Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Carta Orgánica del BCRA: por ley pretenden eliminar la escasez

Opinión

De acuerdo a la presidenta del Banco Central de la República Argentina, la reforma de la Carta Orgánica del BCRA es un hecho histórico porque le permitirá a esa entidad no tener que ocuparse solamente de preservar el valor de la moneda sino, además, de la economía productiva, con la inclusión social y el empleo.

En rigor, al presentar como algo perjudicial que el BCRA deba mantener una relación entre reservas y base monetaria, lo que está diciendo es que el decreto de necesidad y urgencia 1599 del año 2005 firmado por Néstor Kirchner, implicaba ponerle una restricción al crecimiento con inclusión social.

Lo nuevo y progre es dejar de lado esa tontería del ahorro y usar la cabeza con inteligencia: ¡imprimir billetes es la solución al crédito!

Cabe recordar que ese decreto fue firmado por Kirchner el 15 de diciembre de ese año y establecía en su artículo 4: "Las reservas del Banco Central de la República Argentina en oro y divisas extranjeras serán afectadas a respaldar hasta el CIEN POR CIENTO (100%) de la base monetaria. Cuando las reservas se inviertan en los depósitos, otras operaciones a interés, o a títulos públicos nacionales o extranjeros pagaderos en oro, metales preciosos, dólares estadounidenses u otras divisas de similar solvencia, su cómputo a los fines de esta ley se efectuará a valores de mercado".

En el artículo 5 del DNU firmado por Kirchner, se establecía: "El Banco Central de la República Argentina deberá reflejar en su balance y estados contables el monto, composición e inversión de las reservas, por un lado, y el monto y composición de la base monetaria, por otro lado. Las reservas que excedan del porcentaje establecido en el artículo 4º, se denominarán reservas de libre disponibilidad. " (Las negritas son mías).

Este decreto lo firmó Kirchner para pagarle al contado la deuda al FMI, pero establecía una especie de convertibilidad móvil, en el sentido que determinaba que debía haber una cierta cantidad de reservas por cada peso de base monetaria.

Marcó del Pont reconoció hoy que el BCRA no respeta esa relación, con lo cual nos dice que en este momento están violando una norma establecida por el mismo kirchnerismo. Si bien es cierto que el kirchnerismo no se destaca por ser muy afecto a cumplir con las normas, llama la atención que en su defensa de la nueva Carta Orgánica se considere a Néstor Kirchner como neoliberal por haber firmado un DNU que establecía una relación entre reservas y base monetaria que ahora resulta ser una peste. Debo confesar que lo último que se me hubiese ocurrido escuchar del discurso kirchnerista es que se trate a Kirchner de neoliberal.

La novedad que venimos a descubrir es que escribiendo una simple ley que se llama Carta Orgánica del BCRA, las inversiones van a florecer por doquier aunque Moreno prohíba que ingresen insumos, las empresas no puedan exportar

Otro argumento que llama la atención de la defensa de la reforma de la Carta Orgánica es que se afirme que no será únicamente función del BCRA preservar el valor de la moneda. En rigor, salvo que se tomen los datos del Indec, y ni aún con esos datos, puede decirse que el Central viene preservando el valor de la moneda. Justamente acaba de publicarse la encuesta de expectativas inflacionarias y las mismas subieron al 35% promedio país.

El peso se deprecia constantemente por la emisión monetaria que viene generando el BCRA. En otro artículo definí al peso como una barra de hielo que se derrite constantemente. Podríamos tomar otro ejemplo. Entiendo que un metro tiene 100 cms. Imagine usted a un arquitecto que le da indicaciones al albañil. Le dice que entre una pared y otra tiene que haber un metro. Toman la medida, el albañil deja 100 cm entre pared y pared y al otro día el arquitecto va con un metro que tiene 90 cm. y le dice al albañil que no respetó el metro, porque ahora el metro tiene 90 centímetros. El albañil tira una pared abajo y acomoda la nueva a los 90 cm. Llega el arquitecto al día siguiente, mide y le dice al albañil: ¿No le dije que tiene que haber un metro entre pared y pared? Entre pared y pared hay 90 cm. ¿Usted no sabe que el metro tiene 80 cm? Lo más probable es que el albañil se vuelva loco. Bien, lo que le pasa al albañil le ocurre a la gente común cuando va al supermercado. Con 100 pesos compra cada vez menos. Todas las semanas, cuando va al supermercado, descubre que con 100 pesos puede poner menos productos en el changuito. El consumidor sufre el síndrome del albañil, pero en nombre del modelo de crecimiento con inclusión social. Con los 100 pesos que lleva le cambian todas las semanas la cantidad de mercaderías que puede poner en el changuito gracias al "moderno" Banco Central.

¿Cómo puede un empresario hacer una estimación de costos e ingresos para evaluar una inversión si todos los días le cambian la unidad de medida, porque tener una medida estable es neoliberal? ¿Quién puede hacer una inversión si no tiene una medida estable para hacer cálculo económico?

Finalmente, vale la pena insistir sobre el argumento de que el Central puede crear crédito de la nada. El crédito tiene como contrapartida el ahorro y el ahorro es el ingreso no consumido. Gano 100, consumo 80 y 20 los presto para que la gente invierta o consuma. Ese proceso económico, que es de la economía real, pretende ser sustituido mediante una alquimia monetaria por la cual se busca que, imprimiendo billetes, desaparezca la escasez. De acuerdo al argumento esgrimido en defensa de la Carta Orgánica del BCRA, no hace falta dejar de consumir para ahorrar y generar crédito. Eso es neoliberal. Lo nuevo y progre es dejar de lado esa tontería del ahorro y usar la cabeza con inteligencia: ¡imprimir billetes es la solución al crédito! Es más, hasta puede fugarse todo el ahorro del país. El Central, gracias a la varita mágica de la emisión monetaria, repondrá el ahorro emitiendo todos los billetes que haga falta.

Por otro lado, mucho se ha escrito sobre el crecimiento económico, la mejora del ingreso real y la calidad institucional. Respeto por los derechos de propiedad, estabilidad en las reglas de juego y disciplina monetaria y fiscal son la base del crecimiento económico dicen los textos de economía e instituciones.

La novedad que venimos a descubrir es que escribiendo una simple ley que se llama Carta Orgánica del BCRA, las inversiones van a florecer por doquier aunque Moreno prohíba que ingresen insumos, las empresas no puedan exportar, te expropien de un día para otro la propiedad en nombre de la soberanía nacional o haya que suplicarle al secretario de turno por un aumento de precios.

La verdad es que me da angustia haber desperdiciado 5 años de mi vida cursando la carrera de economía y otros 30 estudiando diferentes autores y libros, para venir a descubrir que la escasez no existe, porque por medio de una simple ley se acaba la escasez gracias a que el Central tiene la potestad de eliminarla mediante el simple trámite de emitir billetes sin límites. Gracias a estos argumentos venimos a descubrir que todo el secreto de proceso económico se limita, simplemente, a tener papel, tinta y muchas máquinas de imprimir billetes.

* El autor es economista y director de www.economiaparatodos.com.ar.

TEMAS DE HOYAmado BoudouLey de abastecimientoIndependencia de EscociaCopa Sudamericana