Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rojo

Viernes 23 de marzo de 2012
0

Dramaturgia: Liliana Bodoc / Dirección: Galileo Bodoc / Interpretes: Federico Costa, Juan Gabarra, Josefina Lamarre y Galileo Bodoc / Musicalización: Fernándo Cerra / Vestuario: Alejandro Baamonde / Maquillaje: Lisandro Outeda / Escenografía: Lina Boselli y Darío Tarasewicz / Sala: El extranjero, Valentín Gómez 3378 / Funciones: domingos a las 17. Nuestra opinión: muy buena

Los diablos también se enamoran. Claro que a su diabólica manera pretenden llevarse a su pareja al infierno. Aun cuando se trate de una inocente vendedora de manzanas. Para ello cuenta el satánico enamorado con un truco proporcionado por su anciana bruja madrina: si le sonsaca tres veces consecutivas un sí a la pelirroja manzanera, será suya. Pero hasta al diablo más avispado puede encontrarse con la horma de su zapato.

La situación en el averno es preocupante. El enamoramiento del diablo lo distrae de sus tareas habituales. La lava pierde temperatura, los volcanes se duermen, los fuegos eternos amenazan con extinguirse. Así que urge que enfrente el desafío de salir a la superficie a encontrarse con la vendedora de manzanas. Habrá que ver si puede llevar su cometido a buen término...

Amores endiablados
Amores endiablados. Foto: LA NACION

"Rojo", un cuento de Liliana Bodoc incluido en su libro Sucedió en colores , sube a escena con dramaturgia de la propia autora manteniendo su estructura de antigua historia de tradición oral, incluyendo a un personaje que narra la historia, aunque desde el punto de vista de quienes parecen dominar la escena: los diablos. La Compañía Tres Gatos Locos, dirigida por Galileo Bodoc, le imprime a la vez a esta impronta tradicional una estética contemporánea, cercana por momentos a las películas de Tim Burton. El rojo intenso de los personajes se vuelca en cuadros compuestos a través de un preciso despliegue corporal para ilustrar mil y un travesuras infernales.

El cuarteto de actores que conforman Federico Costa, Juan Gabarra, Josefina Lamarre y Galileo Bodoc, envueltos en atractivo vestuario y maquillaje, se desenvuelve con tal soltura y desenfado sobre una especie de baile de criaturas infernales que por momentos parece haber olvidado el hilo argumental hacia el que se dirigía. La vendedora de manzanas se hace esperar, pero muchos no lo notarán siquiera, en medio de la diversión satánica. Tanto más contundente es el inesperado desenlace del toma y daca entre diablo y vendedora, entre la intención engañosa y la aparente ingenuidad campestre, entre el que se cree sabio por viejo y quien no muestra más que frescura juvenil.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas