Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El análisis

Cuando el relato no alcanza

Sociedad

El kirchnerismo procesa los 51 muertos de Once como hace con todas las noticias incómodas que desnudan sus debilidades: edita la historia. Como quien monta una película, corta fotogramas y empalma un pasado maldito con el presente épico.

Mientras en Buenos Aires crecía la indignación social por el hallazgo del cuerpo de Lucas Menghini Rey a casi 58 horas del accidente, la presidenta Cristina Kirchner salía de escena, en avión, rumbo a Santa Cruz. Pero dejó a su gobierno con la orden de ejecutar un guión conocido: hallar al culpable perfecto.

Claudio Cirigliano fue, sin objeciones conocidas hasta ahora, un hombre del "modelo". Al dueño de TBA lo investigó la Justicia como sospechoso de haberle comprado un jet al hombre que manejó la Secretaría de Transporte del kirchnerismo durante seis años, Ricardo Jaime. Sale en fotos amistosas con Néstor y también con Cristina Kirchner, la última de hace unos meses. Invitó a viajes internacionales a Juan Pablo Schiavi, el actual zar del Transporte. Y multiplicó en nueve años de kirchnerismo los negocios que le habían concedido en los 90. Nunca prometió maravillas: lo suyo fue siempre trenes baratos a cambio de subsidios multimillonarios, cero competencia y vista gorda del Estado.

Ahora van por su cabeza. Lo querellan y amenazan sacarle la concesión y los enormes beneficios que, según se indignan por estas horas los propagandistas del Gobierno, le dieron Menem y la Alianza.

El viejo truco en acción. ¿Que la crisis energética se hace imposible de ocultar? La culpa es de YPF, que no invierte y se lleva los dólares de las ganancias. Hay que cortar las tomas que muestran cómo Kirchner gestionó el ingreso de la familia Eskenazi en la empresa en 2008, cómo Cristina elogió su plan de inversión hace cuatro meses; más difícil aún, cómo los Kirchner defendieron la privatización cuando empezaban a ser menemistas críticos en 1999. Entonces, la película arranca con YPF estatal y próspera, sigue con unos malos que la entregan al colonizador y termina con la gesta actual para recuperar "los recursos de los argentinos y las argentinas".

¿Que la Gendarmería espía a militantes sociales? La ministra Garré prometió "ser inflexible" si descubría lo que ya había admitido el jefe de la fuerza a su cargo desde 2010. No importa que el caricaturesco Proyecto X haya sido creado en la gestión de Aníbal Fernández. Eso se edita (al propio senador también lo sacaron de escena hace tiempo). Si hay espionaje, serán "resabios de la dictadura" entre uniformados, se atajaron en el ministerio. Al final, Garré ayer dijo que era todo una fantasía de opositores.

¿Que hay que aumentar la luz, el gas, el agua? Es para que se terminen "las avivadas" y se pueda redistribuir el ingreso. Un acto de justicia después de lo que hizo el neoliberalismo al que el Gobierno combate desde hace una década.

¿Se paraliza Aerolíneas? La culpa es de los gremios aeronáuticos y de la herencia de Marsans, el operador privado al que el kirchnerismo sacó del medio con la ayuda clave de? los gremios aeronáuticos. La película se ve así: el menemismo privatiza la empresa, el kirchnerismo la reestatiza y unos facciosos extorsionadores quieren boicotear el logro.

¿Corridas bancarias? Culpa de Jorge Brito. "¡Banquero menemista!", gritarán, no sin rigor por una parte del pasado. ¡Al tacho los cuadros en los que aplaude a rabiar cada anuncio kirchnerista y mucho más aquellos en los que le vende un departamento de lujo de la Presidenta!

Adaptaciones similares del guión podrán encontrarse ante casos resonantes de inseguridad, de aliados que se convirtieron en una carga (Duhalde, Pedraza, Moyano) o de relaciones mediáticas que se complicaron por alguna razón.

Los propagadores del relato oficial caminan en puntas de pie. El héroe de hoy puede ser el enemigo de mañana. Tal vez pronto, si siguen apareciendo pruebas del caso Ciccone, el kirchnerismo en coro dirá que Amado Boudou es un neoliberal del CEMA, frívolo y que vive en Puerto Madero.

El truco hasta ahora funcionó. El problema es que con el paso de los años y en momentos trágicos el montaje hace recordar a las películas románticas de los años 50, esas en las que las escenas más ardientes empezaban con un beso y, al cuadro siguiente, nos mostraban a la pareja fumando en la cama. Entonces como ahora todos saben lo que pasa en el medio..

TEMAS DE HOYEl caso de Lázaro BáezDamián StefaniniLa salud de CristinaMarcelo TinelliChampions League