Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Recuperar el equilibrio

Para muchos problemas de ?salud, una técnica, el Kawai Kinkeitai, trabaja con movimientos ?suaves que ?le devuelven al cuerpo su armonía

Martes 21 de febrero de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION
0

Algo más de 35 años atrás, Takeo Kawai trabajaba ordenando bultos en un barco de carga anclado en el puerto japonés de Yokohama. Una mañana, el desplazamiento sorpresivo de un cajón de materiales lo golpeó con fuerza y los médicos determinaron que se había afectado la quinta vértebra, provocado una hernia de disco y que era necesario operarlo. En la mente de Kawai se abrieron un montón de interrogantes: ¿era realmente necesaria la operación? ¿No había otra alternativa? Contra muchas opiniones en contrario Kawai se negó a operarse pero empezó una búsqueda, a ratos incierta, de otro camino.

Los porqués del cuerpo humano. En su tarea rescató técnicas tradicionales e incluso formas milenarias de masajes. Ayudado por dos médicos, comenzó a estudiar los movimientos del cuerpo humano y fundamentalmente sus porqués. Descubrió que cada movimiento tenía una razón, una función y cuando el sistema se desordenaba surgían problemas que afectaban la salud.

Pistas. También se dio cuenta de que los problemas musculares, nerviosos, las cefaleas, la lumbalgia, las contracturas, el asma o las alteraciones en la piel a causa de alergias eran producidas por una mala formación de la columna vertebral y que esto podía notarse viendo la inclinación de hombros, caderas y piernas, al estar de pie; pistas que el propio cuerpo dejaba para comprender sus males. Observó que si el dolor o la molestia se producía en el lado izquierdo del cuerpo era porque había una tendencia a la inclinación corporal hacia el lado derecho. Lo mismo, en el lado contrario.

Así, desarrolló la técnica terapéutica Kawai Kinkeitai (Terapia de banda muscular), que fue aprobada en 1994 por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, sólo hay 22 terapeutas que aplican la técnica en el mundo, dos de ellos, en la Argentina.

Un desequilibrio funcional. "El cuerpo se sostiene gracias a los músculos que se tensan dándole estabilidad. Permiten que uno se siente, camine o que mantenga una postura, siempre y cuando los músculos se encuentren en condiciones óptimas contrayéndose y relajándose. Pero si por alguna causa se contraen, quedando en una posición de tensión, a esta tensión muscular excesiva se la conoce como contractura muscular. La consecuencia es un fuerte desequilibrio funcional y dolores de rodilla, cintura y espalda", explica el médico Tadao Kishimoto, introductor, junto con el terapeuta Guillermo Shimada, del Kawai Kinkeitai en la Argentina.

Restaurar la armonía. "Se puede determinar que el malestar es producido por el peso mal distribuido a causa de una formación defectuosa de nuestro eje central, la columna vertebral, y cuya corrección se puede realizar trabajando sobre determinados músculos del cuerpo por medio de movimientos físicos muy suaves que restauran la armonía", aclara Shimada.

Las razones del dolor. "Con un primer vistazo en la forma de caminar del paciente, la inclinación de sus hombros y de sus pies, de cuál es el hombro en que lleva la cartera, en qué pierna suele descansar su cuerpo al estar parado, se pueden adivinar los dolores que afectan al paciente. Por ejemplo, a un paciente al que se le había programado una operación en la rodilla a causa de fuertes dolores, después de ser tratado con Kawai Kinkeitai se alivió por completo y la operación se canceló. La causa es simple: todos se enfocan en el centro del dolor, pero no tienen en cuenta que la causa del mismo puede provenir de alguna malformación vertebral. De todos modos, siempre, antes de iniciar nuestro tratamiento le pedimos al paciente que haga una consulta con un médico de confianza", apunta Kishimoto.

Los terapeutas aclaran que el tratamiento Kawai Kinkeitai no es una solución para enfermedades. "No realizamos diagnósticos médicos a la manera tradicional, dietas, inyecciones, recetas de medicamentos, cirugías, diagnósticos con aparatos, quiropráctica, osteopatía, etcétera. Utilizamos un método que se basa en una concepción totalmente distinta."

Una mirada distinta. La medicina tradicional se basa en un concepto único de diagnóstico y tratamiento localizado. En cambio, Kawai Kinkeitai analiza no sólo en el lugar donde se manifiesta el dolor sino todo el cuerpo buscando anomalías en el funcionamiento de los músculos hasta encontrar la causa principal. Con la terapia el cuerpo recupera su estructura natural y así se obtiene la reactivación funcional de sus partes.

Múltiple

Guillermo Shimada es terapeuta especializado en bandas musculares, en los métodos Kawai Kinkeitai Terapy y Kinkeitaiso, una terapia con movimientos muy suaves. También, y desde 2008, practica la técnica de elongación Soutai-Ho. Al año siguiente, realizó cursos de Kobujutsu Kaigo, gimnasia para la asistencia de personas en sillas de rueda. Dictó cursos de Kinkeitai y Soutain en Tokio, Japón, y de Kobujutsu en la ciudad japonesa de Isehara.

Pionero

El médico terapeuta Tadao Kishimoto practicó desde sus comienzos, en 1998, técnicas de shiatsu. Buscando otros conocimientos sobre terapias alternativas estudió en el centro de Kawai Kinkeitai. A principios de 2000 vuelve a la Argentina, donde abre el primer centro oficial de Kinkeitai. En 2005, junto con el fundador de esta terapia, Takeo Kawai, dictó seminarios en el Centro Okinawense de la Argentina ( COA ) y en el Jardín Japonés de Buenos Aires.

Lecturas

El cuerpo habla . Grandes secretos de la comunicación no verbal (Joe Navarro).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas