Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Barrio chino

Un bazar de lo que no abunda

Domingo 25 de marzo de 2012
0

Judeodance para todo el mundo

En www.fiestajudia.com , sitio de organización de eventos de la colectividad, que incluye rubros desde vestidos de novia hasta alquiler de vajilla, proponen el show de los Barmitzmidis ( www.barmitzmidis.com ) como "tradicional y moderno. Mediante melodías klezmer y ritmos latinos futuristas, este cuarteto de sintetizadores promete ser la novedad de la música judía".

Así, desde hace dos años y cada vez más seguido, cuatro chicos judíos y electrónicos (Pe­ta, Pin Deon, el Tur­co Ca­tai­fe y Jean Deon, también músicos de la banda Michael Mike) se calzan las barbas postizas, los anteojos oscuros, agarran sus instrumentos y hacen bailar al que tengan enfrente, sin distinción de credos. Puede ser en un Bar Mitzvá, en una discoteca, en un casamiento o en un recital público. "De todas las fiestas se aprende algo. En nuestro último casamiento la novia apareció con la barba puesta", indican.

Aspiran a ser los Daft Punk de Tel A­viv, con versiones 2012 de canciones tradicionales (Hava Naguila, El rey Nimrod, Mazel Tov) y propias (Fiebre de Shabat por la noche, La ronda loca, La mezquita está de fiesta). Y hasta una versión cumbiera de Korobeiniki, la canción folklórica rusa que es también la banda de sonido del Tetris.

"Los judíos más tradicionales generalmente se sorprenden y les parece muy divertido. Y los goyim disfrutan la fiesta del show igual que los más ortodoxos", cuentan. Y todos se juntan en la misma ronda, esa que siempre se termina armando.

Retrato de trapo

En el mismo tren que las fotoesculturas, la tienda de San Petesburgo propone los muñecos retrato: esculturas únicas hechas en género a partir de una foto de cara, otra de cuerpo entero y otra de medio perfil. Como todos los muñecos firmados por Manuela Grandal, su creadora, están hechos completamente a mano, con "géneros reciclados, hilos de bordar de algodón y de pura seda, pasamanería antigua recuperada y papeles antiguos reciclados para el packaging". En www.sanpetesburgo.blogspot.com (sí, Petesburgo escrito sin la r reglamentaria) desfilan personajes de trapo en un 3D al detalle, como una pareja con expresión de enamorados y una chica de 15 con pelo largo y cartera tejida.

Cómo volverse un muñeco de torta

Ya pasó cantidad de veces en Madrid: alguien va caminando por la vereda y de repente se cruza con una vidriera que le quita la respiración, con un montón de liliputienses inmóviles de lo más comunes y silvestres. Se trata de fotoesculturas, y todo el que quiera y tenga entre 95 y 300 euros puede sumarse al grupo. Habrá que pedir turno, ir al negocio, alistarse en un camarín, posar durante 2,5 segundos ante un escáner 3-D, elegir el tamaño de la escultura y esperar dos semanas a que esté listo "ese monumento que te mereces", como lo definen en www.ponteentutarta.com. Los usos son tan interesantes como múltiples: para tortas de casamiento, de cumpleaños, trofeos ( www.tutrofeo.es ), casas de muñecas, adornos, pesebres... Todo es una iniciativa de ThreeDee-You ( www.3d-u.es ).

Una tintorería en el bolsillo bolsillo

Momento terrible: en medio de una fiesta, muy lejos de casa, una gota de vino cae sobre la camisa. Momento glorioso: inmediatamente después del accidente, alguien saca de su cartera un lápiz quitamanchas, aprieta la punta afelpada sobre el problema, frota un poco y la mancha desaparece en pocos minutos. Es casi un milagro, y lo mejor es que no es importado: se llama Merclin Pen ( www.merclin.com.ar ) y se consigue por menos de 20 pesos en mercerías como Casa Raquel, Lavalle 2665.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas