Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Reactivar la economía desde el agua

En la provincia creen que hasta ahora no aprovecharon el alto potencial portuario del distrito; entre los planes figura la puesta en marcha de dos estaciones fluviales para la reparación de buques de bandera nacional

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 21 de febrero de 2012
0

Rodeado de dos poderosas vías de acceso fluvial, Entre Ríos es una provincia con un alto potencial en materia portuaria hasta ahora no explotada. Un gigante adormecido que el gobierno entrerriano pretende despertar con gestos concretos, como el dragado del río Uruguay.

Los anuncios prometen dotar a la terminal de los cambios necesarios para recuperar su máxima capacidad operativa que le permitirá despachar unos 300 buques de ultramar al año con cargas variadas como mineral de hierro, cereales, madera y cítricos con destinos muy diferentes que van desde Brasil hasta China o Angola.

La actividad portuaria en Entre Ríos es coordinada por el Instituto Portuario provincial, que cuenta bajo su órbita con cinco estaciones fluviales: Diamante, La Paz, Ibicuy, Concepción del Uruguay y Paraná.

Foto: Gentileza Telám y el Día de Uruguay

Sobre el río Paraná, con un calado natural profundo que ofrece mejores condiciones de navegabilidad, se destaca el Puerto de Ibicuy, con una profundidad de 32 pies. Sobre esa misma costa, en la zona de las barrancas del Paraná está el Puerto de Diamante, con un calado menos profundo que alcanza los 29 pies dedicado fundamentalmente al comercio de cereales.

En la costa del río Uruguay se encuentra el único puerto argentino sobre este curso fluvial. Se trata del Puerto de Concepción del Uruguay, con una determinante de 16 pies que necesita de un permanente dragado para garantizar la operatoria de los buques de ultramar.

Sin embargo, la presencia de estos importantes puertos, con infraestructura suficiente para garantizar operaciones de carga y descarga internacionales con buques fluviales y de ultramar, se ha topado con una batería de dificultades que han relegado la participación de Entre Ríos en la actividad portuaria.

El primer escollo surgió con el demorado dragado del río Uruguay, anunciado infinidad de veces en la última década pero sin concreción efectiva al día de hoy. La presión de la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú en sus pasajes de mayor visibilidad del conflicto por la instalación de la pastera Botnia (hoy UPM) hizo dar marcha atrás al gobierno argentino dilatando el inicio de los trabajos.

En la última década, el estratégico Puerto de Concepción del Uruguay pasó de un máximo de 100 buques anuales a fines de la década de 1990 a unos pocos barcos que se cuentan con los dedos de una mano desde 2001 hasta la fecha.

Actualmente, las intensas gestiones de las autoridades locales de Concepción del Uruguay y la buena relación del gobernador de la provincia, Sergio Urribarri, con el gobierno nacional destrabaron parte del problema sobre el río Uruguay.

A mediados de 2011 se puso en marcha un dragado "de emergencia" para llevar la navegabilidad del río Uruguay a 19 pies. Una etapa que está a punto de culminar con más de 800.000 metros cúbicos dragados hasta el momento, lo que ha permitido alcanzar un calado de 18 pies, según confirmó a LA NACION el responsable de la delegación río Uruguay de Puertos y Vías Navegables, Raúl Heidenreich.

Con esta mejora, los buques ultramarinos podrán volver a operar en ese puerto entrerriano, al menos para alcanzar cargas parciales que deberán completar en la terminal portuaria de Montevideo.

Mientras tanto, Urribarri y el titular del Instituto Portuario provincial, Carlos María Scelzi, ya anunciaron que se pusieron en marcha nuevas gestiones para ampliar el calado de emergencia en el puerto de Concepción del Uruguay y llevar la determinante del río a 21 pies. Se gestionarán los fondos ante la Nación para dar continuidad al trabajo, aprovechando que las tareas de dragado se interrumpieron por una falla en el motor de la draga San José. "La idea es no interrumpir la tarea y dragar otros 120 días más para alcanzar los 21 pies", explicó Heidenreich.

Así también lo ratificó Scelzi, al confirmar a LA NACION la reciente reunión con el director Nacional de Vías Navegables, José Beni, con quien se convino ampliar el dragado del río Uruguay a 21 pies. El pedido ya se lo habían adelantado los funcionarios entrerrianos a Ricardo Luján en los primeros días de 2012 y cuenta -según dijeron- con el visto bueno de las autoridades nacionales.

Las tareas de la draga que trabaja sobre los pasos críticos del río Uruguay se interrumpieron a fines de 2011 por mantenimiento, y no pudieron retomarse debido a la rotura de algunas piezas que no se consiguen en el país.

Heidenreich confirmó que "todavía quedan unos 30 días de trabajo por delante, para alcanzar los 19 pies de profundidad", por lo que aguardan con impaciencia que lleguen los repuestos desde Holanda. El responsable zonal de Vías Navegables estima que los repuestos llegarán este mes para retomar los trabajos a mediados de marzo.

La solución de fondo para el puerto de Concepción del Uruguay depende del dragado definitivo del río a 25 pies, en un asunto que está atado en gran medida a las relaciones con la República Oriental del Uruguay, ya que se trata de un recurso compartido.

Ambos países "ya depositaron 300.000 dólares cada uno para convocar a una licitación internacional" y el tema avanza lentamente pero "de manera sostenida" en la agenda binacional que ambos países comparten en la Comisión Administradora del Río Uruguay, según confirmó a LA NACION el delegado argentino Héctor Retamal.

El martes próximo se conocerán los interesados en efectuar el estudio que servirá de base para elaborar el pliego definitivo del llamado a licitación internacional para dragar el río desde el km 0 (en la desembocadura del Río de la Plata) hasta el km 187,5, donde se ubica el acceso al Puerto de Concepción del Uruguay. La licitación podría convocarse a fines de 2012 e iniciar los trabajos no antes de 2013.

Reconstruir Ibicuy

Por su parte, mientras el Puerto de Ibicuy crecía en operaciones e inversiones de infraestructura ante la reactivación del comercio fluvial, la ausencia de controles hizo que se sobrecargara su estructura y los cimientos cedieran, derrumbándose buena parte de los muelles.

El incidente se produjo a mediados de julio último, cuando una empresa que exporta mineral de hierro acopió más toneladas de las que podía soportar la playa, según la explicación que brindaron los trabajadores de la terminal portuaria.

Con el derrumbe de los muelles del puerto situado en el delta del sur entrerriano también cayeron al agua las grúas, cintas transportadoras, un vehículo utilitario y un camión cisterna. Desde entonces, el 80 por ciento del muelle de Puerto de Ibicuy quedó inoperante y sigue así hasta el día de hoy.

Scelzi, flamante presidente del Instituto Portuario de Entre Ríos, confirmó a La Nacion que la decisión política del Ejecutivo provincial es "darles prioridad a los puertos entrerrianos". En esa senda se inscribe la necesidad de reconstruir los muelles que se derrumbaron en Ibicuy.

Aunque desde el gobierno entrerriano prometieron que "en cuatro meses volvería a estar en actividad", la realidad es que la reconstrucción no se inició y el puerto sigue paralizado desde mediados del año pasado.

Scelzi insistió, de todos modos, en que la administración provincial quiere "avanzar de modo concreto para reconstruirlo". Para ello ya "se intimó a la empresa Tisa -Transporte Ibicuy SA (a quien responsabilizan por el derrumbe)- para que presente un plan de obra para reconstruir el muelle", mientras se avanza en paralelo con un plan de trabajo provincial para lograr financiamiento del gobierno nacional y que el gobierno entrerriano se ocupe de la reconstrucción, según dijo el titular del Instituto Portuario provincial.

Scelzi detalló que "la decisión del gobernador es reconstruir ese puerto", además de otras alternativas de actividad portuaria que se negocian por estas horas con empresas privadas interesadas en operar a través de Ibicuy.

Entre las iniciativas que pergeña la nueva administración, también está en carpeta la posibilidad de concretar dos estaciones fluviales para la reparación de buques de bandera nacional, según anunció Scelzi la semana pasada, cuando anunció que se busca respaldar las inversiones privadas en Puerto Márquez, donde funciona el Puerto de La Paz, y reactivar el viejo dique seco con que cuenta el Puerto de Concepción del Uruguay, para generar una segunda terminal de reparación de buques sobre el río Uruguay.

Además, recientemente se alcanzó un acuerdo entre la provincia y la Nación por el cual se convino "reactivar el sistema portuario en la provincia" agregando, entre otras inversiones, la reposición del transporte ferroviario hasta las terminales portuarias entrerrianas.

5 son las estaciones fluviales coordinadas por el Instituto Portuario de Entre Ríos: Diamante, La Paz, Ibicuy, Concepción del Uruguay y Paraná

2012 la Argentina y Uruguay llamarían a licitación internacional para dragar el río Uruguay desde el km 0 hasta el 187,5, en Concepción del Uruguay

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas