Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Vida digital

"El servicio que Google nos ofrece no es gratuito"

Sociedad

Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña desnuda al gigante de la Web en un crítico libro

Por   | Para LA NACION

 
 

MADRID.- En 1998, cuando apareció sobre la faz del universo virtual y real, Google fue presentado por sus creadores, Sergey Brin y Larry Page, como el "buscador de buscadores" de Internet. Hoy, 14 años más tarde, para la mayoría de la humanidad esa indescifrable palabra inglesa representa la perfectible concreción del Aleph de Jorge Luis Borges, quien había imaginado la existencia de una pequeña esfera que funcionaba como "el espejo y centro de todas las cosas, en la cual todo confluye y se refleja, a la vez y sin sobreposición".

Pero el escritor y empresario madrileño Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña, aunque elogia la utilidad de este verdadero fenómeno cultural global, no se deja ganar por el deslumbramiento ante lo que considera "algo más" que la herramienta más usada del siglo XXI. "Google no es un buscador ni una compañía, sino la mayor base de datos del mundo. Y si aceptamos aquello de que la información es poder, entonces podemos decir que Google es la compañía más poderosa del planeta", afirma.

Suárez Sánchez-Ocaña tuvo su primer desengaño con la empresa hace siete años. Luego de apoyar, en su condición de empresario independiente, la frescura de Google como compañía "joven y dinámica", empezó a advertir que este emprendimiento multinacional comenzó a apartarse del lema escrito -y no escrito- que la guió desde su creación: " Don't be evil " ("No seas malo"), para transformarse, gradual pero claramente, en "la mayor corporación tecnológica global con tentáculos en todas las industrias" y sin ningún rastro de inocuidad -ni gratuidad- en los servicios que presta.

"Súbitamente, a partir de 2005, sus directivos fueron tomando decisiones que son totalmente las contrarias a las que sus fundadores nos dijeron que tomarían. Así, la actitud de la empresa frente a la privacidad de los usuarios fue cambiando, y no en forma positiva", afirma el emprendedor, de 38 años, quien volcó su mirada crítica en el libro Desnudando a Google , editado por Deusto, del Grupo Planeta. En sus páginas, le corre el velo a una empresa que considera "la más informada del mundo", ya que cuenta con 1000 millones de usuarios y "un perfil perfectamente segmentado y definido de cada uno de ellos".

-¿Cuál es el precio que los usuarios pagan a Google por sus servicios?

-Lo que nos ofrece Google no es gratuito, a pesar de que mantiene esa apariencia, porque se paga a través de un intercambio. Ellos, en muchas ocasiones, a cambio de brindar un producto que mucha veces es fantástico, acceden a información personal. Por eso, en mi opinión, lo que debemos hacer es pensar en el precio que estamos dispuestos a pagar cada vez que dejemos que accedan a nuestra información. .

-¿Por qué no es inocente Google?

-Aquí hay un matiz, porque ninguna compañía multinacional es inocente en nada. La gran diferencia es que Google dijo, desde un principio: "Nosotros no somos así, somos de los vuestros. Somos respetuosos de los datos de los usuarios y nunca vamos a brindar a nadie este tipo de información, porque somos uno más de vosotros". Pero la población internauta advirtió que esto no era así, ya que pasó de ser una empresa joven y dinámica, con 200 empleados, a tener oficinas en todo el mundo con más de 30.000 empleados. Esto llevó a que se transformara totalmente.

-¿Hasta dónde quiere llegar Google?

-Google ya ha llegado a todo? y de sus cinco objetivos, ya tiene cuatro. En Internet, ya posee el monopolio de las búsquedas, de la publicidad contextual -que es la más efectiva de la Red- y la de los contenidos de video, a través de su filial YouTube. Por otra parte, también domina las conexiones en teléfonos móviles, mediante el sistema Android.

-¿Cuál es, entonces, la cuenta pendiente de Google en su ambición monopólica?

-Sin dudas, las redes sociales, donde no ha logrado ingresar con éxito. En este sentido, Facebook lleva la delantera, y hoy, con 850 millones de usuarios, ya está siguiendo los pasos de Google y llegó a un nivel comparable con el que el buscador había alcanzado en 2005. Y si bien tiene una enorme cantidad de información de todos nosotros como para dar el gran paso y poder explotar publicitariamente, aún no tiene la capacidad financiera que sí tiene Google. Aunque con su ingreso en la bolsa, Facebook conseguirá estos recursos.

-¿Creé que la hegemonía de Google terminará?

-Yo no lo imagino, pero estas cosas se dan. En los 80 IBM tenía el monopolio del hardware. En los 90, ese monopolio pasó a estar en manos de Microsoft, es decir, de la industria del software, mientras que a partir del comienzo del siglo XXI, la cultura pasa a ser dominada por Internet? y es aquí donde empieza la supremacía de Google. En esta segunda década del siglo en que se perfilan los teléfonos móviles con acceso a la Red como el próximo paso, es también Google el que está controlándolo todo a través de su sistema Android. Pero esto es aún incipiente y vamos a ver qué puede pasar, aunque es posible que sigan dominando el mercado, justamente, por toda la información que tienen de nosotros..

TEMAS DE HOYCongreso 2014Impuesto a las GananciasNarcotráficoLa muerte de Marisol OyhanartCopa del Rey