Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las internas en la Santa Sede

Un argentino emerge entre los "papables"

Exterior

Es Sandri, funcionario del Vaticano; lo apoyan cardenales no italianos

Por   | LA NACION

ROMA.- Los nubarrones que ensombrecieron el cuarto consistorio que celebró este fin de semana Benedicto XVI dispararon las "grandes maniobras" en vista de su sucesión. Debilitado y rodeado de "lobos", sí describió al Papa el periódico Osservatore Romano. Y el nombre de un argentino, el cardenal Leonardo Sandri, de 68 años, prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales y ex sustituto de la Secretaría de Estado en tiempos de Juan Pablo II, comienza a circular como candidato papabile.

 
El cardenal Sandri (segundo desde la derecha), anteayer. Foto: AP 
 

"La ofensiva ha comenzado. Los cardenales extranjeros estarían trabajando en una hipótesis Sandri, eminencia argentina, pero de innegable origen italiano -sus padres emigraron de la provincia de Trento-", escribió Marco Ansaldo, vaticanista del diario La Repubblica. "Los norteamericanos, el grupo más importante después del italiano, de hecho no tienen un candidato fuerte para presentar. Así apuntan, con una elección indirecta y de ? charme ', hacia el cardenal latinoamericano, para el cual contarían con consensos en todo el continente y también en Oriente", agregó.

"Sandri es el frontman [principal candidato] de los extranjeros", insistió, al destacar que si esta operación fracasara, "los purpurados antiitalianos tendrían una carta quizás aún más sólida: la del cardenal canadiense Marc Ouellet", nuevo prefecto de la Congregación para los Obispos.

El nombre de Sandri como candidato "papable" también fue mencionado ayer por el vaticanista de La Stampa, Andrea Tornielli, y, hace unos meses, por el norteamericano John Allen, del National Catholic Reporter. Estos analistas también citan como posibles "papables" al canadiense Ouellet, un purpurado moderado de 67 años, y al cardenal Angelo Scola, ex patriarca de Venecia y actual arzobispo de Milán, de 70. Sin embargo, para muchos analistas la candidatura de Scola habría sido dañada por el denominado "Vatileaks", es decir, la fuga de noticias que destapó intrigas, luchas intestinas y tensiones en la Curia romana.

En la famosa carta anónima que hablaba de un complot para matar al Papa, según indiscreciones reveladas en China por el cardenal Paolo Romeo, arzobispo de Palermo, también se denunciaba que Benedicto XVI trabajaba para dejar como delfín a Scola. Esto podría haber "quemado" a Scola, teólogo conservador y uno de los máximos intelectuales del Colegio Cardenalicio.

Sandri es conocido por haber tenido el estratégico cargo de sustituto de la Secretaría de Estado, el segundo más importante después del Papa, durante el pontificado de Juan Pablo II. Entonces fue el brazo derecho del influyente ex secretario de Estado y actual decano del Colegio Cardenalicio, cardenal Angelo Sodano.

Luego fue nombrado al frente del dicasterio vaticano que se ocupa de las Iglesias Orientales y fue "creado" cardenal por Benedicto XVI en noviembre de 2007. Ex nuncio en Venezuela y México, Sandri tiene amplia experiencia en la Curia romana. Y tuvo su momento de fama internacional en los últimos meses de pontificado de Karol Wojtyla, cuando, imposibilitado éste de hablar debido al avance de su enfermedad, el argentino pasó a ser su "voz". Además, fue él quien anunció a los fieles, la noche del 2 de abril de 2005, la noticia de la muerte del Papa.

Sandri nació en Buenos Aires el 18 de noviembre de 1943, de padres que emigraron a la Argentina desde Ala, un pueblo de la provincia de Trento. Luego de estudiar en el seminario de Buenos Aires, obtuvo una licenciatura en Teología en la Universidad Católica Argentina. Se ordenó sacerdote en diciembre de 1967 y antes de ser enviado a Roma para terminar sus estudios fue secretario privado del arzobispo coadjutor y luego cardenal de Buenos Aires Juan Carlos Aramburu.

En cónclaves pasados, también fueron considerados "papables" otros argentinos: el cardenal primado de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, de 75 años, logró ser el purpurado más votado después de Joseph Ratzinger en 2005. Y el cardenal Eduardo Pironio (1920-1998) fue considerado "papable" en los dos cónclaves de 1978, que eligieron primero a Albino Luciani (Juan Pablo I) y luego a Karol Wojtyla (Juan Pablo II).

Lo cierto es que las intrigas y los rumores de renuncia de las últimas semanas, cuyos protagonistas son en su mayoría cardenales italianos de la Curia, han espantado a los purpurados extranjeros. Ellos creen que si bien los juegos de poder son muy "italianos", dañan la imagen de la Iglesia universal. Y por eso quieren empezar a moverse para evitar que el próximo papa sea italiano. Con este último consistorio de Benedicto XVI, de los 125 cardenales electores -menores de 80 años y habilitados para participar del cónclave-, el grupo italiano, con 30 príncipes de la Iglesia, es el más numeroso, aunque está dividido.

Después de 26 años de un papa polaco y, ahora, casi 7 de un papa alemán, la consigna parecía ser que el trono de Pedro debía volver a manos italianas. Pero el Vatileaks dio vuelta todo. Según los expertos, se busca ahora un candidato no italiano. Para muchos, Sandri parece perfecto, porque es latinoamericano, pero "romano" y gran conocedor de esa curia que muchos cardenales ahora quieren urgentemente reformar.

LEONARDO SANDRI
Prefecto de la Congregacion para las Iglesias Orientales

Edad: 68 años

Origen: Argentina

Ordenado sacerdote en Buenos Aires en 1967, Sandri es uno de los cardenales más poderosos del Vaticano. Tuvo una extensa carrera diplomática (Madagascar, la OEA, Venezuela y México) al servicio de tres papas antes de ser nombrado sustituto (segundo) en la Secretaría de Estado en 2000 por Juan Pablo II. En 2007, Benedicto XVI lo nombró cardenal y lo puso al frente de la Congregación para las Iglesias Orientales. Tiene un doctorado en derecho canónico y habla cinco idiomas..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil