Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El esposo de Marita dijo que la policía lo acosó para que se adjudicara el secuestro

Seguridad

David Catalán declaró hoy ante el Tribunal que lleva el juicio por la desaparición de la joven tucumana

En una nueva audiencia del juicio por la desaparición de Marita Verón , declaró hoy David Catalán, esposo de la joven.

Catalán aseguró que la policía lo presionó para que se declare responsable de la desaparición. Sostuvo que lo "acosaron", aunque no aportó mayores precisiones.

Según informaron a DyN fuentes judiciales, volverá al estrado mañana para completar su testimonio y afrontar un pedido de careo con Susana Trimarco y otra testigo.

"La luchamos para seguir adelante, pero mi vida no es buena porque me falta la persona que amo", acotó, y recordó que Verón "tenía un carácter fuerte pero era muy alegre y tenía a su hija impecable igual que la casa, porque era muy trabajadora".

El joven ratificó que Verón "nunca fue una prostituta ni ninguna de sus amigas, ni yo le fui infiel".

Catalán confirmó que se fue de la casa de los Verón pocas semanas después del secuestro a pedido de Susana Trimarco y que hubo momentos de discusión familiar durante la relación con la joven, especialmente al quedar embarazada, oportunidad en que mencionó la posibilidad de un aborto, aunque aclaró que todo "fue un mal entendido".

En su declaración, confirmó que el día de la desaparición Verón iba a ir a la Maternidad para pedir turno para la colocación de un Dispositivo Intrauterino (DIU).

Asimismo, manifestó que recibió llamados telefónicos de personas que le dijeron que la habían visto subir a un auto rojo Duna de la remisería Cinco Estrellas, similar al descripto en la causa de la empresa de Rubén Ale, y luego deambular por una localidad cercana a la capital tucumana, hecho que se investiga en la causa como el segundo secuestro, ante la presunción de que se pudo fugar transitoriamente de sus captores.

"Ella no tenía motivos para estar celosa, nunca hubo maltrato entre nosotros, porque arreglábamos los problemas conversando. Lo último que me dijo fue 'chau mi amor, nos vemos después', pero no supe más de ella", recordó Catalán.

"Lo único que quiero es justicia y quiero que mi hija tenga a su madre, que aparezca Marita", agregó..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalEl brote de ébolaEstado Islámico