Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Advierten incipientes síntomas de recesión en la economía

Las universidades de Tucumán y Di Tella afirman que, tras el 9% de 2011, este año el PBI no crecerá.

SEGUIR
LA NACION
Martes 15 de mayo de 2012
0

En una historia que podría denominarse "cómo pasar de las tasas de crecimiento chinas a las de la depresión japonesa", la economía argentina roza la recesión desde fines de 2011, según dos importantes estudios académicos.

El reconocido economista Juan Mario Jorrat, de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), indicó ayer que "la Argentina entró ya en recesión", con una baja desde noviembre pasado.

Jorrat indicó en diálogo con LA NACION que esta caída ronda el 2% y aclaró que "no hay ningún indicador que muestre que esta tendencia vaya a revertirse en el resto del año, al contrario, ya que parece ser una recesión incipiente".

Por su parte, el índice líder del Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Di Tella registró una baja del 9,9% en marzo, según los datos publicados días atrás; en ese informe se indica que la probabilidad de una recesión en los próximos seis meses es del 85 por ciento.

A diferencia de la mayoría de los economistas privados, que aún hablan de desaceleración y prevén un crecimiento del 2 al 3 por ciento, ambas casas de estudios anticipan que el año terminaría con una caída del producto bruto interno.

LA NACION quiso conocer la opinión sobre el tema de los funcionarios de la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía, liderada por Axel Kicillof, pero no obtuvo respuesta.

Jorrat enumeró los indicadores que demuestran la presunta llegada de la recesión: "Caen el índice de producción industrial de FIEL, el IVA aduanero y los derechos de importación, el estimador mensual industrial del Indec, la venta de automóviles usados, de muebles y de materiales para la construcción fabricados en el mercado local; además, están estancadas la venta de supermercados y electrodomésticos y la cantidad de empleados en el sector formal".

Desde la UNT, Jorrat elabora el índice compuesto de actividad económica de la Argentina (ICAE), basado en once indicadores distintos, que anticipa que la actividad económica no crecerá este año.

Si bien la definición convencional de la recesión implica la caída consecutiva del PBI en dos trimestres seguidos, Jorrat asegura que ya es posible hablar de caída en el nivel de actividad, más allá de lo que digan las cuestionadas cifras oficiales, que ayer volvieron a ser analizadas por el Fondo Monetario Internacional (ver Página 2). Jorrat advirtió que "cualquier corrección que se haga sobre la política económica actual, que mantiene un tipo de cambio similar en términos reales al de fines de la convertibilidad, implicará una caída mayor en términos de PBI".

Por su parte, Daniel Artana, economista jefe de FIEL, sostuvo que "la industria ya está en recesión hace dos trimestres, mientras que el resto de la economía se desaceleró y posiblemente el segundo trimestre muestre una caída respecto del primero". Sin embargo, dado el "arrastre estadístico" de 2011, Artana aclaró que es probable que la economía crezca 2,7% en 2012 (1,7% del ejercicio previo y 1% de éste), luego del crecimiento del 9% informado por el Gobierno en 2011, que para los privados rondó el 7 por ciento.

Dos factores influyen sobre este cuadro: el empeoramiento de la crisis global y las políticas de control sobre las importaciones y el mercado cambiario.

"El Gobierno está haciendo bastante para tratar de contribuir a una recesión, además de que la devaluación en Brasil también complica la situación argentina. Una devaluación más acelerada del peso podría descomprimir parte del problema, pero generaría más inflación", aclaró Artana. Según las consultoras privadas y las provincias que miden por fuera del Indec, la suba de precios se ubicaba cerca del 22% anual hasta fines de marzo.

En cambio, Agustín D’Atellis, economista de la corriente oficialista La Gran Makro, indicó que "hay una desaceleración, pero ni de lejos existe recesión". Es posible, aclaró, que "no se cumpla la proyección de crecimiento del presupuesto, que asume un crecimiento del 5,1%, pero estamos lejos de la recesión que sufren los países del primer mundo".

A mitad de camino, Ricardo Delgado, de Analytica, dijo que el país crecerá 4%, basado en el crecimiento del consumo, la postergación de la quita de subsidios y el fuerte aumento del gasto público. En cambio, el estudio Bein indicó que los últimos datos reflejan "un freno de la economía superior al esperado", que provocaría un alza del PBI inferior al 3% anual.

Eduardo Levy Yeyati, de la Brookings Institution, prevé un alza del 2,6%, pero aclaró que "hay un riesgo a la baja por la profundización de la política de controles, que debería reverse, aunque es más probable que se profundice y que todo derive en un tipo de cambio dual".

Señales de alerta

Incipiente recesión: un informe de la Universidad Nacional de Tucumán difundido ayer indica que desde noviembre pasado la economía argentina registra una caída continuada, que rondaría el 2 por ciento.

Indicadores combinados: la baja reportada por esta casa de estudios se basa en indicadores oficiales y del sector privado, tanto en el sector industrial como el de consumo, que no se revertirían antes de fin de año.

Pronóstico tajante: la Universidad Di Tella indicó que existe una probabilidad del 85% de que haya una recesión en los próximos seis meses. En marzo, el indicador líder de esa universidad privada cayó 9,9 por ciento.

Otras proyecciones: FIEL pronostica un crecimiento del 2,7%, y el estudio Bein, en torno del 3%, mientras que la consultora Analytica prevé un 4%, más cerca del 5,1% contemplado por el Gobierno en el presupuesto aprobado por el Congreso para este año.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas