Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Aspero debate entre isleños, ingleses y argentinos

En un encuentro organizado por la BBC hubo momentos de tensión; los habitantes de Malvinas cuestionaron la postura argentina e indicaron: "No son de fiar"; planteos desde nuestro país para defender la soberanía

Jueves 22 de marzo de 2012 • 16:52

"Nosotros estaríamos dispuestos a conversar con Argentina, incluso a establecer un contacto cultural más fluido, pero sólo lo haremos si ellos dejan de insistir en el reclamo por la soberanía de las islas." Así de contundente comenzó el intercambio radial de los programas "5 live" y "World Have Your Say" de la BBC inglesa.

En simultáneo y en inglés, con un equipo de producción en el café La Biela en Recoleta y otro en The Malvina Hotel en las islas, reunieron a un grupo de seis isleños, coordinados por el conductor Ros Atkins, y a un contingente de argentinos e ingleses que viven en el país, entrevistados por Shelagh Fogarty, para discutir durante cuatro horas sobre Malvinas. Gracias a micrófonos y a cámaras digitales que documentaban lo que sucedía en ambos lugares, los invitados pudieron intercambiar opiniones "cara a cara".

Antes de empezar, Atkins sintetizó la posición de los isleños. "Desde que llegué a las islas, todos me dicen lo mismo: que no quieren ser argentinos. Hay mucha hostilidad y piensan que están siendo amenazados. Siento que todos están muy enojados con la Presidenta. Piensan que los quieren invadir y que se les quiere imponer una identidad argentina".

Intercambios "cara a cara"

La primera intervención en la dinámica de preguntas llegó desde las islas: "Nos gustaría preguntarles a los argentinos que están allí si reconocen que hay gente que ocupa este territorio, y que ha estado aquí por generaciones." Desde Buenos Aires, les contestaron que este es un hecho innegable, pero que no se relaciona con "la ocupación ilegal de esas tierras".

Los isleños pidieron explicaciones a los argentinos por los actos de su gobierno. Sostuvieron que la presidencia argentina los está intimidando al frenar la circulación de barcos con la bandera de las islas o al restringir la importación de productos británicos.

Miguel Savage, argentino veterano de guerra, autor del libro "Malvinas, viaje al pasado", respondió: "¿Y qué tendríamos que decir de Inglaterra, que fue la nación más intimidatoria durante siglos? No tiene sentido lo que están diciendo".

Por du parte, el empresario Andrés Djordjalian agregó: "Yo no estoy totalmente de acuerdo con lo que hace o dice el Gobierno, pero entiendo la actitud de la Presidenta. Ella está tratando de iniciar un diálogo que le es negado. No será la mejor manera para lograrlo, pero es un intento".

Uno de los puntos que más recalcaron los isleños fue la falta de confianza que les inspira nuestro país. Cathy, economista, dijo: "Los argentinos no son de fiar. Un día nos dicen una cosa, y después otra. Cambian las reglas de juego todo el tiempo. Además, es una cultura extraña para nosotros. Somos ingleses, nos sentimos así."

En el café argentino, Michael , un inglés que hace ocho años vive en el país, argumentó que hay muchas cosas en común entre los ingleses y los argentinos, y que se tendría que enfatizar las coincidencias en lugar de las divergencias. "El fútbol, el té de la tarde y los pubs a la nochecita son cosas que nos gustan a ambos. No hay que negarlo", señaló.

Los isleños reivindicaron su derecho a la autodeterminación, una opción que no fue vista con buenos ojos entre los participantes argentinos. "Los isleños no pueden ser juez y parte. La resolución legal de Naciones Unidas sobre el tema se aplica a países que fueron colonias o en riesgo de guerra, y no es el caso", intervino Andrés.

En otro tramo tenso, el locutor argentino Alejandro aseveró: "Sentí decir que alguien llamó ‘el régimen’ al gobierno actual. Me molesta haber escuchado varias veces a los kelpers confundir los siete años de dictadura, que fueron una tragedia para todos nosotros y que culminó con una guerra sangrienta, con un gobierno democrático. No son los mismos gobernantes, y no somos los mismos argentinos."

El grupo argentino expresó una variedad de posturas. La más radical fue la representada por el periodista Pepe Eliaschev, quien participó del debate y dijo: "El gobierno está utilizando políticamente a Malvinas para esconder los problemas de la pobreza, el ajuste económico y la escalada del crimen, entre otras cosas."

Acercamiento

El momento de mayor acercamiento fue cuando compartieron recuerdos de la guerra y de las personas que murieron. Patricia, una inglesa que perdió a su marido, un militar inglés que murió en combate, relató: "Cuando lo convocaron en 1982 pensamos que no iría, porque no imaginábamos que el conflicto con Argentina fuera a escalar tanto. No estoy enojada, pero si aún dolida. También siento orgullo porque mi esposo estaba haciendo lo correcto."

Los ex combatientes que la escucharon se solidarizaron con ella. Fue el caso de Alejandro Meringer, de Bahía Blanca: "Quiero expresar mi respeto a Patricia y mi compasión por su dolor". Y recordó: "Como yo hablaba inglés, me comunicaba con los kelpers en 1982 y hasta me hice amigo de los ingleses cuando volvimos con ellos como prisioneros. Creo que nosotros, los que tenemos emociones fuertes encima, no podemos resolver el futuro de Malvinas. Pero está en las nuevas generaciones hacerlo, a través del diálogo."

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.