Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Critican la judicialización de un pedido de aborto

Para el Inadi debió interrumpirse el embarazo de la niña de 11 años

Jueves 19 de enero de 2012
0

El Instituto Nacional contra la Discriminación (Inadi) afirmó ayer que el pedido de aborto a una niña entrerriana de 11 años que quedó embarazada tras ser abusada no debería haber llegado a la Justicia y debió haberse realizado "sin demora" en los servicios de salud.

El interventor del Inadi, Pedro Mouratián, sostuvo que "tomando en cuenta la edad de la niña, y que el embarazo fue producto de un abuso sexual, el caso encuadraría en el artículo 86 del Código Penal de la Nación Argentina".

Coincidió Estela Díaz, referente de la campaña nacional por el derecho al aborto legal seguro y gratuito, quien recordó que el año pasado "hubo dos niñas, una en Bahía Blanca y otra en Misiones, de 12 y 14 años, cuya situación no se resolvió judicialmente porque los jueces dijeron que era el sistema de salud el que tenía que encargarse".

Con el mismo criterio, distintas organizaciones sociales, gremiales y de mujeres, tanto locales como llegadas desde Paraná, se congregaron ayer en la puerta del tribunal de Concordia para solicitarle al juez Raúl Tomaselli que se expida sobre el pedido de la madre de la pequeña, quien solicitó la realización de un aborto no punible.

Allí dieron una conferencia de prensa en la que Nora Martínez, de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de Paraná afirmó que "una violación es un crimen; si se continúa con el embarazo de la niña hay serios riesgos de vida y no solamente físicos, sino también psicológicos y sociales".

"Medieval"

"Pensar que esta niña puede ser madre es medieval", dijo a la agencia Télam desde Paraná la licenciada en obstetricia Carolina Comaleras, quien integra el Consorcio Nacional de Derechos Reproductivos y Sexuales (Conders).

Para Comaleras, "no se trata de una niña madre o de un embarazo adolescente, se trata de una niña víctima de un abuso, por lo que hay que darle una respuesta urgente", dijo, y explicó que "su cuerpo está en evolución, por lo que un embarazo implica una sobrecarga que generará un impacto biológico".

La niña de 11 años es oriunda de General Campos, una localidad de 3000 habitantes, desde donde su madre y una tía la llevaron al Hospital de San Salvador, donde los médicos determinaron que estaba embarazada. Pese al requerimiento de la madre para que le realizaran un aborto no punible a la niña, el director del Hospital de San Salvador, Juan Arletaz, le aconsejó que hiciera una denuncia policial y judicial.

Luego, la familia realizó una denuncia por abuso sexual contra un joven de 17 años, causa que se abrió en la ciudad de Colón, y solicitó que le practicaron un aborto no punible a la niña ante el juzgado de Familia de Concordia, a cargo durante la feria del magistrado Raúl Tomaselli, quien todavía no tomó ninguna decisión.

En tanto, el juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni instó ayer a los argentinos a "encarar en serio" lo que denominó el "drama" del aborto y su penalización porque "los fetos y las mujeres que mata no son de papel sino de carne y hueso". El juez afirmó que "hay estimaciones, que son muy alarmantes, de que cada cinco nacimientos hay un aborto" y añadió que "esas estimaciones no son infundadas".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas