Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Presión fiscal / Una distorsión similar a la de ganancias

Cada vez más personas tienen que pagar Bienes Personales

Economía

Cualquier contribuyente argentino con un patrimonio superior a los $ 305.000 deseará la semana próxima convertirse en el actor Michael Fox en su rol en la película Volver al futuro para poder regresar a 2007 y eludir así el pago del impuesto a los bienes personales.

Cuando pasado mañana comiencen a vencer las declaraciones anuales de los impuestos a las ganancias y bienes personales, un importante número de contribuyentes que no sabían que técnicamente son ricos pagarán por sus bienes.

Por lo tanto, la única posibilidad de no pagar sería "volver al futuro" y lograr que el Gobierno reconozca el impacto de la inflación.

Esto se debe a que desde 2007, cuando el mínimo pasó de $ 100.000 a $ 305.000, no se toca el piso para pagar el impuesto a los bienes personales, pese a que desde entonces la inflación, según los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), creció el 52,2 por ciento.

Si se toma el índice combinado de las provincias que tienen una medición diferente a la del Indec, la inflación exhibió un aumento del 181%, según el blog elhombrecitodelsombrerogris ; mientras tanto, el índice de precios que mide la ex directora del IPC oficial Graciela Bevacqua creció al 170,8 por ciento.

Si se considera la inflación mayorista publicada por el Indec, el piso para comenzar a pagar sería de $ 500.000, según un trabajo del Instituto Argentino de Análisis Fiscal que dirige Nadin Argañaraz.

"La falta de un ajuste en el mínimo no imponible del impuesto a los bienes personales que lo adecue, por ejemplo, a la evolución del nivel general de precios reflejada por el índice de precios mayoristas, las tablas de valuación de automotores y/o la base imponible de impuestos inmobiliarios provinciales, provoca una distorsión significativa", indicó.

Esto lleva a que quedaron alcanzadas por Bienes Personales "muchas familias que no han visto incrementada su riqueza en términos reales", agregó el informe, que precisó que esto incluye a personas que poseen el mismo inmueble para vivienda y un vehículo de similar categoría al que tenían en 2001, cuando todavía regía el plan de convertibilidad.

Mientras que la base para pagar se mantuvo sin alteraciones en los últimos cinco años, el valor para calcular el pago de los inmuebles creció un 391% en términos acumulados.

Este porcentaje aumentará aún más este año por la decisión de la mayoría de los municipios y provincias del país de aumentar las valuaciones fiscales; en el caso del fisco porteño, si bien aumentó el monto a pagar en la tasa del ABL, no creció la valuación fiscal en forma significativa.

Los autos también

En el caso de los automóviles, el valor de las tablas publicadas por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) creció entre el 47 y el 66 por ciento.

Por esta razón, quien hace 10 años no pagaba nada por bienes personales y mantiene los mismos bienes que entonces ahora abonará $ 1890 por este impuesto, que este año recaudaría $ 7146 millones.

El mismo karma existe en torno del impuesto a las ganancias, por el que el Gobierno proyecta recaudar unos $ 131.000 millones, ya que si bien hubo algunas actualizaciones del mínimo no imponible, fueron menores al aumento de los precios. Tampoco se actualizaron las alícuotas ni las deducciones de Ganancias desde el estallido de la convertibilidad, más allá de algunos conceptos como las cargas de familias y las deducciones especiales.

El Gobierno puede decidir sin autorización legislativa aumentar el mínimo no imponible, pero los tributaristas consultados por LA NACION afirmaron que el declive del poder del secretario general de la CGT, Hugo Moyano, conspira contra esta posibilidad. Moyano fue uno de los principales impulsores de esta medida en los últimos años.

Los especialistas en cuestiones tributarias César Litvin, Flavia Melzi y Alejandra Schneir coincidieron en cuestionar la falta de actualización del piso para pagar Bienes Personales frente al fuerte revalúo de las propiedades y, en menor medida, de los automotores. Afirmaron que el gran impacto sobre Bienes Personales se sentirá en el pago de 2012.

"La incidencia que empiezan a tener los impuestos provinciales sobre los inmuebles comienza a ser muy importante, en un momento récord en términos de presión tributaria, que totaliza el 37% del PBI", señaló Litvin.

Melzi sostuvo que "con un piso de $ 305.000 para pagar Bienes Personales va a pagar mucha más gente; es irrisorio decir que la gente con ese dinero tiene una alta capacidad contributiva".

En tanto, Schneir agregó que "la falta de ajuste en Bienes Personales y en las deducciones de ganancias, salvo las excepciones que se registraron, genera inequidad, sobre todo para los autónomos".

Los tres especialistas consideraron altamente improbable que el Poder Ejecutivo aumente el piso de Bienes Personales, un impuesto creado "en forma transitoria" hace 21 años..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas