Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Lento avance de las obras

Llevaría hasta 20 años sanear el Riachuelo

Buenos Aires

El Gobierno dijo que estará limpio en 2016; para los expertos, es imposible

Por   | LA NACION

Dragar o no dragar, ésa es la cuestión. Entre estas dos posibilidades se debate el tiempo que tardará el Riachuelo en recuperar el oxígeno. Demandará una década, si se elige la primera opción; veinte años, por lo menos, si se resuelve no hacerlo. Estos son los pronósticos más alentadores en los que coinciden, en el seno de la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo, el defensor del pueblo de la Nación, las ONG y los expertos consultados por LA NACION. Eso sí: sólo se conseguirá el objetivo si se cumplen los rígidos plazos establecidos por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

"Los valores aceptados internacionalmente y que nos marca el fallo van a estar para 2016. Una vez que tengamos eso habrá que debatir si dejamos que el Riachuelo se depure naturalmente o si se dragan los fondos contaminados. La segunda opción dejaría saneado el río en un plazo de cinco años. Conseguir los parámetros del agua mineral es otra discusión", dijo el secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Juan José Mussi.

El proceso de saneamiento, que deben cumplir por orden judicial y que sigue de cerca el juez federal de Quilmes, Luis Armella, los Estados nacional, bonaerense y porteño, avanza lentamente. Si bien se notan diferencias en la limpieza de márgenes y en la liberación de varios tramos del camino de sirga, siguen muy demorados la interrupción de los vuelcos, la eliminación de basurales a cielo abierto y la atención de las personas contaminadas.

Por caso, de las 810 industrias consideradas agente contaminante (la carga que libera al río puede contener sustancias o parámetros físico-químico-biológicos que perjudiquen la salud de las personas y del curso de agua), sólo 100 habrán sido reconvertidas para fines de marzo. Y sólo la mitad elaboró, hasta el momento, su plan de reconversión industrial.

Qué pasa, Riachuelo

Este es uno de los datos que pueden obtenerse del sitio de monitoreo on line que se habilitó en diciembre pasado http://quepasariachuelo.org.ar , diseñado por Garage Lab con base de datos públicos. Según la Acumar, existen más de 300 basurales a cielo abierto, 17 de ellos cuentan con mas de 20.000 m2 de residuos.

Los avances más importantes se han producido, tal vez, en las obras de infraestructura y de cloacas. Hace dos semanas, por caso, se conocieron las ofertas para la construcción del colector en la margen izquierda, que terminará en una planta depuradora, a la altura de Dock Sud.

Esta obra, que también incluye una planta en Berazategui y su emisario, son fundamentales para el saneamiento, estará financiada por un crédito del Banco Mundial de 840 millones de dólares. El plazo de ejecución es de cuatro años.

Poco a poco también se avanza en la relocalización de las personas que viven a la orilla del río. Según el plan, se van a construir en la cuenca 17.700 viviendas. Por el momento sólo se han mudado unos dos centenares de familias.

Respecto de la salud de las personas que viven en la cuenca, también es lento el avance. Aunque Acumar construirá 15 centros de atención con toxicólogos, todavía no hay estudios ni informes que den cuenta de cuál es la afectación de los millones de personas que conviven con la contaminación.

Cabe recordar que están expuestas a derivados de hidrocarburos, tolueno, benceno, mercurio, cromo y plomo, según las actividades de las más de 20.000 industrias radicadas en la cuenca, según los datos del empadronamiento oficial.

Jorge Codignotto, geólogo, profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA), cree que el proceso está encaminado pero que aún falta lo más importante: dejar de contaminar. "Los plazos que se hicieron públicos son cortos. El deterioro es muy grande como para solucionarlo en 2016. La posibilidad de remover los fangos es jugar a la ruleta rusa. Es insensato el planteo cuando lo que hay que hacer es dejar de contaminar, tal como lo indican las experiencias en el exterior", dijo.

El experto se refiere, por ejemplo, a los casos de remediación del Támesis, en Gran Bretaña, o del Rin, en Alemania.

El Támesis

El río británico, por caso, es el segundo más largo del país y en su cuenca residen 11 millones de personas. En 1950 estaba muerto por la cantidad de fábricas y curtiembres que volcaban sus desechos. El municipio de Londres creó un organismo especial encargado de estudiar y poner en práctica un esquema de la limpieza del río que atacó todos los frentes: efluentes industriales, cloacales y acciones de educación.

El programa ha tardado veinte años en completarse en sus líneas fundamentales y los trabajos prosiguen, pero han logrado recuperar cientos de especies que habían desaparecido.

El panorama para el Riachuelo es igualmente complejo. Se trata de un río de llanura, que además, fue rectificado, lo que hace que su flujo sea más lento. "Quitar los cascos hundidos para acelerar la corriente fue una buena medida, pero los barros contaminados no deberían moverse. La idea, que se conoce extraoficialmente, es que lo que se remueva sea remediado, pero con los metales pesados eso es muy peligroso", agregó Codignotto.

El proyecto de remoción de barros, que costaría unos 3200 millones de dólares, incluiría la creación de una isla artificial con el material remediado en el Río de la Plata. Según pudo saber LA NACION, la propuesta sería financiada con fondos chinos. "Es muy pronto para hablar de este proyecto, pero es algo que habrá que debatir cuando llegue el momento", indicó Mussi.

Para Codignotto esa propuesta es muy riesgosa: "Hay que recordar que es la fuente para abastecer de agua potable a la Capital y el conurbano".

Andrés Nápoli, representante de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), entidad que integra el cuerpo civil que debe controlar el cumplimiento del fallo, opinó: "Mejor que prometer es realizar. La Acumar no ha definido aún qué significa recomponer el ambiente, cuestión que resulta fundamental para entender, conocer e interpretar las definiciones expresadas por Mussi. Además, terminar con los volcados contaminantes para 2016 tampoco será posible si no cambian las resoluciones judiciales al respecto".

Esas resoluciones autorizan, a largo plazo, el vertido de efluentes que contengan, entre otras sustancias, arsénico, bario, boro, cadmio, cianuro, zinc, cloro, cobalto, entre otros contaminantes. Según entienden los expertos, el largo plazo podría ser 2020, incluso ésa es la fecha prevista en una de las presentaciones que realizó la Defensoría del Pueblo de la Nación..

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico