Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los hackers atacaron una de cada dos empresas argentinas

Los casos locales superan el promedio mundial

Domingo 05 de febrero de 2012
0

Para robar el dinero de la cuenta de un banco no usan armas de fuego, no se preocupan por el personal de seguridad puertas adentro ni por los policías puertas afuera. Los delincuentes informáticos crecen y perfeccionan su forma de actuar a la velocidad a la que se desarrollan las nuevas tecnologías.

En el último año, los delitos informáticos cobraron una dimensión mucho mayor en la Argentina. Tanto es así que el 46% de las empresas manifestó haber sido víctima de un delito informático en 2011. Esta cifra se desprende de la Encuesta Global sobre Delitos Económicos, realizada por la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), de la que participaron 3877 organizaciones de 78 países, entre ellas, 77 de la Argentina.

La cifra, que ubica a nuestro país por encima del promedio regional (37%) y mundial (34%), supone un crecimiento del 8% desde la última medición, realizada en 2009.

Este resultado responde a dos fenómenos: uno, es el mayor volumen de dinero que se transfiere, y el otro, que los usuarios son más conscientes de este tipo de delitos.

"En estudios de fraude que hicimos en años anteriores, algunos encuestados ubicaban a los delitos económicos en la opción «otros delitos», porque no tenían noción de lo que significaba un fraude informático", explicó a LA NACION Carolina Lamas, gerente de Dispute Analysis & Investigations en PwC Argentina.

Muchos no hacen la denuncia

Además, se estima que la mitad de las víctimas del cibercrimen prefieren no realizar la denuncia. "En alrededor del 50 por ciento de los casos, el dinero sustraído forma parte de activos no declarados, por lo que para ahorrarse un problema con la AFIP, el damnificado prefiere o perder el dinero o llegar a un arreglo con el banco", dijo Javier Miglino, abogado especializado en delitos informáticos.

Las bandas de delincuentes tienen una organización muy compleja que incluye los conocidos hackers, los crackers (son aquellos que se infiltran y pueden modificar el contenido de una PC) y las "mulas" (son los encargados de retirar el dinero de las víctimas por las ventanillas del banco).

"Para no ser descubiertos, a veces contratan gente para que realice la transferencia con las claves

que consiguieron los llamados crackers, o bien, presten su cuenta bancaria para recibir el dinero", dijo Daniel Monastersky, abogado especializado en derecho de las nuevas tecnologías.

El fiscal Ricardo Sáenz, especialista en delitos informáticos, aseguró que con el crecimiento de los casos de salideras bancarias, hace algunos años se comenzó a incentivar el uso del home banking y las operaciones a través de Internet.

"La transacción, que antes demoraba 48 horas, ahora se concreta en el transcurso del mismo día. Los bancos y las empresas que gestionan las transferencias de dinero tienen mucho menos tiempo para poder controlar, lo que les da una gran ventaja a los delincuentes", dijo Sáenz.

Monastersky aseguró que la Argentina "es uno de los pocos países en la que existe una ley de delitos informáticos , la 26.388", aunque señaló: "Faltan campañas de concientización y prevención" porque la mayoría de los usuarios es vulnerable a este tipo de fraudes. "Es uno de los pocos delitos que no discrimina a sus víctimas por lugar o clase social", afirmó.

Para evitar ser víctimas de los ataques, los especialistas recomendaron tener en la computadora un antivirus actualizado semanalmente que puede ser bajado de Internet de forma gratuita, un spyware y un firewall, además de actuar de inmediato ante cualquier tipo de anomalía y no dejar pasar los avisos de alerta de los antivirus.

Según el estudio de la consultora PwC, en la actualidad el delito informático es el quinto tipo de fraude más recurrente para las organizaciones en el país, a la vez que el 45% de ellas, prevé que puede sufrir un ataque en 2012.

Lamas afirmó: "A pesar de que la mayoría es consciente de esta modalidad delictiva, las compañías siguen siendo más reactivas que proactivas en la lucha contra los delitos informáticos".

Prevención y detección

Así es como el 56% de las organizaciones manifestó que no se encuentra preparada para prevenir y detectar los ataques o no lo sabe, y el 79% reconoció que no tiene acceso a investigadores expertos en tecnología forense o desconoce el dato.

En esa misma línea, Sáenz señaló que hace falta más capacitación y la creación de una fiscalía especializada en la investigación de delitos informáticos, que además del fraude, incluyan el robo de identidad, la pedofilia, el grooming, entre otros delitos.

La prevención y la capacitación también debe darse puertas adentro. Según el estudio de PwC, el 18% de los encuestados dijo que la principal amenaza tiene su origen dentro de la organización. "Las empresas deben transmitir sus valores a los empleados y capacitarlos para que puedan detectar cuando se está ante la presencia de un delito de este tipo y denunciarlo", dijo Lamas.

Recomendaciones

Antivirus. actualizado Además de contar siempre con este tipo de software, debe estar siempre actualizado, por lo menos, una vez por semana.

Spyware. Este tipo de programas ayudan a detectar cuando se instala software malicioso en la PC para robar datos y contraseñas.

Contraseñas. Utilizar para cada cuenta claves distintas que combinen letras, números y caracteres en mayúsculas y minúsculas. Modificarlas con regularidad.

Discreción. Evitar compartir las contraseñas y los datos para operar, aun con el círculo íntimo.

Operar en privado. No usar más de dos PC para operar. Tampoco hacerlo con conexiones de Wi-Fi en lugares públicos, aun cuando cuenten con una clave segura.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas