Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Calidad de vida / Historias de vecinos

La difícil tarea de reciclar la basura

Ciudad

El sistema de recolección de residuos no está preparado para juntar desechos por separado; los vecinos desisten por falta de incentivo

Por   | LA NACION

Reciclar en la ciudad de Buenos Aires puede transformarse en un trabajo arduo y vencer hasta la más férrea de las voluntades. ¿Qué hago con las botellas que junté? ¿Dónde las llevo? ¿Se lavan? ¿Dónde tiro las pilas?

Estas son algunas de las preguntas que se hacen los vecinos que quieren o empiezan a separar sus desechos.

"Empecé separando secos y húmedos, y también lavaba y preparaba los frascos. Pero no hay contenedores, entonces no seguí. Juntaba todo y lo mantenía separado, pero después todo se iba a la misma bolsa, junto, otra vez. Esta es la primera dificultad. Además, la información que hay disponible no es mucha ni hay un número al que llamar para que vengan a buscar las cosas, al menos en mi barrio", contó Paula Lombardi, de 32 años, que se mudó sola a Floresta hace nueve meses.

Por el momento, los contenedores diferenciados están en algunos puntos de la ciudad. En el gobierno prometen que en marzo del año que viene todo el distrito contará con estos elementos, fundamentales para poder separar la basura . También son una deuda los ecopuntos, una suerte de contenedores de mayor tamaño que estarán a un máximo de cuatro cuadras de cada hogar, según los anuncios oficiales.

 
 
Sin embargo, a pesar de esas carencias, lo que se recolecta para reciclar en el microcentro y en la cuadrícula de Monserrat, donde están instalados los nuevos contenedores, alcanza las 500 toneladas. Las responsables de que esa cantidad de basura pueda ser reutilizada son las cooperativas de cartoneros El Ceibo, Madreselva, Recuperadores Urbanos del Oeste, Reciclando Sueños, Del Oeste, 30 de Noviembre, El Alamo, Alelí y Bairescerocom.

Sin embargo, hay muchos vecinos que también se han sumado a la separación, superando las dificultades. Por ejemplo, una vecina de Rodrigo Castro Volpe lo consultó porque quería saber dónde reciclar. Rodrigo después de una intensa búsqueda en Internet se dio cuenta de que era muy complejo llegar a verdaderos puntos en donde se realizará la separación de residuos. Así nació, el año pasado Dondereciclo.org ( www.dondereciclo.org ).

"La página nació con el objetivo principal de fomentar y facilitar la separación en origen de los residuos domiciliarios", explicó Manuel Marengo, uno de los ocho voluntarios que alimenta este portal donde se encuentran lugares y tipo de residuos que se recolectan, geolocalizados.

"Es un sistema tipo «wiki» en donde la página se arma entre todos. De esta manera, la cantidad de puntos de reciclaje va aumentando constantemente gracias a la participación de la gente. Obviamente, antes de cargar un punto se recibe la información y se la analiza", agregó Marengo.

Alejandra Fernández vive en Devoto y también hace un esfuerzo para poder promover la conciencia ambiental. "Para no complicarme la vida, hago dos grandes separaciones: en secos y húmedos. Empecé hace tres años y ya no podría dejar de hacerlo", contó a LA NACION. Ella buscó información para poder realizar el reciclaje de un modo eficiente.

"Lavo los envases, los seco y los acopio. No es imposible poder hacerlo en un edificio. Yo hablé con mi portero y él le entrega lo que yo junto a un cartonero que pasa tres veces por semana", agregó Fernández que vende medicina prepaga.

La basura es un problema en la ciudad de Buenos Aires. Por día se generan 6300 toneladas de desechos que van a parar directamente a rellenos sanitarios ubicados en territorio bonaerense. El reciclado no es la única solución para un conflicto que más que político podría transformarse en sanitario, pero puede ayudar.

A lo que separan los cartoneros se podrían sumar unas 1000 toneladas que se recuperarán en la planta de separación del relleno Norte III, en el partido de San Martín. Sin embargo, la inauguración se dilata y sólo comenzaría a funcionar en julio, a pesar de que la ley de basura cero exige que se disminuya el 30% de los residuos para este año. Paralelamente se conoció ayer que por una resolución los súper e hipermercados estarán obligados a repartir bolsas verdes y negras para que los vecinos empiecen a separar la basura. Esto sucederá dentro de tres meses.

También existe una iniciativa del diputado porteño denarvaísta Daniel Amoroso para incentivar el reciclado que, entre otros puntos, contempla una reducción de hasta un 30% anual en la tasa de ABL para viviendas, edificios y comercios. "Para que haya un mayor reciclado, hay que incentivar. Y la mejor forma de hacerlo es el incentivo económico, como la reducción en el pago del ABL", dijo Amoroso a LA NACION.

Por el momento, se recicla menos del 10% de los residuos..

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015