Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Siria: curar en medio del horror

El cirujano Jacques Bérès, cofundador de Médicos Sin Fronteras, trabaja en un hospital clandestino en Homs

Domingo 01 de abril de 2012
SEGUIR
PARA LA NACION
0

MADRID.– Hace unos días, en Al Qusayr (provincia de Homs, Siria), el cirujano Jacques Bérès (de 71 años) miraba una radiografía a contraluz. En ella se apreciaba perfectamente una bala incrustada en el cráneo de un hombre de unos 50 años herido por un francotirador de Bachar el Asad, ingresado en el hospital clandestino del pueblo. "Tiene mala pinta", decía, negando con la cabeza con un gesto de impotencia. Bérès ha estado en casi todas las guerras de los últimos 40 años y es cofundador de Médicos sin Fronteras y Médicos del Mundo. "Cuando vi lo que ocurría en Siria no dudé en venir, pero me ha costado mucho llegar hasta aquí. [...] Pero merece la pena, es peor que Bagdad".

Bérès ha terminado de coser la herida de otro paciente, un soldado del Ejército Libre al que habían disparado en la espalda, y se sienta a descansar en la sala trasera de este centro médico que el ejército gubernamental ha intentado bombardear en más de una ocasión, aunque sin atinar. Ahí vive el doctor y los enfermeros que lo cuidan y le arropan, agradecidos por contar con la experiencia del "doctor Yak", como lo llaman en el pueblo. "He estado en Líbano, Chechenia, Sudán, Irak... en todos sitios. He visto muchas guerras, pero nunca la crueldad del régimen de El Asad. Entran en los hospitales centrales y ejecutan a los heridos. Es tremendo."

El doctor abre los ojos cuando se escucha el estruendo de un mortero, dispuesto a ponerse en pie y salir corriendo para atender al próximo paciente. "Tengo miedo, como todos, pero es razonable tener miedo. No puedo comparar Homs a ninguna otra zona de guerra en la que haya estado. Quizá Grozny. Como allí, no hay protección para la población. Además, la ferocidad en el ataque y la represión eran comparables".

Bérès ha estado en ocasiones cerca de la muerte. "Una vez creí estar muerto, en Vietnam. El vietcong me capturó y me llevó a ejecutarme. El muro estaba lleno de restos de sesos. Cerré los ojos, dispararon. Cuando los abrí, vi a unos niños reírse de mí y pensé: qué raro es morirse. No me habían dado", recuerda. "La recompensa es cuando un niño al que le has salvado la vida luego viene y te tira del pantalón, pidiéndote un caramelo", afirma, risueño. Se oyen gritos en el exterior, Bérès cambia de expresión y se levanta preocupado, con dificultad pero determinación. "Me voy, que debe haber heridos", se despide. "La medicina es maravillosa. He visto miles de heridas, y como los seres humanos, no hay dos iguales".

Hace unos días, el veterano médico regresó a París, pero en breve volverá a Siria, según dijo a este diario. Buena suerte, doctor Yak.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas