Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Calidad de vida / Por el aumento global de la temperatura

La Ciudad se prepara para ser tropical

Información general

Habrá más vigilancia costera, térmica y de precipitaciones; se incrementó el control de los mosquitos transmisores de dengue

Por   | LA NACION

Agobiados, transpirados, exhaustos. La ola de calor que azota la ciudad de Buenos Aires desde hace varios días, y que mantiene el termómetro por encima de los 30°, es una muestra de que el calentamiento global llegó a estas costas para quedarse.

Ante la tropicalización del clima, la Ciudad adoptó algunas medidas de prevención como fortalecer la costa del Río de la Plata ante las sudestadas y aumentar la vigilancia por las inundaciones, incrementar la prevención contra el dengue e impulsar la utilización de sistemas de iluminación de bajo consumo energético.

Este cambio se puede ver y sentir como las alertas amarillas, naranjas y rojas por las altas temperaturas que se hacen casi permanentes durante el verano y sólo son aliviadas por algunas tormentas, fenómenos que no sólo son más frecuentes sino que son más intensos.

Foto: LA NACION 
 

"Evidentemente hay un enlace directo entre el cambio climático y las altas temperaturas de los últimos días porque las temperaturas mínimas han ido aumentando mucho más que las máximas. Estamos entrando en un proceso de tropicalización con aumento de temperatura que es inevitable e irreversible", indicó el experto Osvaldo Canziani, quien integró el Panel Intergubernamental de Cambio Climático que ganó el Premio Nobel de la Paz hace cinco años. Canziani aseguró que el efecto invernadero afecta cada vez más el clima de Buenos Aires y alrededores, y que eso se debe, sencillamente, a que "estamos avanzando hacia la tropicalización" de toda la región.



Más humedad

Según el diagnóstico de Canziani, que hoy preside ad honorem el Consejo Asesor de la Agencia de Protección Ambiental porteña (APRA), las temperaturas mínimas fueron subiendo marcadamente y la humedad aumenta por el calentamiento de los océanos, un fenómeno que se percibe más en las grandes ciudades.

En el gobierno porteño, en tanto, se diseñó en 2009 un plan de acción de lucha contra el cambio climático. "Venimos cerrando el frente costero, contamos con un muelle para la sudestada para prepararnos para las tormentas más fuertes y más frecuentes. Y respecto de las inundaciones hemos terminado las estaciones de bombeo, al tiempo que realizamos un trabajo importante con los lagos reguladores del parque Tres de Febrero y del Planetario", indicó Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público del gobierno local.

Según se detalló, se desarrolló una red de alertas meteorológicas, operada por Defensa Civil y que cuenta con ocho estaciones.

El aumento de la temperatura implica además una ampliación del hábitat de insectos. Es el caso, por ejemplo, de los mosquitos transmisores del dengue. "Las campañas de fumigación han arrojado resultados importantes: lograron una reducción del 70% de casos detectados previamente en la Ciudad", indicaron en la APRA.

"Isla de calor"

Para mitigar el efecto conocido como "isla de calor", muy intenso en las zonas céntricas con poco arbolado, el gobierno ha instalado y fomentado la instalación de techos verdes y la Legislatura sancionó una ley para alentar la instalación de paneles solares en los techos para la generación de energía eléctrica.

Por el momento, estos paliativos no alcanzan para mitigar los 37°6 que ayer marcó el termómetro, a las 15.15. Sin embargo, hay que reconocer que aumentó notablemente la difusión de las alertas por las altas temperaturas como forma de prevención entre la población.

En la administración pública local, en tanto, también se tomarán algunas medidas para combatir los efectos del cambio climático. Por un decreto, que está a la firma de del jefe de gobierno, Mauricio Macri, todos los empleados -incluidos los funcionarios- estarán liberados de usar saco y corbata durante el verano.

En las oficinas públicas, los aires acondicionados deberán estar seteados en 24°C y se deberán reducir al mínimo los traslados de personal y de expedientes entre las 11 y las 15 durante los días que superen los 30°. La misma recomendación se aplica a los actos públicos.

"Cada semana de enero tuvo dos o tres días insoportables por el calor. El aire acondicionado es fundamental para trabajar en buenas condiciones si las altas temperaturas así lo requieren. Me parece una buena medida que se establezca en 24°, es una temperatura agradable y es lo que se recomienda también por el consumo de energía", dijo Viviana Arcusin, que trabaja en el Ministerio de Hacienda.

Gustavo Gómez Repetto, que pasa muchas horas en la oficina que la Subsecretaría de Tránsito tiene en el ex Mercado del Plata, dice que es una liberación no tener que usar corbata. "Hay días de tanto calor que es difícil respirar. La temperatura del aire acondicionado es una buena medida para cuidar el medio ambiente", dijo.

"Con este calor, para los hombres es un alivio poder venir sin traje. ¡Es una muy buena medida!", agregó Fernando Sousa, que trabaja en la Secretaría de Desarrollo Ciudadano..

TEMAS DE HOYCaso García BelsunceRiver PlateBoca JuniorsImpuesto a las Ganancias