Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Como siempre, el yoyó va y vuelve

La semana que viene, en San Isidro, se inaugura una muestra de yoyós intervenidos por artistas. Algunos lo hacen alfajor, otros luna... y así

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 07 de abril de 2012
0

El que haya sido chico en la década del 80 seguramente atesorará en algún lugar del corazón juguetes como el Rubik, el Simon, los Game & Watch de Nintendo, los Pocketeers y tantos otros más. Pero probablemente nada haya despertado más sus emociones que la llegada de los profesionales del yoyó al aula del colegio, como un grupo comando de traje, dispuesto a dejar a todos boquiabiertos. No era necesario moverse del banco para admirar los trucos espectaculares que ofrecían -como la vuelta al mundo, el dormilón o el paseando al perrito- y soñar despierto que cada detalle de estas piruetas podía aprenderse para sorprender luego a familiares y amigos por doquier.

Pasó el tiempo y este objeto, en realidad antiquísimo, no pasó de moda. Hoy existen concursos mundiales, que pueden verse en la Web, donde compiten expertos en destrezas imposibles de seguir y procesar. Para los que ya no se animan a usarlos pero quisieran volver a verlos y/o tener uno, desde el próximo sábado existe la posibilidad. Eso sí, estarán bastante cambiados (y quietos). Es que el Museo del Juguete de San Isidro convocó a un cuantioso número de artistas para intervenir yoyós, que estarán en exhibición y venta a beneficio en el Centro de Exposiciones del Bajo de San Isidro, Del Barco Centenera y el río, hasta el domingo 29.

El organizador principal es el artista plástico Jorge Meijide, también mentor del Museo del Juguete, que, en General Lamadrid 197, Boulogne, cuenta con una vasta colección de piezas de todas las épocas, en su mayoría donadas por Ricardo Olivera Wells, que va desde juguetes caseros como carritos de rulemanes, zancos y teléfonos de lata hasta los de manufactura industrial como el Sulkyciclo, el Meccano, el Cerebro Mágico, muñecas con sus roperos, cocinitas de lata, autos de cuerda, soldaditos de plomo y más.

Obra de Raúl Albanece
Obra de Raúl Albanece.

Más simple es mejor

Cada artista se encontró con un yoyó para producir una obra original, ya sea en la superficie de los discos o usando el objeto en otro contexto.

Primero, Meijide invitó a participar a colegas cercanos, pero pronto se corrió la bolilla y otros se fueron acercando espontáneamente a pedir su juguete para intervenir. Entre muchos otros, la lista incluye a Juan Doffo, Eduardo Pla, Kuki Benski, Adolfo Nigro y Nora Iniesta. "Sabíamos que los artistas iban a responder así. Son muy generosos", dice Meijide. Y aclara: "La elección del yoyó se debe a que está relacionado intrínsecamente con lo lúdico. Y al ser tan simple despierta más la imaginación".

Y es mucho lo que el yoyó puede despertar entre el público y los artistas que lo convirtieron en obra. Doffo admite que lo traslada a la niñez: "Me trae recuerdos de envidia hacia los amigos de aquella época, que lo manejaban con mucha más habilidad y soltura que yo". Iniesta cuenta algo parecido: "El yoyó me hace acordar al desafío que me significaba de chica batir récords en el barrio, y debo decir que mi performance era muy buena. Como su nombre alude, era y es un juego individual, unisex, donde el mejor era visto con gran admiración. Hacer de algo tan simple un entretenimiento atemporal y sin distinción de edad es algo maravilloso. Todo un arte".

Aunque los yoyós intervenidos y agrupados por el Museo del Juguete no terminaron siendo nada sencillos. Algunos tomaron forma de alfajor, de luna, de reloj o de cupcake. Otros encarnaron en el ojo de un pez, el cuerpo de un ser alado o en la cabeza de una serpiente.

Pero siguen reconociéndose como parte indiscutible de la infancia de muchos. De una historia no tan lejana, de cuando la diversión no dependía de artefactos tecnológicos, ahora rescatada para ser contada a las nuevas generaciones a través del arte.

Cómo conseguir uno

Hasta último momento, se podrá comprar un bono de 100 pesos que garantiza la obtención de un yoyó, por sorteo, al cierre de la muestra. Las opciones disponibles están en yoyodosmildoce.blogspot.com .

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas