0

Reapareció Chávez para despejar las dudas sobre su candidatura

En medio de nuevos rumores sobre su salud, dijo que en julio empezará la campaña
Daniel Lozano
0
9 de mayo de 2012  

CARACAS.- Cada vez que Hugo Chávez rompe el silencio , Venezuela respira. Pero ese respiro es cada vez menos profundo y perdura menos en el tiempo. En esta ocasión fueron sólo 40 minutos vía telefónica, tras una semana de convalecencia muda en La Habana y con un puñado de tweets , de mínima repercusión, utilizados como un delgadísimo cordón umbilical con Caracas.

Puestas en entredicho sus funciones presidenciales, Chávez se defendió, con matices, en una llamada a uno de sus programas favoritos del canal estatal: "Estoy gobernando, cumpliendo con mis funciones de jefe de Estado, pero en esta situación especial de la que saldré en los próximos días".

La "situación especial" son los importantes quebrantos de salud producidos por la quinta sesión de radioterapia. Desde la tercera operación realizada a fines de febrero, el líder bolivariano ha permanecido 56 días en la capital cubana, frente a 29 en Caracas.

La esperada intervención del presidente venezolano, la tercera en 23 días, descubrió a un Chávez que se pasa el día viendo la televisión, como cualquier enfermo convaleciente. El presidente enumeró los programas de Venezolana de Televisión (VTV), incluso saludando a sus presentadores.

Pero llegado el momento, su voz volvió a tronar. "En julio comenzaremos la campaña, porque tenemos que aspirar al 70% de los votos", afirmó Chávez, en un intento de eliminar cualquier duda sobre su candidatura presidencial. "Le vamos a dar un nocaut fulminante" a la oposición, "lo dicen hasta las piedras: nunca más van a ganar unas elecciones".

El presidente insistió en la estrategia dictada desde el Palacio de Miraflores hace semanas con la creación del Comando Antigolpe o "Antidesestabilización", nuevo término de cosecha propia. "Nuestra tarea es estar alerta para neutralizarla. La mejor guerra es la que se gana sin disparar un tiro", recitó.

La Mesa de la Unidad Democrática se quejó ayer por enésima vez, en un comunicado público, y advirtió al país sobre "cualquier ensayo, escenario o plan, evidente o soterrado, que puedan estar manejándose por parte de algunos dirigentes pertenecientes a la línea del gobierno nacional" para intentar postergar los comicios del 7 de octubre.

Así está el paisaje electoral al que se quiere sumar Chávez tras meses de ausencia: enrarecido por miles de rumores y con el partido oficialista, el PSUV, sumido en una "angustiosa expectativa", según desveló ayer Vladimir Villegas, antiguo presidente de la televisión chavista militante, hoy del opositor PPT. "La fuerza de los hechos está rompiendo poco a poco el secretismo. Hasta en el PSUV se habla de escenarios diversos: con Chávez a medias, con Chávez a toda máquina e incluso con otro candidato", reveló Villegas.

Eduardo Semtei, politólogo conocedor de las entrañas del chavismo, insistió en parecidos términos: "La división entre los dos grandes grupos es grande. Diosdado Cabello [presidente de la Asamblea] en Fuerte Tiuna. Nicolás Maduro por otro lado [en La Habana, llevándole una carpeta de documentos al presidente]. Y Chávez, que tratará de influir a favor de su familia".

Luis Vicente León, director de Datanálisis y una de las voces más lúcidas de la política local, insistió ayer en que si la enfermedad de Chávez se prolonga "y el líder se deteriora, la incertidumbre se comerá la solidaridad" que todavía demuestran las encuestas. En cambio, "un Chávez sano usará su regreso como evento místico religioso" para ganar las elecciones.

El especialista venezolano José Rafael Marquina, que en las últimas semanas ha accedido a informes reservados sobre la salud del comandante, duda de esta última posibilidad. "La radioterapia no ha sido tan efectiva como se esperaba", aunque ha mejorado "un poco gracias a la fisioterapia", informó el médico residente en Estados Unidos. Y lo que es más importante, "a pesar de la progresión de la enfermedad, Chávez será candidato".

Una precampaña apasionante a la que Patricia Janiot, la estrella de la CNN, regresó el lunes por la noche sin imaginar que iba a sufrir la ira de la guerrilla comunicacional del gobierno. Un chaparrón de insultos, amenazas y todo tipo de lindezas cayó sobre la periodista, que fue recibida con una tendencia en Twitter, #JaniotVenezuelaSeRespeta.

La ofensiva no se conformó con las redes sociales. VTV, el canal público, se sumó al ataque. Uno de sus presentadores acusó a Janiot de estar implicada en un "plan de desestabilización mediática", incluso de atreverse a preparar un documental sobre la Venezuela post-Chávez. Dicho lo dicho, siguió con su programa.

La santería, el otro refugio del presidente

CARACAS (ANSA).- A pesar de que el presidente venezolano, Hugo Chávez, le reza a Cristo en público cada vez que puede para pedirle un milagro que lo cure del cáncer que padece, no cesa de buscar otras alternativas religiosas.

Según informó el periodista venezolano Nelson Bocaranda en el diario El Universal, Chávez participa en Cuba de rituales de la religión yoruba, un culto de origen africano.

"Ya antes en su casa de El Laguito [en Cuba], se habían realizado sacrificios con gallos y corderos con ritos de santería con babalaos y paleros [sacerdotes yorubas]", escribió Bocaranda en su columna "Runrunes", que publica en ese diario caraqueño.

Bocaranda, la voz extraoficial sobre la salud del presidente venezolano, aclaró que la información la obtuvo en el Freedom Forum 2012, que se realiza en Oslo y al cual asiste como invitado.

"La semana pasada quienes son llamados Adalberto «El Tata» y Amarito «El Babalao» lo cubrieron con sus ceremonias asegurándole que de esto sale bien parado", dijo Bocaranda, que detalló que la información la obtuvo conversando con un activista cubano que vive en Oslo, pero está en contacto con gente en la isla.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.