Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina intenta administrar el ajuste

Viernes 23 de marzo de 2012
0

La presidenta de la Nación descubrió ahora que los ajustes la aterrorizan. Fue después de la tragedia ferroviaria de Once y tras advertir que el respaldo a su gobierno había comenzado a caer en la opinión pública. La mala noticia para Cristina Kirchner es que el ajuste ya está entre nosotros.

Cuando justificó ante los legisladores la necesidad de la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont afirmó: "Es esto o el ajuste salvaje". Y hasta no hace mucho tiempo importantes funcionarios kirchneristas, incluido el propio Néstor Kirchner, repetían con insistencia: "Antes que hacer un ajuste, nos vamos".

Con el particular relato oficial y el freno a la profundización de la anunciada política de eliminación de subsidios en las tarifas de agua, luz y gas, el Gobierno espera persuadir a la población de que no hay ajuste. Pero lo cierto es que el ajuste ya ha llegado. Sólo que la Presidenta intenta dosificarlo o administrarlo.

El gran ajuste pasa por el impuesto inflacionario alentado por la política monetaria expansiva, que se agravará con la nueva Carta Orgánica del Banco Central. Sigue con las trabas a las importaciones y el consecuente desabastecimiento de ciertos bienes. Continúa con la lenta reducción de subsidios y planes sociales que benefician a organizaciones sociales que no son las más fieles al kirchnerismo, con la disminución de las obras públicas en intendencias dependientes del gobierno nacional y con los pedidos de moderación en las demandas salariales, incluyendo las reprimendas públicas presidenciales a los maestros. Y termina con la decisión de traspasar al gobierno porteño de Mauricio Macri los subtes y colectivos.

No resulta extraño que sea en la ciudad de Buenos Aires donde la primera mandataria acuse la mayor caída en imagen. Una encuesta de Tres Consultores y Wonder Panel, realizada entre 421 porteños en la primera semana de marzo, da cuenta de una fuerte caída de la percepción positiva de la gestión del gobierno nacional, del 43% en septiembre último al 27% en marzo. La imagen buena o muy buena de Cristina Kirchner, en tanto, bajó en el mismo período desde el 45% hasta el 28%. Un dato no menor: entre quienes la votaron en los comicios presidenciales, los que dicen tener una opinión buena o muy buena de la jefa del Estado bajaron del 97% al 77%.

Otro dato no menos relevante es que la pugna entre los gobiernos nacional y porteño perjudica a ambos. La imagen positiva de Macri cayó en los últimos seis meses del 52% al 47% y la de su gobierno, del 57% al 45%.

flaborda@lanacion.com.ar

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas