Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Punta: cómo es el lujoso hotel de Valeria y Gravier al que se oponen los vecinos

Información general

 
Gravier muestra con orgullo el avance del proyecto inmobiliario en Punta del Este. Foto: LA NACION / Alejandro Di Ciocchis
 

"Ladran Sancho, señal que cabalgamos", recita Alejandro Gravier al tiempo que dirige una sonrisa cómplice a Alfredo Marseillan, director ejecutivo de Selenza Village, el emprendimiento que ya está empezando a levantarse en Punta del Este bajo la atenta mirada de Valeria Mazza, cuyo rostro, imagen de la empresa, se erige como bandera desde la gigantografía que da la bienvenida al lugar.

Aires de victoria rodean a todos en el showroom de lo que será un hotel, spa y complejo de departamentos y casas que busca "inspirar" y "ofrecer calidad de vida" a sus clientes. Tras un año de disputas con los vecinos, fervorosos opositores del proyecto inmobiliario, finalmente comenzaron a construir y ya tienen fecha de inauguración: el Selenza Manantiales abrirá sus puertas para la temporada de verano 2013-2014.

 
El rostro de Valeria es la imagen de la empresa. Foto: LA NACION / Alejandro Di Ciocchis
 

A fines de 2010, sin embargo, comenzaron los problemas. Mientras Valeria y Alejandro desembarcaban en Punta del Este para comenzar el 2011 promocionando con bombos y platillos el inminente comienzo de las obras en un predio de 3 hectáreas en Manantiales, los vecinos de la zona ya se preparaban para una larga batalla: detener un proyecto que a su criterio, "cambiará el paisaje del balneario en forma definitiva".

"Sinceramente, los entiendo. Si vos vivís en tu casa y te enterás que te van a hacer un edificio al lado, seguro te molesta. Más aún si les tapás la vista al mar. Y si a eso le sumás que somos Alejandro Gravier y Valeria Mazza, personas públicas, esto cobra otra dimensión", comenta el empresario, en diálogo con LA NACION, repasando un año en que su nombre y el de su internacionalmente conocida esposa estuvieron en el ojo de la tormenta.

Hasta ahora, sólo un puñado de coquetas casas decoraban el paisaje de Manantiales, ubicadas como terrazas en la ladera de una colina de manera tal que sus puertas se abrían al azul intenso de la costa. Pero el barrio se puso de moda, suplantando a La Barra como sede de "la movida", y con la moda llegaron inversionistas ansiosos por desembarcar en una zona convocante. No le sería tan fácil al Grupo Rayet, principal inversionista de Selenza, y a Vamagra, la sociedad del matrimonio Mazza-Gravier, iniciar sus mentadas obras.

"Nos retrasaron porque las quejas de los vecinos hicieron que la intendencia se tomara más tiempo para revisar todas las autorizaciones que nos tenían que dar", explica Marseillan. Gravier completa la idea: "Pero fueron seis meses, no más que el tiempo que se necesita para cualquier otro proyecto inmobiliario".



Ver Selenza en un mapa ampliado

Los reclamos de los vecinos se convirtieron en demandas judiciales. Entre el 23 de diciembre y el 4 de enero pasados, redoblaron la apuesta con denuncias que no tendrán curso hasta tanto se levante la feria judicial en Uruguay. Apuntan tanto a la empresa dueña de Selenza como a la intendencia de Maldonado. Una denuncia ante el Poder Judicial contra Odelpark S.A., que pertenece al Grupo Rayet, por incumplimiento de la normativa vigente. Otra presentación ante la Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) porque el informe de impacto ambiental, según los vecinos, presenta irregularidades por el tamaño de las construcciones que podrían afectar el suelo y porque no hay una definición acerca de cómo se va a obtener el agua del mar necesaria para la talasoterapia, principal atractivo del spa que ofrece Selenza. También acudieron a un recurso de amparo a la intendencia por la aprobación de un proyecto que incumple la normativa y por una exoneración tributaria que ellos consideran irregular.

"Entendemos que el gobierno de Maldonado esté haciendo una apuesta al desarrollo inmobiliario de Punta del Este. Lo que está mal es que en el afán de favorecer al inversor, desaparecen los límites. No se puede hacer un emprendimiento que no respeta la ley", cuestiona Javier Silva, uno de los vecinos. La ley a la que se refiere es la 18308, de Ordenamiento Territorial, que estipula cómo deben elaborarse instrumentos de control de la construcción. La polémica deviene de varias cuestiones, por ejemplo: según la normativa, el terreno debe dividirse en lotes de 1000m2, y las viviendas deberán ser unifamiliares y ocupar un lote; los edificios que se ubiquen en el frente del terreno deben medir 7 metros de altura, de manera que no interfieran con la vista del resto de las casas. Sin embargo, el decreto Nº 3859 introdujo cambios: dos metros más de altura para los edificios del frente y un cambio en la definición de viviendas de manera que se incluyan otras que no son unifamiliares como el hotel y los bloques de departamentos.

 
Las maquetas del emprendimiento. Foto: LA NACION / Alejandro Di Ciocchis
 

Según los abogados defensores de los vecinos -técnicamente denominados "intereses difusos porque no hay un nombre que los agrupe- Mauricio Fioroni y Marcelo Nievas, de la firma SPU Abogados, el decreto debe ser anulado porque contradice uno de los artículos de la ley 18308 que busca modificar: "No fueron sometidos a la participación pública antes de sancionarse".

"Los decretos no se hicieron, como ellos dicen, para favorecernos a nosotros. Los decretos se aplican a toda la zona de Manantiales, y se dictaminaron antes de que nosotros compremos estos terrenos", explica Gravier, aunque los vecinos no están de acuerdo con esta afirmación: "Los contratos de compraventa ya estaban en marcha desde 2007, y el decreto se lanzó en 2009. Parece hecho a medida", responde Silva.

Desde la intendencia de Maldonado, no obstante, respondieron a la consulta de LA NACION con contundencia: "Selenza cumple con todas las normativas de ordenamiento territorial".

"Suponiendo que esos decretos no se anulen, igual están violándolos: pidieron aprobación para construir edificios de 1500 m2 y vimos los planos: son de 3000m2", denuncia el abogado Mauricio Fioroni, y apuntala la "estafa" con el agua: "Venden que van a ofrecer tratamiento con agua de mar, pero no tienen aprobación para sacar agua del mar, ni para construir una toma que atraviese la playa, no tienen nada. Ahora dicen que usarán agua dulce y le pondrán sal. Si es así, están engañando a la gente".

El ingeniero Marseillan respondió una por una a estas acusaciones: "Rebajamos el suelo y estamos construyendo varios metros más abajo que el terreno original para poder hacer el edificio con la altura que planeamos sin molestar a nadie". Con respecto a la toma de agua, aclaró: "Todavía estamos esperando que salga la licitación".



"A las palabras se las lleva el viento", indica Gravier sobre el rebote mediático que tuvo la disputa, fogoneada desde el blog de los vecinos. Suspira y mira el paisaje de la discordia. "Mirá los hechos, mirá dónde estamos sentados, mirá esa imagen. Esto te dice todo". Empeñado en mostrarse seguro ganador de esta contienda no puede evitar confesar cuánto le molestó "todo lo que se dijo". "Durante un año me hicieron daño. Pero contra 20 años de historia, pienso que es apenas un detalle. Y al final, nos consolidó. La persona fuerte sale adelante a pesar de las piedras en el camino".

 
Valeria Mazza, feliz, en la inauguración de las obras del complejo. Foto: LA NACION / Prensa Selenza
 

Las grúas están detenidas porque es período de licencia en Uruguay pero la construcción se reanudará una vez finalizada la temporada. Según Marseillan, en marzo se empezará a levantar el tercer bloque de departamentos (el primero y el segundo ya están en marcha). Hacia mediados del 2013 estarán finalizando el cuarto bloque y el hotel podrá abrir sus puertas el siguiente verano. "Ibamos a hacerles [a los vecinos] demandas por calumnias, pero no hay una persona físico jurídica a quién demandar, porque ninguno quiere dar la cara. Ahora es tiempo de seguir adelante. Tenemos todo en regla", aclara el ingeniero.

 
El showroom del lujoso complejo en Manantiales. Foto: LA NACION / Alejandro Di Ciocchis
 

"La demanda está presentada y con fuertes argumentos", rebate el vecino Silva. "Van a tener que parar todo y cumplir la ley. No vamos a permitir el desarrollo a cualquier precio", sentencia..

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba