Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los exoesqueletos pisan fuerte

Tras haber ayudado a una mujer con parálisis a completar la maratón de Londres, los dispositivos robóticos buscan posicionarse como una alternativa para mejorar la calidad de vida de los pacientes con dificultades motrices

Martes 15 de mayo de 2012 • 01:26
0

Gracias a la ayuda de un exoesqueleto, una mujer alcanzó el hito de ser la primera persona con parálisis en cruzar la línea de la maratón de Londres , 16 días después del disparo de largada. Desarrollado por la compañía ReWalk , Claire Lomas (32 años) logró participar de la competición tras haber sufrido una caída desde un caballo en 2007 que la dejó postrada.

No es la primera experiencia de Lomas, que ya participó de forma previa en diversas actividades físicas, tales como esquí acuático, e incluso retomó las prácticas de equitación. El exoesqueleto utilizado en la maratón de Londres le permitió mantenerse en pie, caminar y subir escaleras ayudada por un par de bastones.

El dispositivo robótico de ReWalk combina sensores de movimiento y un sistema informático que evalúa el peso del paciente y los movimientos que realiza. Con estos datos, los motores del mecanismo se accionan para proporcionar la movilidad deseada.

Los antecedentes

Un empleado de la compañía Cyberdine pone a prueba al dispositivo Hybrid Assistive Limb, un exoesqueleto robótico para personas con movilidad reducida
Un empleado de la compañía Cyberdine pone a prueba al dispositivo Hybrid Assistive Limb, un exoesqueleto robótico para personas con movilidad reducida. Foto: AFP

Si bien este tipo de investigaciones provienen del ámbito privado, ciertos prototipos son impulsados desde el Departamento de Defensa de los Estados Unidos , como es en el caso del exoesqueleto británico desarrollado por Ekso Bionics. Más allá de las aplicaciones prácticas de estos equipos, que mejorarían la calidad de vida de los pacientes con movilidad reducida, la tecnología busca reducir en el terreno militar la fatiga de los soldados e incrementar su capacidad de carga.

Una visión similar es la que tiene la compañía francesa RB3D, que recientemente mostró el Hercule , un exoesqueleto pensado para transportar equipos pesados.

A su vez, ante un creciento envecimiento de la población, Japón es otro de los pioneros en el desarrollo de estos dispositivos robóticos. Como asistente en las tareas repetitivas de los agricultores , o para ayudar a los operadores de fábricas en las líneas de montaje, los exoesqueletos tienen aquí un objetivo definido: la asistencia concreta para aquellas personas con dificultades motrices o como un complemento preventivo ante posibles lesiones en el ambiente de trabajo.

Los desarrollos de las compañías automotrices japonesas son sólo algunos de los exponentes más visibles de esta industria que busca implementar los exoesqueletos y otros accesorios robóticos en situaciones concretas de la vida real, tales como los diferente tecnologías enfocadas en la movilidad derivadas del proyecto Asimo de Honda , o los asistentes móviles de Toyota .

La investigación en exoesqueletos también pueden ofrecer un ámbito para proyectos lúdicos, como Skeletonics ( de un grupo de estudiantes japoneses ) que crearon una armadura al estilo Gundam y que tiene una particularidad: funciona sólo con la energía del usuario.

Y aunque está lejos de tener parálisis, la historia del corredor Oscar Pistorius le pone un marco a la experiencia de Lomas: este atleta al que le amputaron la parte inferior de las piernas cuando tenía 11 meses usa dos prótesis transtibiales para poder competir en pruebas de velocidad.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas