Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Libros que te cambian la vida

Sociedad

Por Alina Diaconú
Especial para lanacion.com

En muchas ocasiones, la lectura de un libro ha hecho la fortuna de un hombre, decidiendo el curso de su vida. R.W. Emerson

La Unesco ha fijado el 23 de Abril como el Día Mundial del Libro, conmemorando la muerte de tres grandes escritores en el año 1616 : el Inca Gracilaso de la Vega, Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare.

Esta fecha que hace pervivir a estos tres autores ( un peruano, un español y un inglés) a través de sus inolvidables obras, está destinada, además, a incentivar la lectura, a fomentar la industria editorial y a proteger los derechos de autor.

Por eso, toda restricción a la libre circulación internacional de los libros , es un cerrojo al ingreso del pensamiento y del saber.

Muchos han sido los libros recomendados por escritores nacionales y extranjeros como "los mejores libros del mundo", dignos de ser leídos y releídos. Se fabricaron listas, de lo más eclécticas, con autores clásicos y modernos, incluyendo varios géneros, proveniencias, tendencias y estilos.

Recuerdo, no hace tanto, una lista que publicó el diario El País con los 100 mejores títulos según los autores consultados.

Pero tan abrumadora cantidad de sugerencias me llevó a reflexionar si no habría en la vida de algunas personas un libro, un solo libro, cualquiera fuese su género, capaz no sólo de ser saboreado literariamente sino con un resultado -o acaso una misión, quizás oculta hasta para el propio autor- la de cambiar la vida de su afortunado lector.

Y, en ese momento, apareció ante mí el ejemplo que siempre cuento de aquel joven tuareg, pastor de ovejas en el desierto de Sahara, cuya existencia dio un giro de 180 º gracias a un libro. De la caravana en que vivía pasó a estudiar en una Universidad de Francia . ¿La razón? El rally París-Dakar pasó por el desierto y a una periodista se le cayó de la mochila un volumen. El joven touareg lo recogió y se lo devolvió. Ella le habló del libro, se lo regaló y él se prometió a sí mismo llegar un día a ser capaz de leerlo. Así comenzó a ir a una escuela, caminando cada día quince kilómetros. Y con el tiempo ganó una beca para estudiar en Francia. El libro era "El Principito" de Saint-Exupéry. Esta maravillosa historia la cuenta un periodista catalán, Víctor Amela, en una entrevista publicada en "La Vanguardia" en los años sesenta.

A raíz de esta anécdota, comencé a hablar con gente y así como hay personas que no pueden identificar un libro tan transformador que les haya significado un antes y un después, otras sí me lo nombraron y sin pensarlo demasiado.

Mi peluquero Juan me contó que a los dieciocho años leyó "Mi vida" de Isadora Duncan y que esa autobiografía lo marcó tanto que despertó en él un imperioso deseo de conocer París. Cosa que pudo hacer recientemente, pasados ya unos quince años de aquella lectura.

Para la psicóloga transpersonal , Lic.Liz Alcalay, "el" libro, ese libro especial descubierto a la edad de dieciséis años fue "Siddharta" de Hermann Hesse. Según ella, le abrió un mundo que , en realidad, ya tenía dentro de sí, pero que no había llevado a su vida diaria. Gracias a ese libro se dedicó luego a poner en práctica esa nueva forma de ver las cosas, haciéndola extensiva al trabajo con sus pacientes.

El Dr.Pedro Sánchez Bazán, abogado penalista, ubica enseguida ese libro "transformador": "Los Miserables" de Victor Hugo, que leyó a los veinte años. "Me sirvió de norte" - me dice. A través del personaje de Jean Valjean aprendió cómo superar las peores adversidades.

Otra abogada, la Dra. Beatriz Saffores, recuerda un libro de su infancia, "Pollyana", de la norteamericana Eleanor H. Porter, donde una niña huérfana vive cosas terribles en la casa de una tía malvada. La niña juega a hallar siempre el lado bueno de cualquier situación. Este fue un gran aprendizaje para ella, y según sus dichos, le duró a lo largo de los años.

Henry Miller creía que los libros para niños eran los que más nos influían. Sólo les cuestionaba el hecho de carecer de humor y de no formar parte de una elección personal.

Para el escritor Ricardo Cordero, el libro "clave" que marcó su vida de joven fue la novela de Erich Maria Remarque "Sin novedad en el frente". Ese libro le despertó las ganas de ponerse a escribir él mismo , constituyéndose así en el inicio de una pasión hasta entonces desconocida.

Conversando con la escritora Mabel Pagano, ella también puede responder a mi pregunta con suma rapidez. El que la marcó fue "Zorba el Griego" de Nikos Kazantzakis, "por ese canto a la vida, por el desprejuicio, por la lección de vivir el hoy y disfrutar a pleno cada día". Mabel no sabe si pudo poner en práctica la mayoría de las lecciones de Alexis, pero "el menos me doy cuenta de lo equivocado de alguna de mis posiciones y compruebo, a medida que pasan los años, que estoy tratando de que no me importen las estructuras, el orden y el pensar en el mañana".

La Lic. Flavia Schligmann es terapeuta cognitiva. Me cuenta que quedó impactada por el libro de un psicólogo norteamericano, Jeffrey Young, que leyó a los veintidós años y que se titula "Reinventa tu vida".Para ella, que ya se había recibido de psicóloga en aquel tiempo, hay un antes y un después de ese libro porque "se le prendió la lamparita" leyendo ese texto de cómo se pueden cambiar los padrones de comportamiento en lo que hace al mundo de las relaciones humanas.

Vemos cómo, de algún modo, ese libro único ,inolvidable, tan especial, tan emblemático suele ser un libro aleccionador, en el cual se aprenden determinadas cosas o se muestran como posibles distintos sueños o proyectos personales.

Antonio Gala acompañó los grandes padecimientos de su cáncer -el año pasado- leyendo con entusiasmo los cuentos de Saúl Bellow. "Leyéndolos, aprendí mucho" - señaló.

En una entrevista, el escritor francés Philippe Claudel manifestaba que "Viaje al fin de la noche" de Céline -más allá de que fuera para él la novela francesa más importante del siglo XX- " es la que más me marcó en mi vida, a la vez en sus temas y en su lengua".

Para Carlos Fuentes, uno de esos libros fundamentales fue "Pedro Páramo" de Juan Rulfo. Antonio Gamoneda hizo de "Concierto barroco" de Alejo Carpentier su libro de cabecera.

Varios escritores encontraron en su vida ese libro esencial, ejemplificador y aleccionador.

Marcel Prévost dijo: "El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma". Ignoramos cuál fue ese libro para él.

"Hay libros auténticamente revolucionarios - escribió Henry Miller en su ensayo "Los libros en mi vida"- o sea inspirados e inspiradores. Son pocos. Puede considerarse afortunado quien encuentre un puñado de ellos en toda su existencia". Miller era un ecléctico en sus gustos, recomendaba desde los cuentos de Andersen hasta todo Dostoievski, desde Thomas Mann hasta "La doctrina secreta" de Mme. Helene Blavatsky o "Cumbres borrascosas" de Emily Brönte.

Borges también tenía varios libros favoritos, desde La Divina Comedia de Dante hasta "Las inteligencia de las flores" de Maurice Maeterlinck.

Pero lo que buscamos en esta reflexión es algo más que una preferencia literaria. Buscamos ese libro "clave" (como sabemos que lo fue La Biblia para Tolstoi) ese tomo que, al caer de repente entre las manos de un lector, produzca una chispa tan impactante que lo convierta casi en una revelación.

Sartre decía que él había encontrado su religión : nada le parecía más importante que un libro.

A esto nos referimos cuando pedimos a distintas personas títulos que significaran un antes y un después. Aludíamos al encuentro de un libro cuya lectura representara una experiencia iniciática, de indudable corte transformador.

Alina Diaconú es escritora. Autora de Avatar y Ensayo general, entre otros libros.

Libros recomendados por los tuiteros que siguen a @lanacioncom

.

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosDeclaraciones juradasArgentina en defaultLey de abastecimiento