los primeros momentos de dolor.

Carlos Sica, presidente de la organización, cuenta cómo fue el trabajo aquella noche de confusión y caos, en medio de una situación inédita en la Argentina.

"Las primeras escenas fueron muy fuertes. Cuando llegamos, los chicos todavía estaban saliendo. Muchos caían ahí en la vereda", recuerda Sica. "Nuestra tarea comenzó conteniendo a los que salían y luego a los familiares que estaban llegando".

El trabajo de este equipo de especialistas se divide en cuatro etapas, en el marco de lo que ellos llaman "primeros auxilios psicológicos y contención emocional". Las cuatro etapas son:

Encuentro : entre asistente y asistido

Catarsis: Desahogo de las emociones retenidas

Verbalización: Poner en palabras todo lo que están sintiendo. Emociones y miedos

Proyecto: Un mínimo proyecto inmediato de futuro. Comenzar a hacer el duelo.

Y aquella noche trágica, su intervención era esencial. "La idea, como en cada una de nuestras intervenciones, era prevenir que haya secuelas pos traumáticas muy fuertes. La primera contención es fundamental", explica Sica.

Los psicólogos sociales se iban acercando a los padres que llegaban desesperados a buscar a sus hijos. Incluso propusieron una entrada organizada al playón donde se depositaban los cuerpos. "Al principio la policía no los dejaba, pero no los iban a poder contener mucho tiempo. Estaban desesperados".

"La primera contención es fundamental"

Por ese motivo, los especialistas acompañaban de la mando a cada padre a recorrer el playón para ver si encontraban a sus seres queridos. "Todavía recuerdo como a medida que íbamos avanzando con cada familiar y empezábamos a sentir cierto alivio, de repente se escuchaba un grito y se abalanzaban sobre un cuerpo. Habían reconocido a uno de los suyos entre los muertos", relata Sica.

En ese momento, la tarea del psicólogo social es de contención, con algo tan humano y simple como un abrazo.

El acompañamiento también se realizó en el recorrido por hospitales y por la morgue. El equipo se dividió para poder estar en todos los puntos clave durante las horas que duró el hecho.

"Esa noche se trabajó muy bien. Todos los organismos trabajaron muy bien", dice Sica. "Hay que entender que en las dos primeras horas hay caos. Al dolor que tienen los familiares se le agrega la falta de información, pero eso es lógico. Pero así y todo, se trabajó muy bien, dentro de un escenario caótico".


Cromañón: la otra cara de la tragedia que marcó a una generación
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas