Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La sitiada Homs se prepara para lo peor

El régimen sirio tiene rodeada la ciudad, donde siguen los bombardeos; ayer hubo 100 muertos

Miércoles 22 de febrero de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION
0

AL-QUSAYR, Siria.- El cortejo fúnebre avanza a toda prisa por las calles llevando los cadáveres de cinco shaheed [mártires] hacia el cementerio construido en un lugar seguro. Es un día peligroso: las tropas del presidente Bashar al-Assad están bombardeando y no hay tiempo para un verdadero funeral.

Entre los cadáveres hay dos chicos, de unos 13 y 10 años, Ismael y Ahmed Masharkeh. Son dos hermanos que fueron sorprendidos por la explosión de un mortero al mediodía en el interior de su casa, en Al-Qusayr, una localidad de Homs.

El padre pudo reconocerlos apenas una hora antes en el frigorífico que se ha transformado en la "morgue de la revolución". Llorando, arrodillado, asentía con dolor, observando el rostro desfigurado del más pequeño. A su alrededor, un grupo de hombres rezaba y gritaba consignas contra Al-Assad. "Esto es lo que hace a nuestro pueblo, ¿por qué?", clamaba uno de ellos, para terminar gritando " ¡Allah u Akbar! " [Allah es grande].

En el cementerio, se oyen algunos tiros. Las tropas de Al-Assad, apostadas en las terrazas del hospital y de la municipalidad, disparan a los altavoces de la mezquita, que emiten los rezos musulmanes para el funeral. Ayer no hubo canciones ni reunión multitudinaria, ni el discurso habitual de un miembro del Jeish al-Hor, el Ejército Siria Libre (ESL).

Los reclutas del ejército rebelde tienen otros menesteres: están esperando la supuesta llegada de los tanques del régimen, que tienen rodeada la ciudad con artillería pesada, 17 controles y un número indeterminado de vehículos armados. Anteayer, el ESL capturó un tanque de las tropas de Al-Assad en las afueras de la ciudad. Como represalia, el régimen ha iniciado un bombardeo contra los dos tercios de la ciudad controlada por los rebeldes.

En sólo dos días murieron ocho personas en Al-Qusayr a causa de las explosiones de mortero, disparos de francotiradores o ataques de soldados del ejército sirio contra los autos que circulan de noche en una de las rutas de acceso a la ciudad. Pero el balance en Homs es mayor: 100 muertos sólo ayer.

La población está sufriendo cortes de electricidad, y el gasoil, cuyo precio se ha duplicado, escasea. Anteayer, decenas de personas formaban fila en una estación de servicio para poder hacerse con unos litros para poder calefaccionar sus casas, en momentos en que la temperatura ha caído a niveles bajo cero.

La situación es especialmente dramática en la ciudad de Homs, donde los suministros escasean desde hace semanas, bajo un intenso bombardeo que se ha cobrado cientos de vidas, sin que el ESL haya podido hacer nada por evitarlo.

El Jeish al-Hor está compuesto en su mayoría por desertores y sólo aceptan a aquellos que hayan realizado el servicio militar, de modo que son hombres experimentados. Sin embargo, sólo tienen fusiles y RPG, una pobre infraestructura que hace imposible que puedan hacer frente a las tropas de Al-Assad, que están mejor equipadas y cuentan con tanques.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas