Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un libro por un riñón

Asoman las crisis y se pone de moda el trueque: desde España impulsan 1010 Maneras de comprar un libro (sin dinero)

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 25 de abril de 2012
0

BARCELONA (Especial).- En tiempos de ruina económica en el Viejo Mundo, llega a ser coherente adquirir un objeto de deseo y, a cambio, pagarlo literalmente con la sangre. En la diada de Sant Jordi, la gran fiesta del libro de Cataluña en la que también se rinde homenaje a San Jorge, las publicaciones más caras de la ciudad no estaban en las librerías más prestigiosas o en las sesiones de firmas de autores estelares. Estaban en un coqueto puesto del Barrio Gótico, delante de uno de los suntuosos palacios de épocas más acaudaladas, bajo la rebelde insignia: 1010 Maneras de c omprar un libro (sin dinero). O como prefieren decirlo los organizadores, 1010 Ways to Buy a Book (Without Money) .

La iniciativa está impulsada por la boutique creativa Carlitos y Patricia, y realizada por un equipo de 16 creativos, diseñadores, artistas y estudiantes. Como explican en www.1010waystobuyabook.com, proponen la adquisición de libros con cero euros a cambio. Pero el cliente sí paga, y con precios insólitos: repartir abrazos, besos, palabras de amor, poesía y... órganos, sangre y médula.

Mucho más que un precio

En el centro, la única que no aplaude, Marta Sánchez acaba de canjear un libro por un órgano
En el centro, la única que no aplaude, Marta Sánchez acaba de canjear un libro por un órgano. Foto: Fotos gentileza Olga García

"Pese al precio alto, decidí comprarlo", explica la diseñadora Yasmina Parés, de 24 años, frente al libro más caro del 1010 Ways... : el Anuario de la c reatividad española, del Club de Creativos de Barcelona, la biblia del sector. El precio fue... convertirse en donante de médula. "Si todos los Sant Jordis fueran así sería estupendo", opina.

A Marta Sánchez, psicóloga que compró un Collins Concise Dictionary, pagando con el compromiso de hacerse donante de órganos, no le asusta la idea de deshacerse de su interior físico post mórtem. "Este tipo de iniciativa te hace pensar en el valor de las cosas, que hay mucho más que precio."

El equipo, que también trabaja cobrando cero euros, hará un seguimiento para garantizar que no haya morosos que opaquen la seriedad de la iniciativa. "La gente no roba, la gente es buena", cree Carlitos González, cocreador del 1010 Ways... y uno de los creativos más premiados de España, siempre en dúo con Patricia Luján desde 1993.

"Esto es un empujón para que uno haga algo que quiere, pero que por algún motivo no está haciendo. Es una economía de la felicidad , algo inspirado en Bután, donde se mide la economía por la felicidad del pueblo", completa.

Además de dueño de ideas irremediablemente buenas, el dúo suele tener arrebatos altruistas, como cambiar regalos de cumpleaños por donaciones a ONG o participar en los compromisos de sustentabilidad ambiental de la Agenda 21.

Este segundo año de iniciativa sant-jordiana recaudó 253 libros, en una convocatoria que se hizo eco principalmente vía Facebook.

Los títulos que encontraron nuevos dueños variaron entre inocentes aventuras juveniles, como los de la serie danesa Puck (arrebatada por la estudiante de cocina María Carrión, 27, a cambio de unas margaritas para el jardín de Carlitos y Patricia), hasta llegar al límite de la rabia existencial de la mano de Charles Bukowski (apaciguada por el tierno precio: cantar una canción).

En tanto, Hemingway, con El v iejo y el mar, fue adquirido por un nieto que llevará a su abuela a un peluquero increíble. Memorias de una g eisha, de Arthur Golden, posó en el regazo de una doncella que se pintará los labios de rojo-pasión por una semana. El balance, según Carlitos y Patricia, no podría haber sido más animador: "Hemos juntado una enorme recaudación en bonos de felicidad, reflexión y compromisos".

Pese a su naturaleza casi franciscana, 1010 Ways... tiene la ambición de extenderse por muchos países. El lunes a la mañana, mientras unas 3000 personas pasaron por el stand en Barcelona, en Buenos Aires y Montevideo se organizaron versiones más chiquitas, pero no menos entusiasmadas. En Buenos Aires se vendieron los 15 libros del puesto ubicado a un costado de la fila para entrar a la Feria del Libro, en La Rural.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas