Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un disco cosmopolita

Sorín presenta el debut discográfico de su octeto

Domingo 01 de abril de 2012
0

Según su definición, la palabra cosmopolita se aplica a personas, no a cosas ni lugares. Pero es frecuente que se use como una característica de ciertas ciudades. Además, en inglés se utilizó para llamar una revista (hoy tiene su edición en la Argentina) y un trago de cóctel. Es por todo esto que el pianista, cantor y compositor Nicolás Sorín está perfectamente habilitado para hacer uso (sin abuso) de esta palabra para referirse a su disco solista.

Demorado disco. Porque el proyecto de banda que creó tiene una década. Surgió durante su estada en los Estados Unidos, cuando estudiaba música en el Berklee College. En 2008 hizo una versión vernácula en formación de octeto más invitados (una verdadera orquesta). Y recién a fines del último año lanzó la placa, que tendrá su presentación en vivo este mes.

Más allá de la definición y del título, su disco es de muchas partes, pero lo importante es que en las diez composiciones incluye elementos que le dan una identidad. Con unos pocos pudo plantarse sin tambalear y luego dejarse llevar por la imaginación y la información que trae consigo.

Sorin Octeto es una orquesta integrada por músicos de extracción jazzera que tienen, como su líder, música argentina y otras influencias mezcladas en su ADN. De ahí que tanto la originalidad de la composición como la buena pericia para interpretarla queden al mismo nivel y den como resultado un disco de tan fina factura. El octeto es, ante todo, un grupo instrumental que se nutre de distintos materiales. Sorín no busca la complejidad ni se desvive por la búsqueda de la originalidad. Termina siendo personal con lo que tiene a mano, que no es poco. Así, Cosmopolitan es un equilibrado cosmos de influencias plasmadas en una paleta tímbrica bien delineada. Y lejos del cocoliche que pueden ser esos discos que tiene un tema de rock, otro de pop, otro de cumbia y después un vals, este compositor adopta herramientas con gran sutileza. Tiene toques circenses, de cabaret de principios del siglo pasado, disco-soul de los 70, expresiones de fusión al estilo Bela Fleck, fraseos vocales de cierto rock progresivo (temas como "Abraxas" y, en menor medida, "Hey Mike", podría ser una excelente manera de actualizar el sonido del grupo Genesis de mediados de los setenta).

Sorín también maneja la dinámica grupal con sorpresivas intervenciones de guitarras bien distorsionadas y rockeras, se arriesga a la travesura de parlotear en ruso o de hacer pogo con un clásico del tango y de colar el pulso del huayno en el tema que cierra el CD; todo eso decorado con guiños del jazz, que están siempre presentes en la sonoridad que hoy producen los músicos del Río de la Plata.

Cosmopolitan es una placa con una decena de temas que atraviesan muchas situaciones sin correrse demasiado de su lugar. Esa es otra virtud que se puede ir descubriendo con escuchas atentas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas