Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

México, una primera escala clave

El Papa se reunirá con Calderón y con los obispos latinoamericanos

Viernes 23 de marzo de 2012
0

CIUDAD DE MEXICO.- En su segundo viaje a América latina, el papa Benedicto XVI llegará hoy a México, segundo entre los países con mayor cantidad de católicos del mundo, en una misión pastoral que tiene por objetivo consolidar la fe de los cristianos de la región y llevar un mensaje de paz a un país que se encuentra jaqueado por la violencia del crimen organizado.

El Pontífice centrará su visita a tres ciudades del estado de Guanajuato, un sólido bastión del catolicismo en el país y escenario de una guerra religiosa a fines de los años 30.

El viaje a México coincide con el 20° aniversario de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre este país y el Vaticano.

"México era una meta ineludible por ser la nación con más católicos de habla hispana" (99,6 millones, según el Vaticano, 92,9 millones según cifras del gobierno), dijo el vocero del Vaticano, padre Federico Lombardi.

Benedicto XVI no pisará Ciudad de México, como ocurrió con la mayoría de las cinco otras visitas que realizó su predecesor, Juan Pablo II.

Una de las razones esgrimidas por las fuentes vaticanas es la altura (2240 metros sobre el nivel del mar), que afecta su salud.

Otro argumento que esgrimen los críticos es que la capital es el único lugar del país donde están vigentes la despenalización del aborto y las uniones entre parejas homosexuales, que van en contra de las enseñanzas de la Iglesia.

Agenda liviana

De todos modos, el Papa tendrá una agenda mucho más liviana que las que solía cumplir Karol Wojtyla.

Tras su llegada hoy, a las 16.30 locales al aeropuerto de la ciudad de Silao, Benedicto XVI será recibido por autoridades civiles y eclesiásticas y hará un recorrido de 35 kilómetros en el papamóvil hasta el Colegio Miraflores, de la ciudad de León, donde se hospedará.

Mañana asistirá a una misa privada en la capilla del lugar para luego reunirse con el presidente mexicano, Felipe Calderón, durante unos 45 minutos.

La violencia que desangra al país será uno de los temas que aborde Benedicto XVI con Calderón, que desde su llegada al poder en diciembre de 2006 le declaró una guerra abierta al narcotráfico, en la que han muerto por lo menos 45.000 personas.

La principal actividad ocurrirá el domingo cuando presida una misa en el Parque Bicentenario de Silao, al pie del Cerro del Cubilete, en cuya cima se levanta la estatua a Cristo Rey, el principal centro de peregrinaje de la región.

Por la tarde, el papa alemán se reunirá con obispos del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) en la ciudad de León, la capital económica de Guanajuato. Al día siguiente está prevista su partida hacia Cuba para continuar la segunda fase de su viaje (ver aparte).

Agencias ANSA y EFE

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas