Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Videla no se arrepiente, critica a los Kirchner y dice que "la República está desaparecida"

El ex dictador, con varias condenas a perpetua por crímenes de lesa humanidad, le dio una entrevista a una revista española; asegura que en la Argentina "no hay justicia, sino venganza"

Miércoles 15 de febrero de 2012 • 16:09
0

El ex dictador Jorge Videla afirma que el actual Gobierno de Cristina Kirchner y antes el de su esposo, no buscan justicia, sino venganza, con sus juicios a los militares involucrados en las dictaduras.

"Son todos juicios políticos, como parte de esa venganza, de esa revancha, como parte de ese castigo colectivo con que se quiere castigar a todas las Fuerzas Armadas", señala Videla, en una entrevista exclusiva publicada en el último número del semanario español " Cambio 16 ".

El ex dictador, en la entrevista con la revista ( @Cambio16ES ) marca una diferencia entre los gobiernos de Raúl Alfonsín y Carlos Menem que, en su opinión, "cumplieron a su manera" a través de "los indultos y los perdones", como las leyes de Obediencia Debida y de Punto Final, y la llegada de los Kirchner al Gobierno.

"Alfonsín y Menem hicieron un acuerdo que era mitad y mitad, en el tema de los indultos... Los Kirchner son los que dijeron que no habría simetría en el asunto de la guerra que vivimos y nos señalaron a los militares como los malos, los responsables de crímenes de lesa humanidad, y a los terroristas como los buenos, como las víctimas de aquellos años terribles", asegura.

""Esa es la realidad, 7.000 desaparecidos, frente a los 30.000 que reclaman las Madres de Mayo". "

Según Videla, que defiende en todo momento la actuación de las fuerzas armadas durante la dictadura (1976-1983), en estos momentos "la República está desaparecida, no tiene Justicia, porque la que tiene es sin esqueleto sin relleno jurídico; el mismo Parlamento... está compuesto por ganapanes que temen que les vayan a quitar el puesto y se venden al mejor postor".

"Hoy las instituciones están muertas, paralizadas, mucho peor que en la época de María Estela Martínez de Perón", afirma, en referencia al Gobierno de la viuda de Perón anterior al golpe de 1976, que los militares justificaron por la inoperancia, el vacío de poder y la anarquía reinantes.

""El gobierno actual se ha caracterizado por la asimetría y nos ha considerado solo a nosotros como la parte beligerante, como el Demonio que tiene que ser condenado y encarcelado. El otro Demonio, los terroristas o los guerrilleros, no existen, eran simplemente "jóvenes idealistas"." "

"Podía desaparecer la nación argentina. Estábamos en un peligro real. No es que los militares nos levantáramos un día de la cama y nos hubiéramos dicho: !vamos a ir de cacería o a matar jóvenes idealistas!", rememora en la entrevista.

"El matrimonio Kirchner vuelve a retrotraer todo este asunto a la década de los setenta, y vienen a cobrarse lo que no pudieron cobrarse en esa década y lo hacen con un espíritu de absoluta revancha", señaló Videla. "Estos señores eran burócratas que repartían panfletos y no mataron ni una mosca entonces. Y eso les da vergüenza, claro, y quisieron exagerar la nota de la persecución para sacar patente de corso, de malos de una película en la que no estaban. No, no, es la vendetta para una satisfacción personal sin razones, totalmente asimétrica, fuera de medida. Aquí no hay justicia, sino venganza, que es otra cosa bien distinta", reflexionó el represor ante el medio español.

Polémica por los desaparecidos

Videla rebate las cifras de muertos y desaparecidos ofrecidas desde la izquierda y colectivos como las Madres de Plaza de Mayo (30.000) y se queda con 7.000, que es el número de reclamaciones de indemnización que se presentaron en la época de Menem.

""El golpe de Estado viene dado por el desgobierno y la anarquía a que habíamos llegado. Podía desaparecer la nación argentina, estábamos en un peligro real." "

"Esa indemnización era de 240.000 dólares por cada caso probado, una cifra nada despreciable", señala, y se pregunta por qué, cuando los militares ya habían desaparecido de la escena política, "23.000 personas renunciaran a esa ayuda".

El ex dictador habla también de la relación de las Juntas Militares con la Iglesia Católica, de la que afirma que "cumplió con su deber. Fue muy prudente, de tal suerte que dijo lo que le correspondía decir sin que nos creara a nosotros problemas inesperados".

""Massera era esencialmente un hombre político, algo que yo no era. Era un hombre muy político, quizá se equivocó eligiendo la profesión de militar y se dedicó a la profesión equivocada.""

"Mi relación con la Iglesia fue excelente, mantuvimos una relación muy cordial, sincera y abierta. No olvide que incluso teníamos a los capellanes castrenses asistiéndonos y nunca se rompió esa relación de colaboración y amistad",agrega.

Apenas "una minoría no representativa" se dejó llevar "por esa tendencia izquierdista y tercermundista, politizada a favor de un bando, de otras iglesias del continente", asegura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas