Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Malestar en el Gobierno por el acercamiento de Scioli y Macri

Para el kirchnerismo, es una provocación; Mariotto se bajó de un acto encabezado por el gobernador

Sábado 07 de enero de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

PINAMAR.- Se veía venir. Con la Presidenta internada tras la operación de tiroides, la provincia afectada por la sequía y el gobierno de la Capital Federal enemistado con la Casa Rosada por el aumento de la tarifa del subte, el sugestivo partido de fútbol que compartieron anteayer Daniel Scioli y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, elevó el malestar del kirchnerismo con el mandatario bonaerense. Una prueba de ese disgusto fue el desplante que sufrió ayer de su vicegobernador, Gabriel Mariotto, quien decidió no asistir a la inauguración oficial de la temporada de verano en Pinamar.

El encuentro de futsal que protagonizaron los equipos de Scioli y de Macri, en Mar del Plata, provocó sorpresa y malestar en la Casa Rosada. La mayoría de los ministros optó por el bajo perfil durante los días de internación de Cristina Kirchner y esperaban el mismo comportamiento de parte de Scioli. "No me sorprende que haga esas cosas, pero no era el momento", confió a La Nacion un alto funcionario kirchnerista.

En los despachos de la Casa Rosada comentaban ayer que con esas jugadas lo que busca Scioli es una reacción del Gobierno para, después, posicionarse como víctima. Ayer, Mariotto no sólo faltó a la fiesta de inauguración de la temporada. En declaraciones radiales se mofó del partido de fútbol con un comentario deportivo irónico, cargado de intencionalidad: "Macri no tiene cintura. Daniel está fuera de tiempo y de distancia. ¡No están para jugar en primera!", sostuvo.

cerrar

Acompañado por sus ministros y el intendente local, Blas Altieri, Scioli encabezó la tradicional ceremonia de bendición de las aguas sin ninguna figura representativa del kirchnerismo, que ayer cuestionó el partido amistoso -y altamente mediático- que compartió con el líder de Pro, candidato opositor para las presidenciales de 2015. Luego presenció un desfile de modas, que comenzó con un recital del cantante Alejandro Lerner.

Para contrastar, Mariotto se reunió con el presidente interino, Amado Boudou, por la situación de sequía en el sudoeste provincial (ver aparte).

Si algún reparo tenía Mariotto en sumarse al espectáculo de anoche, la imagen de Scioli enfundado en su camiseta anaranjada junto a Macri terminó de despejar sus dudas. Como buena parte del kirchnerismo, el vicegobernador recela de los shows sciolistas, demasiado "tibios" frente al fervor militante que propone el relato oficial.

"Antenoche ganó Savaglio [Eduardo, el publicista de Scioli]. Fue un evento demasiado grosero; fue la victoria de la publicidad sobre la política", mascullaban cerca del vicegobernador, elegido por la Presidenta para acompañar a Scioli. Ambos están unidos por una compleja relación, que se vio tensada desde el primer día de mandato, cuando la policía bonaerense golpeó a militantes de La Cámpora que intentaban presenciar la Asamblea Legislativa.

Desde el peronismo bonaerense también dejaron trascender su malestar. "A Scioli se le termina el tiempo de la ambigüedad", opinó un intendente del norte del conurbano, quien sostuvo que "no fue inocente la jugada" del gobernador. "Lo hizo para forzar lo que vino después", en alusión a la reacción del kirchnerismo.

El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: Prensa Scioli
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: Prensa Scioli
El partido entre Scioli y Macri acaparó todas las miradas. Foto: LA NACION / Mauro Rizzi

Otros dirigentes expresaron abiertamente su malestar por el evento, en el que compartieron tribunas y sonrisas las esposas de Scioli y Macri, Karina Rabolini y Juliana Awada, junto a funcionarios macristas, como Emilio Monzó y Diego Santilli, o el dirigente matancero Alberto Samid.

"Si no hay disenso, confrontación de ideas y discusión, la política se transforma en una corporación de intereses comunes", escribió en Twitter el diputado porteño Juan Cabandié y miembro de La Cámpora. "Prefiero jugar al fútbol con compañeros o amigos. ¿Se entiende?", agregó.

Más frontal fue el dirigente piquetero Luis D'Elía : "Esto es un signo muy claro que los muestra unidos de cara al futuro". Entre ambos, dijo, existe "una fuerte comunidad ideológica: son conservadores liberales, son noventistas". Daniela Bambill, que lidera la agrupación Causa Peronista, identificada con Mariotto, se preguntó irónicamente: "El naranja es como un amarillo más polenta, ¿no?", en alusión a los colores que identifican al sciolismo y a Pro.

En diálogo con La Nacion, el gobernador rechazó los cuestionamientos y la interpretación de la ausencia de Mariotto. "Eso es cizaña, no hay que dramatizar lo que fue sólo deporte, algo que forma parte de mi vida", dijo (ver aparte).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas