Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Adonde van los muertos (lado A)

SEGUIR
LA NACION
Sábado 25 de febrero de 2012
0

Creación: Grupo Krapp / Elenco: Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur / Músca: Almendros y Tur / Iluminación: Matías Sendón / Video: Alejo Moguilansky / Dirección: Luciana Acuña y Luis Biasotto / Teatro: La Carpintería, Jean Jaures 858. Nuestra opinión: buena.

Primero, el grupo Krapp estrenó Adonde van los muertos (lado B) . A los meses, presentó estrenó el l ado A, trabajo que se acaban de reponer. "Si la muerte es el motivo principal de lado B, la imposibilidad de representarla es el problema de lado A", dicen ellos. Claro que, más que problema, en ese nudo está la raíz de esta experiencia.

En ese tren, convocaron a 10 artistas a los cuales casi ni presentan. Parte de ese listado está compuesto por los coreógrafos Diana Szeinblum y Fabián Caprioti; los directores de teatro Federico León, Stefan Kaegi y Mariano Pensotti; y el cineasta Mariano Llinás, entre otros. A los 10 les preguntaron ¿cómo representaría usted la muerte? Sus testimonios se proyectan en una pantalla. Acto seguido, cumplen la rutina de intentar dar vida a esa propuesta. Una vez, dos veces, diez veces. Valiéndose de una estructura tan rígida, transforman a la propuesta en una exposición. En contraposición a esa rigidez, son sumamente libres los mecanismos de representación de cada microescena.

Los integrantes de Krapp en acción
Los integrantes de Krapp en acción. Foto: Prensa Krapp

En algunas oportunidades, el resultado conecta directamente con la imposibilidad de representación (frustración que nace en el mismo enunciado o en la decodificación de ese enunciado). En otros, el trabajo se expande y los integrantes del grupo (Luciana Acuña, Gabriel Almendros, Luis Biasotto, Edgardo Castro y Fernando Tur) se apoderan de la acción apelando a diferentes lenguajes. Algunas veces, logran imágenes sumamente potentes.

Puede suceder que la sucesión de escenas haga que la atención decaiga. Si eso le sucede, seguramente, como espectador, agradecerá el testimonio de la directora y dramaturga Lola Arias. Ella escribió un texto. Parte de él, dice: "Esta es una obra de teatro sobre un grupo de teatro que no quiere decir explícitamente que hacen una obra sobre la muerte porque uno de ellos murió. Esta es una obra de teatro sobre un grupo de teatro cuyo iluminador murió". La puesta que realizan de ese testimonio tira por la borda (más que eso, cuestiona) el distanciamiento con el cual trabajan el resto de las escenas. Ese momento es, sencillamente, poético, perturbador. Porque con simples elementos y en casi total oscuridad, iluminan.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas