Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espacios con historia

Diversos autores analizan en Memorias de la piedra los dilemas y desafíos que proponen los sitios de conmemoración de acontecimientos traumáticos

Viernes 10 de febrero de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Si hay algo del pasado que interpela al presente, son la huellas que quedan de él en el espacio cotidiano. Cuando los acontecimientos son traumáticos, se imponen incluso sobre quienes eligen olvidarlos. Los campos de concentración, los memoriales, el surgimiento de parques y museos alusivos marcan el modo como se vive el espacio cargado con una historia devenida fatalmente visible.

Los doce artículos reunidos en Memorias de la piedra por Béatrice Fleury y Jacques Walter -ambos a cargo del centro especializado en la Universidad de Metz- no sólo refieren a debates teóricos y disputas sobre casos específicos de manera inspiradora, sino que son capaces de ampliar la cuestión más allá de sus consecuencias más evidentes. A esto ayuda el prólogo de la argentina Claudia Feld dedicado a exponer los procesos de calificación -es decir, de la institución de un sentido- y descalificación -la condena al olvido- de espacios como los campos de exterminio en términos más que sutiles.

Con el antecedente insoslayable de Los lugares de memoria , de Pierre Nora, el volumen elige traspasar la dicotomía memoria/historia desplegada en aquel trabajo fundacional. En este sentido, el artículo de Thomas Fontaine sobre los transportes de prisioneros hacia los campos y los procesos de evacuación tras la Segunda Guerra Mundial logra desafiar todos los lugares comunes. Allí cruza, más allá de cualquier estereotipo, testimonios clave -Charlotte Delbo o Primo Levi- con la historia académica, y desafía así la dicotomía de Nora.

La actualidad del enfoque elegido enriquece muy especialmente trabajos que son el resultado de coloquios realizados entre 2007 y 2010. La cuestión de la mundialización de la memoria, que obliga a reconstruir el pasado para que sea foco de interés a escala mundial, se abre a la tensión entre lo global y lo local, a la constitución de un espacio público transnacional y a la dificultad de establecer relatos definitivos en un mundo incierto. El recorrido por los distintos casos lleva a también a una pregunta inevitable: ¿en qué medida el turismo memorialista ya instituido colabora con los procesos de memoria y hasta qué punto los desnaturaliza? Es ante estas preguntas que Philippe Mesnard y Joanna Teklik argumentan sobre el peligro del turismo cultural que escinde el presente de los individuos y neutraliza su sentido crítico. Los análisis de los pabellones nacionales en el Museo de Auschwitz -muy especialmente las disputas alrededor del belga- y del memorial al genocidio armenio en Montreal sacan a la luz la naturaleza política de la memoria pública y su tensión con la lógica empresarial del turismo.

Es esa inevitabilidad de lo político la que surge con virulencia del recorrido por las disputas recientes sobre dos sitios de memoria dedicados en Francia a la Guerra de Argelia. ¿A quiénes corresponde conmemorar?, ¿cómo establecer la dicotomía víctimas/victimarios? Las respuestas a estas preguntas tienden a ser formuladas haciendo a un lado cualquier intento de heroificación.

En el volumen también se analizan el modo en que los medios de comunicación franceses trataron el sesentavo aniversario de la liberación, el Museo de las Víctimas del Genocidio de Vilna, en Lituania, y casos emblemáticos como el Museo Judío de Berlín, el Fossar de la Pedrera de Barcelona y el fundacional Monumento Invisible de Sarrebruck.


MEMORIAS DE LA PIEDRA Por Béatrice Fleury y Jacques Walter (compiladores) Ejercitar la MemoriaVarios traductores272 páginas$ 74
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas