Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Intelectuales se oponen al pensamiento único

Unos 50 pensadores independientes llaman a "romper el silencio"

SEGUIR
LA NACION
Viernes 06 de enero de 2012
0

Conscientes de la necesidad de recuperar el pensamiento crítico y no quedar sujetos a la construcción de un "relato único y hegemónico", unos 50 intelectuales de distintas disciplinas llamaron a "romper el silencio" y promover un debate transformador de los grandes problemas que plantea hoy el país.

Entre esos problemas mencionan la existencia de un pensamiento hegemónico, la buena sintonía del Gobierno con las grandes corporaciones y el "enorme crecimiento" de la desigualdad social. A eso suman la reciente sanción de la ley antiterrorista y las 15 víctimas de la represión estatal en el último año y medio, en pleno gobierno constitucional.

"Plataforma para la recuperación del pensamiento crítico" se titula la declaración impulsada por la médica psiquiatra Diana Kordon, la socióloga Maristella Svampa y la dramaturga Patricia Zangaro, que contiene fuertes críticas al Gobierno y a la que sumaron su inmediata adhesión el jurista Roberto Gargarella; el historiador José Emilio Burucúa; el investigador Andrés Carrasco; los escritores Gabriela Massuh y Osvaldo Tcherkaski; la ensayista Beatriz Sarlo; el artista Luis Felipe Noé; la cineasta Lucrecia Martel; el actor Héctor Bidonde y el especialista en gestión cultural José Miguel Onaindia, entre otros.

Diana Kordon
Diana Kordon.

"Asistimos a la construcción de un relato oficial que, por vía de la negación, ocultamiento o manipulación de los hechos, pretende investir de gesta épica el actual estado de cosas", describe el texto surgido en las entrañas del mundo de la cultura.

El grupo no tiene aún denominación, aunque comienza a ser conocido como Plataforma 2012 –por el título de la declaración y su dirección de mail (plataforma2012@yahoo.com.ar)– y se diferencia claramente de los pronunciamientos del espacio oficialista Carta Abierta.

Los firmantes señalan que "el contenido de la producción ideológica oficial se inscribe en una metodología" y advierten que "la discusión de ideas es sustituida por la descalificación del interlocutor y toda disidencia es estigmatizada". Describen, además, que la trivialización del debate, la "bravata intelectual" y la sacralización de sus referentes son algunas de las modalidades en las que se expresa la imposición del discurso único.

La declaración se conoce un mes después de la creación del Instituto Nacional de Revisionismo Histórico Manuel Dorrego, con el cual el Gobierno quiere construir una historia afín al "relato oficial" y cuya constitución había motivado fuertes críticas de intelectuales independientes, encabezados por Hilda Sábato.

En su declaración inicial, el grupo Plataforma 2012, que destaca su horizontalidad, expresa su preocupación por las víctimas del gatillo fácil y del "encarnizamiento represivo que no puede ser negado ni atribuido a lejanas decisiones para desresponsabilizar al gobierno central". Menciona, entre otros, los casos de Mariano Ferreyra, caído en un enfrentamiento con una patota de la Unión Ferroviaria; Diego Bonefoi, el adolescente muerto por un policía en Bariloche, y Ariel Farfán, una de las víctimas del violento desalojo de tierras ocupadas en Jujuy.

También considera grave la sanción de la ley antiterrorista –cuestionada, también, por Carta Abierta–, al señalar que abre las puertas para criminalizar la protesta social.

El valor de la disidencia

"Era necesario comenzar a hacer escuchar una voz colectiva sobre la situación actual que se distinga del pensamiento único y hegemónico", explicó a LA NACION la doctora Kordon, al contar que asumieron el desafío de reunir firmas en pleno enero, pese a lo cual encontraron una auspiciosa recepción.

Kordon afirmó que la idea es darle continuidad a la reflexión colectiva de los problemas del país, que no hay voceros ni referentes en el grupo y que seguramente habrá futuros pronunciamientos. Se espera la convocatoria a una reunión en febrero, con fecha y lugar por confirmar.

Los intelectuales advierten que "el relato disciplinador y engañoso utiliza la potencia de los recursos comunicacionales de que dispone crecientemente el Gobierno para ejercer control social, mediante la inducción de mecanismos alienatorios sobre las formas colectivas de la subjetividad".

Marcan severas contradicciones en los sectores oficialistas, al sostener que "quieren aparecer como actores de una gesta contra las corporaciones, mientras muchas de ellas, como la Barrick Gold, Cerro Vanguardia, General Motors, las cerealeras, los bancos o petroleras –y el propio Grupo Clarín, hoy señalado como la gran corporación enemiga– han recibido enormes privilegios de este gobierno". También objetan el intento de querer "aparecer como protagonistas de una histórica transformación social, mientras la brecha de desigualdad se profundiza".

VOCES CRÍTICAS

Diana KordonMédica Psiquiatra

Coordinadora de distintos equipos de investigación psicosocial, es una histórica militante en organizaciones de derechos humanos.

Maristella SvampaSocióloga

Es doctora en Ciencias Sociales (graduada en París), investigadora del Conicet y profesora de la Universidad Nacional de La Plata.

José Emilio BurucuaEspecialista en Historia del Arte

Es doctor en Historia del Arte y dirige la maestría en Sociología de la Cultura en la Universidad Nacional de General San Martín.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas