Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las doce contradicciones del discurso de Cristina Kirchner

PARA LA NACION
SEGUIR
Pablo Mendelevich
Miércoles 29 de febrero de 2012 • 03:06
0

Aunque el acto de Rosario del lunes estaba destinado a conmemorar con un feriado nacional por única vez el bicentenario del primer izamiento de la bandera, Cristina Kirchner le dedicó al tema menos del 9 por ciento de su discurso (295 palabras sobre un total de 3474). El resto fue dedicado en general a subrayar los logros de toda la era kirchnerista.

A Belgrano lo mencionó cuatro veces, pero dos de ellas fueron para hablar del Belgrano Cargas, al que llamó "magnífico ferrocarril" por su extensión y desempeño. Si bien la Presidenta dijo que hay que "volver a tener un sistema de ferrocarriles en la República Argentina", sólo puso como un buen ejemplo el Belgrano Cargas. No se refirió en particular al monto de los subsidios entregados a los concesionarios del ramal ni recordó pormenores de ese modelo de gestión, que involucra al Estado, empresas privadas y sindicatos, entre ellos la Unión Ferroviaria, incorporada al negocio por el por entonces presidente Carlos Menem, en su último mes de gobierno, y ratificada más tarde por el ex mandatario Néstor Kirchner. Actualmente, José Pedraza, líder histórico de la Unión Ferroviaria, está preso bajo acusación de instigar el asesinato del militante Mariano Ferreyra durante el conflicto de los trabajadores ferroviarios tercerizados con los nuevos sindicalistas-empresarios del riel. Entre las principales autoridades de Soesa, controladora del ramal al que elogió ayer la Presidenta, está Graciela Isabel Coria, la esposa de Pedraza, con quien el sindicalista vive en un proverbial departamento de Puerto Madero de alrededor de un millón de dólares.

De las otras dos menciones a Belgrano, una estuvo destinada a equiparar al creador de la bandera con San Martín y con su esposo. Como acostumbra, la Presidenta mencionó varias veces a Néstor Kirchner llamándolo "él", aunque el mismo pronombre lo usó para Belgrano y para hablar de dos padres que perdieron a sus hijos en Once , sendas historias que resumió.

Esa equiparación entre drama personal y drama nacional también fue explícita. Varias veces la Presidenta puso su dolor de viuda a la par del dolor de quienes perdieron familiares en el accidente, bajo la irrefutable observación común de que "la muerte es irreparable", sin discriminar entre una infortunada muerte postoperatoria por motivos de salud y las de quienes -algunos muy jóvenes-, viajaban al trabajo en un tren a cargo del Estado que, inexplicablemente, al llegar a destino no frenó.

" Varias veces la Presidenta puso su dolor de viuda a la par del dolor de quienes perdieron familiares en el accidente "
Compartilo

En todo caso, la relectura del discurso presidencial permite individualizar al menos una docena de contradicciones.

1) El tono enojado en lo que se suponía era un homenaje a un prócer. Si el enojo no fue motivado por hechos de hace doscientos años sino por el accidente ferroviario de la semana pasada sobre el que la Presidenta decidió romper su cuestionado silencio, la ira no tuvo un destinatario preciso. Cristina Kirchner sostuvo que va a esperar la identificación del culpable por parte del juez actuante, al parecer por entender que el mal funcionamiento de los trenes de pasajeros no formó parte ni de esta y de otras tragedias, o a lo mejor por considerar que el Gobierno es ajeno a la responsabilidad de controlar el sistema. Podría interpretarse también la cautela presidencial como un alarde de independencia de poderes. Sin embargo, al juez al que la Presidenta dijo que hay que dejarlo actuar, lo trató de responsable de que se dejara de buscar a Lucas. "El juez había clausurado (la búsqueda) porque ya no había más nada que buscar", ironizó. De ese juez ahora depende todo.

2) Consideró que en 15 días el juez debe pronunciarse. Desde la investidura presidencial le puso un plazo, a la vez que exigió que a los diarios no se les ocurra titular "la Presidenta le puso plazos a la Justicia". Ningún diario lo hizo, pero no quedó claro qué hará la jefa del Estado si el juez no demora lo que ella piensa que debería demorar, independientemente de las normas legales.

3) Frase llamada a ser liminar: "Si no hemos hecho más es porque no nos ha alcanzado la plata". En realidad, los recursos nunca son infinitos, lo que lleva a administrarlos, es decir, fijar prioridades. ¿Quiso decir la Presidenta que en estos ocho años de crecimiento económico sostenido a tasas chinas en los que se derivaron miles de millones de dólares a los concesionarios ferroviarios la plata no alcanzó para que el servicio funcionara dignamente?

4) Sostuvo que antes de 2003 la mayoría de la gente no viajaba en tren porque "no tenía adónde ir", una explicación tangencial del tipo de la que dio Juan Pablo Schiavi cuando dijo que si el accidente hubiera ocurrido el día anterior los muertos habrían sido muchos menos. Aun si se parte del razonamiento de que el caudal de pasajeros aumentó como consecuencia de la reactivación de la economía, parece una falacia inferir de allí que la mayor demanda inauguró el servicio defectuoso. El mismo Gobierno dice que viajar mal en tren no es de ahora sino de siempre.

5) Habló bien de "la presencia del Estado" y preguntó "qué corno es la bandera si no es el Estado con todos los 40 millones de argentinos adentro", pero a renglón seguido salteó al Estado en la tarea de proteger a los ciudadanos. "Yo quiero que colaboren, que se cuiden a ustedes mismos", le dijo a la multitud. La idea de que cada uno tiene que cuidarse a sí mismo no pareció armonizar con el tema que estaba comentando.

6) "Ya nadie necesita pedirle al político de turno nada", dijo al elogiar el desarrollo alcanzado en el país. Quizás le pasó inadvertida la defensa que distintos legisladores, en medio del escándalo por sus autoaumentos salariales, ensayaron hace dos semanas para justificar su sobresueldo en pasajes. Dijeron que muchos de esos pasajes los reparten entre gente que les reclama ayuda.

7) Se compadeció de sí misma por el esfuerzo que le insumió "poder montar" el SUBE. No hizo mención del esfuerzo que les costó a millones de usuarios poder sacar el SUBE. Pero tampoco explicó por qué la política de subsidiar a las empresas y no a los usuarios, que tácitamente reconoció incorrecta y que es la misma distorsión que está en crisis en el sistema ferroviario, no se repensó antes ni con mayor eficacia.

8) Comparó el empecinamiento del padre de Lucas por hallar a su hijo con el de "otras madres que siempre buscan al hijo", en obvia alusión a las Madres de Plaza de Mayo. A estas, como es sabido, el régimen de Videla les retaceaba información y las sometía a destratos y persecuciones. ¿Cómo seguiría el paralelismo con la terrible búsqueda a la que fueron sometidos ahora los padres de Lucas?

Cristina, en pleno discurso por el Día de la Bandera, en Rosario.
La Presidenta acompañada del gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti (izq.), la intendenta Mónica Fein, y el vicepresidente, Amado Boudou.

9) Pidió que los periodistas no humillen a los cuervos y los buitres al compararlos con "ciertos personajes". A cuervos y buitres los llamó "animalitos que creó Dios para el orden ecológico y natural". Basta poner en Google fondos buitres y el nombre de la Presidenta para encontrarse con todas las veces que en los últimos años usó el calificativo.

10) Sobre Malvinas, aseguró que dejó de ser una política de Estado para convertirse en una causa global, pero no dio especificaciones. Entre otras cosas, omitió las fechas de cada etapa y no explicó por qué si el tema fue una política de estado, cada uno de los últimos gobiernos hizo algo diferente.

11) Dijo que las equivocaciones del Gobierno, si suceden, serán usadas para ser tomadas en su contra. Una verdad tautológica. Lamentablemente no diferenció el error de la admisión del error. En todo caso, no mencionó ninguno.

12) "No es hora en estos maravillosos 200 años y en esta maravillosa fiesta de Rosario de recordar conflictos que afortunadamente hemos superado", dijo, por fin, luego de mencionar unos cuantos conflictos.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas