Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

San Lorenzo se cayó del diván

Para los dirigentes, el ciclo de Madelón ya está terminado; el DT era respaldado por el plantel, pero...; Caruso Lombardi, a pesar del manoseo, está a punto de aceptar; el plan B es Giunta; cómo hace el Ciclón, herido, para ganar en el medio del desconcierto general

SEGUIR
LA NACION
Martes 27 de marzo de 2012
0
Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

San Lorenzo tiene trastornos de ansiedad. Una personalidad bipolar. Su histórico estado de ánimo es la alegría, su presente reciente refleja un generalizado nivel de histeria. En todos los órdenes: el club es un trapecista sin experiencia. De las alturas a la tierra, sólo un paso. San Lorenzo debe materias de psicoanálisis, aunque antes de empezar la terapia ya se cayó del diván. "Ya es tarde", dicen los especialistas del análisis. Los que deben decidir discuten por casi todo. El presidente Carlos Abdo se mueve por sentimientos: establece el punto final del ciclo de Leonardo Madelón, de flojísima campaña, pero no parece un método serio en medio del río. Los dirigentes que lo acompañan, unidos para ganar la anterior elección, no tienen sintonía.

El candidato es Ricardo Caruso Lombardi. Tanto, que hubo un llamado del presidente para conocer su situación en Quilmes. No es la misma que tiempo atrás: la marcha victoriosa en la B Nacional fue frenada. Y las autoridades quilmeñas le abrieron la puerta. Hay que conseguir dinero para el resarcimiento económico para el club cervecero. Apenas se junten los dólares, parece, es número puesto. A pesar del manoseo de las últimas semanas.

El plan B es Blas Giunta, que estaría cerca de ponerle punto final a su extenso recorrido en Almirante Brown, y de pasado con la camiseta del Ciclón. Sobran nombres, faltan candidatos.

Madelón sabe que no tiene futuro; hoy iría a la práctica y piensa en dirigir contra Vélez, aunque nada se puede asegurar; una imagen del plantel, que debe escapar de la crisis, aunque el contexto lo arrastra al vacío
Madelón sabe que no tiene futuro; hoy iría a la práctica y piensa en dirigir contra Vélez, aunque nada se puede asegurar; una imagen del plantel, que debe escapar de la crisis, aunque el contexto lo arrastra al vacío. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Se piensa en Mostaza Merlo, en Ricardo Lavolpe, en el Tolo Gallego. Hasta se le consulta por un "gesto" al Bambino Veira, colaborador del presidente, suerte de cronista en un programa de radio, bien lejos de la conducción de un plantel. Madelón sabe que sólo en forma simbólica sigue siendo el DT del Ciclón. Por lo menos, hasta una reunión prevista para anoche, en la que su salida tenía casi todos los números de la alocada lotería azulgrana.

Conoce la operación de desestabilización y, mientras, por lo menos, hasta ayer (hasta hoy, tal vez) dirige un equipo que lo contiene (el plantel, en su mayoría, le tiene afecto) en las afueras, pero sin reacción en el campo de juego. El DT sabe que, para todos, su ciclo está finalizado. Esperan su renuncia, esperan su salida. Aunque sea una locura: si sigue un par de días más y no le va bien contra Vélez, el domingo próximo, mucho mejor. Porque se acelera el cambio.

Madelón apenas tuvo un par de aciertos en su ciclo, es cierto. Pero no se merece el maltrato para una entidad a la que le ofreció su corazón como jugador. Hizo su presentación en el 0-0 contra Newell's del 26 de noviembre pasado. Muy poco tiempo: él no es el único responsable del estado de Promoción. El plantel vuelve hoy a las prácticas... ¿con Madelón? Es tal el estado de confusión, que no habría que descartar nada.

Algunos aventurados hasta se contactaron con el Gallego González, técnico en las inferiores, para saber si está dispuesto a dirigir. Alguna práctica, algún partido.

El diván está resquebrajado. Los dirigentes se mueven entre pasiones, los jugadores juegan coléricos y la gente está envuelta en un estado de violencia latente. El equipo juega angustiado. Presionado, asfixiado. Marcelo Roffé es psicólogo especializado en el deporte. Sobre todo, sabe de fútbol. "Es un momento delicado, porque tienen presiones internas y externas. Hay que lograr la unión de todos: dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. A la inestabilidad general se la combate con unión y compromiso", analiza el autor del libro Psicología del jugador de fútbol. Con la cabeza hecha pelota.

No es el caso de San Lorenzo: la problemática general se extiende. "Hay que hablar, involucrarse. Que la carga la lleven los líderes", insiste Roffé. El Ciclón no tiene líderes arrolladores: sólo referentes inestables. "San Lorenzo no debe caer en ese punto de inflexión como el tobogán en el que terminó River después del partido con All Boys [0-2]. A partir de ahí, empezó a despedirse", grafica el profesional. El empate con Colón. La derrota contra Rafaela. Dos partidos que se parecen a aquel del elenco millonario frente al conjunto de Floresta.

Roffé insiste: "Los líderes deben asumir la presión. El fútbol es contagio". El líder dirigencial y el líder (uno o dos) futbolero no ofrecen garantías. La gente (el típico plateísta, también) está en un paravalanchas imaginario. El problema no es si sigue o no Madelón: el enemigo está dentro. "La violencia está latente. Por eso, lo mejor, es salir. Aislarse", sentencia. Eso es lo que piensa Madelón, con la cuerda que le queda (si es que le queda, realmente): alejarse de la ciudad deportiva. Concentrarse lejos del mundo. Aunque no se está a tiempo de todo. Las frustraciones ya son demasiadas. "Ya es tarde", reflexiona Roffé. "Es tarde para un diagnóstico y un tratamiento grupal. El aspecto psicológico, elemental en estos casos, sólo puede trabajarse en lo individual", describe el psicólogo. Hay jugadores que se frenan. Y otros que se exceden.

San Lorenzo pasó por dramas peores, se sabe. Se hizo más grande en la adversidad. Se hizo gigante, perdido el Viejo Gasómetro. Se hizo gigante, aun en el descenso. Sabe de resurrecciones. Sin embargo, el contexto no invita a estocadas heroicas. No hay elementos a los que aferrarse. El gusto por Caruso Lombardi (más allá de sus bondades tácticas) tiene que ver con esa teoría: el milagro existe. Sólo hay que capturarlo.

Los dirigentes, enfervorizados por el contexto, no serenan a los jugadores y alejan a Madelón. Hacen llamadas. Saber si Caruso Lombardi quiere dar el gran paso. Puede ser el gran reemplazante. Al menos, por ahora, cuando se cierra esta sesión. La cabeza de San Lorenzo es un mareo. El flaco promedio lo hace caerse del diván.

Un rival para la copa

Atlético Policial, de Catamarca, jugará hoy con Barracas Central, desde las 22.05, en un duelo por los 16 avos de final de la Copa Argentina y cuyo ganador se enfrentará en los octavos de final contra San Lorenzo.

El partido se jugará en el estadio del Bicentenario de Catamarca, con arbitraje de Julio Barraza.

6 Partidos perdió San Lorenzo en su cancha, en el anterior torneo, en el apertura 11, de diez cotejos (tres victorias y un empate); en el Clausura, todavía no ganó: dos empates y una caída; el domingo, en el Bajo Flores y sin público, chocará contra Vélez, con esa sombra: tratar de ganar en casa; será el cumpleaños número 104° del Ciclón

Bottinelli podría volver; Bueno y Meza, con un pie afuera

Jonathan Bottinelli se recupera de un desgarro; no llegó para el partido contra Rafaela, aunque se cree que será fundamental su presencia en el choque contra Vélez.

En Santa Fe, el ciclón sumó dos bajas casi seguras: Fernando Meza sufrió un esguince en la rodilla derecha y Carlos Bueno, una contractura en el gemelo izquierdo

DIXIT

"Yo no sé qué decidirán los dirigentes respecto de Madelón, pero en definitiva es algo que resuelven ellos. Lo que yo puedo decir es que el grupo está bien con Leo"

"Hay que estar tranquilos, los dirigentes sabrán si Leo se tiene que ir o quedar. Para nosotros esta situación no es nueva, después del primer partido con Lanús ya se hablaba de que Leo se podía ir"

Jonathan Bottinelli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas