Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El regreso de la Presidenta

La Presidenta negó un ajuste y advirtió: "Se acabó la avivada"

Política

Criticó duramente a petroleras y gremios. Dijo que usará todo el poder legal para sostener el modelo. Fustigó a Gran Bretaña por las Malvinas y anunció que desclasificará el informe secreto sobre la guerra. Cuestionó la cobertura de su enfermedad en algunos medios

Por   | LA NACION

 
 

La presidenta Cristina Kirchner retomó ayer formalmente el mando después de 20 días de licencia médica y lo hizo con una fuerte advertencia. Sostuvo que para mantener el crecimiento de la economía usará todos los instrumentos legales que le confiere la Constitución, y cargó contra las empresas petroleras, a las que el Gobierno había acusado de aplicar sobreprecios al gasoil.

"Algunos quieren identificar sintonía fina con ajuste", pero lo que "se acabó es la avivada", lanzó en una de sus frases más encendidas, durante su discurso de 43 minutos en una Casa Rosada atestada de invitados.

"El subsuelo es de los argentinos. Es bueno que se notifiquen y que reinviertan en el país", les exigió la Presidenta a las petroleras , y reivindicó la denuncia contra Repsol YPF, Shell, Esso, Oil y Petrobras, que presentó su gobierno ante la Comisión de Defensa de la Competencia por supuesta cartelización.

Video: Llegó Cristina Kirchner (C5N)

La Presidenta dijo que mantendrá su nueva política de reducción de subsidios: "Necesitamos que vayan a quienes los necesiten". Anunció, además, el dato de desempleo del último trimestre, medido por el Indec, que fue del 6,7%. Además, lanzó críticas contra actitudes de los gremios, en lo que se interpretó como alusiones al líder cegetista, Hugo Moyano, y elogió al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Cristina Kirchner reapareció después de la operación de tiroides a la que fue sometida el 4 de este mes con un diagnóstico de carcinoma papilar. Luego de la intervención en el Hospital Austral, el diagnóstico fue modificado al comprobarse que no había células cancerígenas.

Se mostró relajada y sonriente, y contó que a pesar de que la estética la puede, había decidido mostrar la cicatriz de seis centímetros que tenía en el cuello para que no dijeran que no se había operado. Apuntó específicamente contra el diario Clarín. "Antes que la estética está la política", sostuvo, para deleite de la platea, que aplaudió cada frase presidencial.

En sus palabras, hubo advertencias tanto para el sector empresarial como para el sindical. "Tienen que darse cuenta, empresarios y dirigentes sindicales, que estas cosas terminan impactando en todos", afirmó sobre las "avivadas" y hasta se permitió una chicana hacia los gremios cuando se preguntó retóricamente por qué "los sectores del trabajo" no había defendido la denuncia contra las petroleras.

"Me llamó la atención que se pagara el doble el gasoil y que del sector del trabajo no se dijera nada", indicó, en medio de su creciente enfrentamiento con el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, ausente del acto como toda la cúpula de la central obrera. El único representante del sector gremial fue José Luis Lingieri, de Obras Sanitarias.

El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, se llevó ayer un fuerte respaldo y elogios de la Presidenta. "¿Dónde está Moreno? Un príncipe usted", lo destacó para remarcar que el gobierno italiano había allanado la agencia de calificación Fitch y que el funcionario argentino todavía no se había animado a tanto. El, sentado en la primera fila, pero en el extremo derecho, casi oculto, sonrió, satisfecho. También reiteró el gesto con el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray.

Cristina Kirchner apeló a un discurso estudiado. Lo estructuró desde lo que para ella era el "reino del revés". Dijo que durante su licencia había visto las cosas con la "equidistancia" que la vorágine de la gestión no le permitía.

"Si las empresas petroleras en nuestro país hubieran aumentado su producción esto hubiera sido mucho mejor", reclamó la Presidenta sobre el incremento de la importación de los combustibles, una de las áreas en las que la Casa Rosada apunta a reducir los costos en su plan de disminuir los cuantiosos subsidios a la energía.

"Voy a usar todos los instrumentos que las leyes y la Constitución me permiten", azuzó.

Uno de los momentos más aplaudidos fue cuando le contestó al primer ministro inglés, David Cameron, por su acusación de que la Argentina era un país colonialista. "Cuando se dicen esas cosas es porque no tiene razones ni argumentos", apuntó. Fue entonces cuando anunció que eliminará el secreto de Estado sobre el informe Rattenbach, la investigación hecha por el Ejército durante el tramo final de la dictadura sobre las acciones en las islas Malvinas durante la guerra de 1982.

"La historia demuestra claramente que aquello no fue una decisión del pueblo argentino, sino una decisión de una junta [por la junta militar encabezada por Leopoldo Galtieri] desesperada por tapar una realidad que había sido destapada por un grupo de mujeres de pañuelo blanco que buscaban a sus hijos y sus nietos", expresó.

Cameron

La Presidenta reiteró que mantendrá su reclamo de sentarse a dialogar y que instará a sumar apoyos por el camino de la diplomacia. Descartó tomar cualquier otra medida, como podría ser prohibir los vuelos a las islas. Además, enumeró a la gran cantidad de empresas de origen británico que operan en el país. "El primer ministro [por Cameron] debería tener una charlita con los CEO de esas empresas para que le cuenten", aconsejó.

Cristina Kirchner se quejó de que no había escuchado a ninguna organización ambientalista reclamar por lo que consideró "depredación del petróleo y la pesca", en lo que se interpretó, de paso, como un aval al gobernador riojano, Luis Beder Herrera, por la explotación minera en pleno conflicto por el cerro Famatina.

"No esperen gritos destemplados ni gestos xenófobos", agregó sobre la cuestión Malvinas, y aclaró que su gobierno no reclamaba que los actuales habitantes de las islas dejen de ser ingleses. La tensión con Gran Bretaña creció en las últimas semanas, cuando falta poco más de dos meses para el 30 aniversario del desembarco argentino en las islas y el comienzo de la guerra.

Hacia el final también tuvo un párrafo para el vicepresidente Amado Boudou y se mofó de quienes "decían que no le íbamos a dejar hacer nada, que no le íbamos a dejar firmar decretos, que (Carlos) Zannini le iba a cerrar la puerta. Pero lo trataron divino", bromeó. Y contó que en el interinato, el ex ministro de Economía había podido firmar 154 decretos.

En 43 minutos, un poco de todo

Una particularidad del mensaje de ayer fue el enorme abanico de temas abordados.

  • Conflicto por las islas Malvinas.
  • La desocupación.
  • El reclamo de los sindicatos.
  • La polémica con las petroleras.
  • Los medios.
  • El papel de Guillermo Moreno.
  • La oposición.
  • La juventud kirchnerista.
  • Baja de subsidios.
  • Amado Boudou.
  • La operación de tiroides.
  • La obra pública.
  • Néstor Kirchner.
  • El FMI.

En voz alta

  • "Escuché que nos trataban de colonialistas a los argentinos. Uno siempre tiene la tentación de contestar, pero hay que evitarlo"
  • "Si me pongo un pañuelo, mañana Clarín dice: 'Esta no se operó'"
  • "Voy a utilizar todas las herramientas de la Constitución para defender los intereses de los 40 millones de los argentinos"
  • "Por primera vez hemos perforado el piso del 7% de desocupación"
  • "Si las petroleras hubieran mantenido o aumentado la producción, no hubiéramos tenido que importar combustibles por 9396 millones de dólares, un 110 por ciento más que 2010"
  • "Quiero agradecerles a todos los que se preocuparon por mi salud, que rezaron, que hicieron el aguante"
  • "La estética me puede; pero dije, la política antes de la estética"
  • "Cuando me dijeron que no habían encontrado células cancerígenas me puse a llorar y me abracé a una foto de Néstor"
TEMAS DE HOYSubsidios a colectivosCarlos ZanniniNorberto OyarbideNarcotráficoLa tragedia del ferry Sewol