Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Michael Jackson, The Immortal: tributo del Cirque du Soleil al ídolo

Los neoyorquinos lloraron de emoción con el show ofrecido en el Madison Square Garden, que recorre los Estados Unidos en gira

Domingo 29 de abril de 2012
SEGUIR
LA NACION
0

NUEVA YORK.– "¡I Love You, Michael!", se escuchaba gritar desde los distintos ángulos del gigantesco Madison Square Garden sobre el final de Michael Jackson The Immortal - World Tour, nuevo show musical del Cirque du Soleil. Es sólo un ejemplo de lo que genera en los estadounidenses la presencia, la imagen y la mención del "Rey del Pop" . Algunos llegan ataviados con trajes, camperas o accesorios que inmediatamente remiten a la estética Jackson. Otros llegan envueltos en banderas y los más desinhibidos practican coreografías en los accesos al megaestadio. Así, la fiebre continuará sin parar durante las casi tres horas que dura esa ceremonia (acceso, espectáculo, intermedio y salida).

El Michael Jackson, The Inmortal World Tour se estrenó en Quebec, donde el Cirque du Soleil tiene su sede, y luego tuvo su premier de lujo en el Mandalay Bay de Las Vegas, para comenzar ahí una gira que, hasta ahora, no tiene fin. Desde entonces recorre los Estados Unidos y Canadá, y continuará a partir de octubre en Europa, con un comienzo en el Reino Unido, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Alemania, Austria y España (todavía no hay noticias sobre cuándo el show podría llegar a América del Sur).

Es un montaje de Jamie King, coreógrafo y director que alguna vez fue bailarín durante el Dangerous Tour , de Jackson, pero que trascendió por las coreografías que diseñó para Madonna y Christina Aguilera. Hace un año y medio, el mismísimo creador del Cirque du Soleil, Guy Laliberté, le propuso embarcarse en "el mayor espectáculo masivo del mundo, sólo como Michael Jackson podría haberlo hecho". Como es lógico, aceptó. Y logró hacer un show impresionante en nueve meses.

Su visita a Neverland Valley Ranch, la propiedad-parque de diversiones de Michael Jackson durante 17 años, fue decisiva a la hora de diseñar un montaje con alma lúdica. Por eso, su propuesta comienza con algunos juegos acrobáticos y de danza en unos decorados mínimos, y luego todo se vuelve gigante para dar paso a un gran sueño con nombre y apellido. "Fue fundamental estar en Neverland con mi grupo creativo, así como haber conocido a gente que vivió allí y fue fiel a Michael. Recuerdo haber estado en el Arbol de los Deseos, donde él ideó, entre otras cosas, casi todo el Dangerous Tour , donde yo bailé. Verdaderamente, sentí que estaba en el lugar correcto para crear esta propuesta", recuerda King.

Este espectáculo teatral y musical, con contenido circense, se desarrolla completamente en un amplio escenario en cruz, que avanza sobre los espectadores. Sobre este escenario, se abrirán plataformas, subirán y bajarán otras, de pronto se convertirá en elástico o metal. A su vez, una enorme pantalla de LED multipropósitos comienza plana, sobre el escenario, hasta que se erige para convertirse en una superficie de proyección que también se transforma en una rampa. Allí, las proyecciones tomarán un protagonismo vital, con imágenes integradas de Jackson, así como con diseños e íconos que interactúan en forma sincronizada con lo que ocurre en escena. A diferencia de las más tradicionales propuestas del Cirque du Soleil, está más cerca del musical que del circo. Aquí la acrobacia y demás artes circenses están absolutamente subordinadas y hasta yuxtapuestas a la danza. Todo transcurrirá con la música de Michael Jackson como motor, interpretada por una orquesta que acompaña la voz grabada del astro, y la de tres cantantes en vivo. De esa banda impresionante sobresalen las presencias de Jonathan "Sugarfoot" Moffett -baterista de Jackson durante 30 años-, y de dos impresionantes intérpretes femeninas en un duelo con guitarra y contrabajo eléctrico.

Todo comienza con "Childhood", una escena que transcurre en el portal de Neverland, reproducido por la bellísima escenografía diseñada por Mark Fisher y Michael Curry. Allí estarán las estatuas de bronce de niños que poblaban el rancho de Jackson (también un impresionante diseño de vestuario de Zaldy Goco), que cobrarán vida y comenzarán un juego en el que la danza no tiene fin. Estarán siempre invadiendo la escena imitando sus pasos o hasta perfeccionándolos. Incluso uno de ellos tiene una sola pierna y hace proezas bailando y haciendo acrobacias por toda la superficie del escenario. Su performance despierta ovaciones emocionantes.

Y está también el homenaje a los Jackson 5, con un medley divertidísimo; y una futurística y metálica escena que rinde tributo a diferentes estilos de danza en "Dancing Machine", momento en el que uno no sabe qué ángulo aéreo o del escenario hay que mirar. Otra presencia fuerte es la de un acróbata que representa a Bubbles, el amado chimpancé que acompañó a Jackson durante casi 20 años, representando su amor por los animales. Todos los trucos y pasos tienen su tributo y son multiplicados y sublimados por la puesta coreográfica de Jamie King. En "Smooth Criminal" los bailarines ejecutarán esa espectacular ilusión de antigravedad con una inclinación a 45 grados, como si fueran cohetes a punto de despegar; o su famoso "moonwalk" reproducido en el escenario y en el aire.

Uno de los segmentos más aplaudidos comienza en el momento en que se abre un libro gigantesco y emerge de su interior una contorsionista que se asemeja a un demonio verde y dará vuelta las páginas para llevar al público a "Is It Scary", "Threatened" y "Thriller". Unos hombres murciélago se elevan y descienden haciendo una danza dramática con sus alas gigantescas; y toda la compañía reproduce aquella coreografía única diseñada por Jackson en "Thriller". Los acróbatas y bailarines, vestidos como muertos vivientes, salen de sus tumbas para ser parte de un tornado de saltos y rebotes que coquetean y vencen a la gravedad. Ellos mismos fusionarán estos estilos de danza con los trucos y las proezas de la cultura negra callejera. En esa primera parte hay un momento sublime y es cuando las estrellas que se proyectan en los LED cobran vida por la decena de acróbatas con trajes de luces, que flotan en el aire y se mezclan con ellas. El uso de fosforescencias en los trajes de la compañía en el megamix que integra "Billie Jean", así como las proyecciones en los pechos de las armaduras en "They Don't Care About Us" impactan. Todo lo que sigue es el pensamiento y las ideas antirracistas y antibélicas de Jackson. La tecnología combinada con el arte logran momentos sublimes sobre la última mitad del show. Todas las formas de violencia (hambre incluida) se reflejan en las proyecciones, mientras todo el estadio terminará coreando "Man in the Mirror", envuelto por la luz de miles de velas, con toda la compañía circulando por el escenario y los pasillos del Madison Square Garden. Las lágrimas se reproducen en miles de estadounidenses que amaban a este ícono. Tal vez esa visión sea el punto más emocionante de esta propuesta inolvidable.

Se viene Varekai, en septiembre

Del 7 de septiembre al 21 de octubre, el Cirque du Soleil volverá a presentarse en la Argentina, esta vez con Varekai, propuesta estrenada originalmente en 2002. Su título significa literalmente "donde sea" en lengua romaní y es un tributo al espíritu nómada. La trama está basada libremente en el mito griego de Icaro, al que se le derriten las alas después de volar demasiado cerca del sol. La gran carpa estará nuevamente instalada en el Complejo al Río, de Vicente López.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas