Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Tincho está muerto"", le dijo Cruz al vigilador que fue a la casa

El empleado del country acudió a la casa cuando la madre del chico estaba encerrada en su habitación con el cadáver del menor; el juez de la causa habla de "prisión perpetua"

Viernes 23 de marzo de 2012 • 15:38
0

El vigilador del country San Eliseo que acudió a la casa cuando Adriana Cruz estaba encerrada en su habitación con el cadáver de su hijo describió hoy cómo encontró la escena del crimen y contó que cuando le preguntó por el niño de 6 años, la mujer respondió "Tincho está muerto".

El empleado de seguridad, llamado Walter, explicó a C5N que acudió a la casa de Cruz ante un llamado de emergencia y que al llegar al domicilio se encontró con la empleada doméstica que le explicó la situación.

"Me encontré con la doméstica, que me abre la puerta nerviosa diciendo que la señora Adriana tenía una crisis de nervios y que no abría la puerta, estaba encerrada", señaló.

El vigilador comentó que en la casa también estaba una vecina que le pidió que subiera a la planta alta para ver si a él le abría la puerta del dormitorio.

"Subo, le golpeo y le digo `señora Adriana, la seguridad, puede abrir por favor, quédese tranquila, ábrame`. Escuchaba llantos de ella y me decía `no quiero hablar con nadie, váyanse y a su vez se sentían golpes, como que se golpeaba y los gritos de ella: `íAy!`", relató el testigo.

Walter contó que no recuerda si fue la vecina o la mucama, pero alguna de ellas le dijo que le pregunte por el nene, por lo que él dijo: "Señora, ¿Tincho está ahí?" y, "llorando", la mujer le respondió: "Está muerto".

"Ahí me quedé helado porque la doméstica y la hija más grande, que estaba ahí, se pusieron a llorar a los gritos. Yo traté de calmarlas a ellas. Vuelvo a insistir a la señora: `Abrame, quédese tranquila, ábrame o tiro la puerta abajo`", continuó el vigilador.

cerrar

El primer testigo en ingresar a la escena del crimen explicó que para ese momento ya había llamado a sus compañeros de la seguridad para reportar lo que sucedía y para pedir ambulancia y que "bajara la policía".

Luego escuchó que Cruz abrió la puerta y, como temía que lo atacara a él, se asomó y le dijo: "Señora, córrase para atrás que voy a entrar".

"Ella me mira y me dice `estoy mal`, `estoy mal`, llorando, toda ensangrentada y tenía un golpe, un chichón como reciente, las muñecas cortadas, todo lleno de sangre", recordó Walter.

Ante esa situación, le pidió unos guantes a la empleada doméstica y recién después de que ésta le alcanzó unos de trabajo, se decidió a entrar a la habitación y le dijo a Cruz: "Córrase que voy a ingresar, quédese tranquila, váyase a la cama y recuéstese que viene la ambulancia".

"Ella se desmaya, le tomo el pulso, estaba mal, muy conmovida y le digo: `Señora, ¿dónde está Tincho? ¿Dónde está Tincho?` y me dice: `Está muerto`", añadió.

El vigilador relató que la mujer "estaba en el piso, no desmayada, pero susurraba" y que al ingresar a la habitación vio "las pintadas" en aerosol en las paredes, aunque no encontró al nene hasta que ingresó al baño.

"Ya cuando asomo al baño, veo el espejo escrito con un labial, veo un atado de cigarrillos en el lavatorio y una navajita multiuso con sangre. Ingreso al baño y me encuentro con la criatura bajo el agua", afirmó por último, al contar el momento en que descubrió el cadáver del niño de 6 años en el jacuzzi.

El juez habla de "reclusión perpetua"

Juan Pablo Masi, quien actúa como juez de garantías en el caso de Adriana Cruz, la mujer acusada de ahogar a su hijo de seis años en el jacuzzi de su casa, dijo que "la reclusión perpetua es la única alternativa" en caso de que halle culpable a la mujer. A su vez, confirmó que el video obtenido por Telefé, en el que la acusada de declara culpable, será tenido en cuenta en el expediente.

Era una guardia periodística como tantas otras. Sin embargo, para el periodista de Telefé Rodolfo Sbrissa se convirtió en algo especial. Por lo escalofriante del caso, por las frías declaraciones de la imputada y porque inesperadamente el movilero se convirtió en parte de la causa, según confirmó el juez de Garantías Juan Pablo Masi.

En medio de un traslado de Adriana Cruz, la madre acusada de ahogar a su propio hijo de 6 años en el jacuzzi de su casa, el cronista se acercó hasta el vehículo y le preguntó si ella había sido la autora del crimen. "Sí, para cagar al padre", se escuchó desde adentro del auto. Segundos más tarde, la mujer confirmó que se trató de un crimen por venganza.

Las contundentes declaraciones de la mujer formar ahora parte de la causa y Sbrissa deberá presentarse ante la justicia con la grabación. Ante el fiscal de la causa y ante el juez de garantías, Juan Pablo Masi, la mujer se había negado a declarar.

En declaraciones a C5N, Masi confirmó que tanto la grabación obtenida por las cámaras de Telefé como el testimonio de Sbrissa serán tenidos en cuenta como elementos de la investigación.

"Fue algo inesperado, porque cuando uno va a esas guardias periodísticas espera que haya declaraciones, pero no esperas que sean de este tenor", sostuvo el periodista esta mañana en diálogo con radio El Mundo antes de presentarse a declarar.

"Fue muy impactante porque vos esperas encontrarte con una mujer quebrada, arrepentida, pero me encontré con una persona resentida que esta mas bien enceguecida por el odio a su ex marido que por el crimen que cometió", agregó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas