Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tensión en la UCR por la remoción de Despouy

Barletta le pidió irse, pero el auditor se resiste y suma apoyos

SEGUIR
LA NACION
Viernes 17 de febrero de 2012
0

Contra reloj, todo el radicalismo busca por estas horas una salida elegante a la pelea que se desató por la conducción de la Auditoría General de la Nación (AGN).

El miércoles, el titular de la UCR, Mario Barletta, anunció que Leandro Despouy dejaría de conducir la AGN, pero el propio Despouy lo desmintió. Ayer las cosas se complicaron más.

Por un lado, Barletta se reunió por la mañana con la cúpula del partido, e insistió ante el alfonsinismo en su versión de que Despouy había aceptado ante él dejar su cargo.

Leandro Despouy
Leandro Despouy.

"En la reunión ratificamos la culminación del ciclo de Despouy, evaluamos que tuvo una buen gestión y quedamos en dar a conocer en los próximos días el nombre de su reemplazante", dijo Barletta a LA NACION Nacion cuando salió del encuentro.

Esta vez, Despouy optó por el silencio, pero sus voceros ratificaron que no presentó su renuncia ni lo piensa hacer y que sigue en su puesto de trabajo. Para sumar presión, desde toda la oposición llovieron elogios a la gestión del auditor y críticas al radicalismo por removerlo de su cargo (ver aparte).

Con este panorama, por la tarde los voceros de Ricardo Alfonsín informaron que el ex candidato presidencial "no le pidió le renuncia ni se la va a pedir". Y radicales de todos los sectores defendieron al auditor.

"Tiene una trayectoria intachable, no había razones para sacarlo", se quejó a LA NACION el ex fiscal anticorrupción y diputado Manuel Garrido. "Despouy prestigia el control y a la UCR, es un error removerlo. El poder festeja", subió a Twitter el cordobés Mario Negri.

Se sumó Miguel Bazze, presidente de la UCR bonaerense y hombre de confianza de Alfonsín, que consideró que "hizo bien las cosas y merece el respaldo del partido". "Honró el cargo y cumplió una gran labor", también lo elogió Oscar Aguad.

"Que se quede y trabaje tranquilo, desde el partido vamos a tratar de que se vaya en paz", resumió a LA NACION el principal operador de Alfonsín.

En reserva

Mientras tanto, ayer un alfonsinista amigo personal de Despouy charló con él varias horas para tratar de convencerlo de una salida consensuada. Se llevó un sí atado con alfileres. El auditor puso como condición que le encontraran un reemplazante que garantice continuidad para su trabajo y una salida lenta y ordenada.

Todo el radicalismo está muy preocupado por la repercusión negativa que tuvo su remoción, y mientras intentan que Despouy acepte irse, también buscan un candidato que lo reemplace. El tema fue centro de la reunión de urgencia que Barletta convocó ayer en el comité nacional, donde estuvieron los presidentes de los bloques de Diputados, Ricardo Gil Lavedra, y del Senado, Luis Naidenoff, el senador Gerardo Morales y el propio Alfonsín.

Ahí les aseguró que Despouy había aceptado irse, y Juan Manuel Casella, vicepresidente del partido y hombre de Alfonsín, lo ratificó. Por eso quedaron en juntarse de nuevo la semana que viene con nombres firmes para reemplazarlo. En principio, ayer se mencionó a Rodolfo Terragno, Jesús Rodríguez, Ricardo López Murphy y el propio Casella, pero seguían buscando.

En cambio, le bajaron el pulgar a Mariano Candioti, el candidato de Barletta, un vicerrector universitario santafecino y radical, de buen diálogo con el kirchnerismo. "No queremos alguien que dialogue con el kirchnerismo, queremos alguien que lo controle", dijo Bazze a LA NACION.

Los radicales quieren alejar las sospechas de que pactaron con el kirchnerismo, por eso buscan alguien de perfil alto y opositor.

Aunque todos dan por hecho que Despouy se irá tarde o temprano, el auditor no firmó ninguna renuncia, y el único modo de removerlo sería por un mal desempeño, algo impensable. "Se va a ir si es algo consensuado", aceptaron ayer los voceros de Despouy.

Al alfonsinismo no le cayó bien "el operativo clamor" por el auditor, que creen que él avala, pero no van a aparecer soltando la mano de un hombre propio que la oposición defiende. "Pero tampoco podemos crear una crisis de autoridad con Barletta", confesó uno de los que más trabajan para resolver el intríngulis.

BINNER Y PRO CRITICAN EL CAMBIO

La decisión del presidente de la UCR, Mario Barletta, de remover a Leandro Despouy de la Auditoría General de la Nación (AGN) despertó fuertes críticas en varios sectores de la oposición, que van de Pro al Frente Amplio Progresista (FAP).

El líder de ese movimiento, Hermes Binner, fue terminante en su defensa de Despouy: "Sigue el mundo del revés. Leandro Despouy, ejemplo de ética, dejará la AGN. La oposición responsable sufre un duro golpe", escribió en su cuenta de la red social Twitter.

Pablo Tonelli, diputado nacional del macrismo, afirmó que su partido "lamenta mucho" el reemplazo. Aunque reconoció "el derecho que tiene el radicalismo como partido opositor con mayor número de representantes en el Congreso de proponer al titular de la Auditoría", destacó a Despouy por su "gran eficiencia, transparencia y honestidad".

El ex fiscal Pablo Lanusse se sumó a la polémica: "La salida de Despouy es una pérdida importante. Deja su lugar un hombre comprometido con la transparencia".

Discusión interna

"Yo no renuncié y espero la presentación del informe de mi gestión para que el partido decida sobre mi continuidad"

Leandro Despouy. Presidente de la AGN

Anunció la salida de Despouy, pese a la resistencia del auditor. Quiere poner en su lugar a un allegado de él, de buena relación con el Gobierno.

Mario Barletta .Presidente de la UCR

El sector que él lidera aceptó el recambio de Despouy, pero no está de acuerdo con el candidato que propone Barletta.

Ricardo Alfonsín Diputado Nacional (UCR)

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas