Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los efectos psicológicos entre los pasajeros

Especialistas advierten de posibles síntomas

SEGUIR
LA NACION
Viernes 24 de febrero de 2012
0

"Seguramente hoy [por ayer], a la gente le va costar mucho pensar en tomar un tren. Este tipo de tragedias aumentan el temor a los medios de transporte, ya que activan circuitos muy primitivos del sistemas nervioso que tienen que ver con la supervivencia", dijo el doctor Claudio Plá, médico psiquiátra especialista en aerofobia.

"La persona que ha sido expuesta a las imágenes terroríficas de los pasajeros atrapados en el tren, y de su rescate, se irán a dormir con toda esa información almacenada -agregó Plá-, y al día siguiente cuando suban a un medio de transporte pueden tener un aumento de su adrenalina, ya que esas imágenes exacerban la dosis natural de miedo que uno puede recibir."

Aumento de las pulsaciones, agitación respiratoria y contracturas musculares son algunos de los síntomas físicos esperables en aquellos más susceptibles, ya que el impacto de la exposición a las imágenes de la tragedia varía de persona a persona, pero puede hallar en algunas predispuestas -emocional o psicológicamente- un terreno fértil en el que hacer pie.

"En las personas que viajan permanentemente en tren, por lo que se denomina aprendizaje vicario -ver las consecuencias del estímulo en el otro y pensar que al estar uno sometido al mismo estímulo puede experimentar lo mismo-, puede desencadenar episodios de ansiedad aguda, fobias, alteraciones del sueño o síntomas psicosomáticos, entre otros cuadros", comentó el doctor Juan Manuel Bulacio, médico psiquiatra que preside la Fundación Investigación de Ciencias Cognitivas Aplicadas (Iccap).

El poder de la palabra

"No hay nadie que pueda quedar ajeno: por más que la gente haga zapping, las imágenes de los heridos y de sus familiares están en todos los medios. Lo importante es cómo puedan ir elaborando esta situación traumática los afectados directos, pero también la sociedad", comentó el psicólogo social Carlos Sica, fundador y coordinador general del equipo de Emergencias Psicosociales, que brindó asistencia a los pasajeros del tren de TBA que anteayer impactó contra el andén de la estación Once.

Sica rescata la utilidad de traducir en palabras las vivencias traumáticas, uno de los pasos fundamentales en la asistencia de las víctimas de esta y de otras tragedias en las que ha intervenido.

"El primer paso en la asistencia es establecer un vínculo con la persona que se encuentra en estado de shock, lo que puede darse a través de la cercanía humana, del abrazo, del tomarse de las manos, del silencio, pero no de la palabra. Luego la catarsis, dejar que ocurra el deshago de las emociones contenidas, no reprimirlas, y recién después la verbalización, que permite ir recuperando el equilibrio emocional perdido. Y por último recuperar el proyecto, el futuro", relató Sica.

La palabra -el discutir y analizar lo ocurrido- es fundamental para procesar la vivencia traumática (directa o indirectamente) vivida. "Lo peor que podría pasar es negarlo, no hablar del tema y seguir como si no hubiera pasado nada. Porque eso que se niega en algún momento se va a expresar."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas