Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Viatri, un lujo: "Pensé que estas cosas sólo le pasaban a Palermo"

El delantero volvió con todo luego de 7 meses de inactividad; un taco y un sombrero como principio del golazo que abrió la victoria de Boca ante Racing

SEGUIR
LA NACION
Lunes 21 de mayo de 2012
0

Seguro no lo soñó así. Puede ser que en algún instante se le haya ocurrido que no había mejor forma de volver que haciendo un gol, que significara el triunfo de Boca y nada menos que en un clásico. Pero, de ahí a que en su imaginación aparezca "el" gol que hizo... Taco, sombrero y derechazo cruzado con final de delirio ante Racing. Un lujo. Siempre se destacó de Lucas Viatri su técnica individual, que era un 9 que pensaba como 10, que necesitaba estar en contacto con la pelota y por eso retrocedía, por más que los entrenadores lo retaban y le exigían pisar más el área, estar en la zona de fuego. Ayer, en Avellaneda, tuvo su noche ideal. A su manera. El rival no fue River, como le tocó a Martín Palermo en mayo de 2000, autor del 3-0 nada menos que la noche en la que volvía a jugar tras recuperarse de la misma lesión en la rodilla y que significaba para Boca la clasificación para las semifinales de la Copa Libertadores.

Lo dijo ayer el propio Viatri: "Pensé: ‘estas cosas sólo le pasan a Palermo nada más’. Martín es único porque lo hizo contra River. No me quiero comparar con él. Esto me sirve a mí en lo personal. Y en este momento no quiero olvidarme del doctor Batista, de Araguas, de Tony y Gerardo, que me ayudaron en la recuperación".

"Lo importante era que Boca gane, pero el gol me sirve por todo lo que me tocó vivir con la lesión. En lo anímico es muy importante porque lo que pasé fue muy feo", dijo después del triunfo ante Racing por 2-0.

Iban 24 minutos del segundo tiempo: Viatri recibe y levanta la pelota con el taco, hace un sombrero y define con un derechazo cruzado; el balón se mete a la derecha de Saja. Fue el 1-0
Iban 24 minutos del segundo tiempo: Viatri recibe y levanta la pelota con el taco, hace un sombrero y define con un derechazo cruzado; el balón se mete a la derecha de Saja. Fue el 1-0. Foto: LA NACION / Fotos de E. Lasalvia y A. Greco

Aunque también hubo otro momento difícil para Viatri. Y fue antes que la rodilla le juegue una mala pasada. Tenía que ver con sus ganas de ser el N° 9 de Boca pero, al mismo tiempo, veía como delante suyo estaba nada menos que a Palermo, el máximo goleador histórico xeneize, el de los récords, el de las vivencias increíbles, que evaluaba si extendía su retiro seis meses más. Lucas, si bien admiraba a Palermo y respetaba el lugar que ocupaba dentro del plantel, no quería que le pase lo mismo que a Mauro Boselli, otro centro delantero surgido de las inferiores que se vio tapado por los capítulos de película del Titán. Y al fin y al cabo, cuando tuvo su oportunidad, a las pocas fechas de ser confirmado como su reemplazante y hacer un muy buen principio de torneo Apertura 2011, que luego ganaría Boca, sufrió la lesión que lo golpeó duro.

Pasaron 217 días de aquella rotura de ligamentos cruzados anterior de la rodilla izquierda ante Belgrano, en el empate 0-0 en la Bombonera, por la 11a fecha. Recién volvió hace poco en la reserva ante Vélez y volvió a jugar unos minutos ante Arsenal, donde convirtió un gol de cabeza. "Pensás que no va a pasar nunca el tiempo. Te acordás de los seis meses que demandó la recuperación, del momento de la lesión. Parece que no pasará más. Pero me apoyé en mi familia, mi gente, mis compañeros. Boca, los hinchas, también tuvieron mucho que ver para que se hiciera todo más llevadero".

Falcioni reconoció que pensaba en ponerlo 20 o 25 minutos, pero después vio que el partido daba para que ingrese en el entretiempo. Al delantero le preguntaron si le iba a meter presión al DT por la gran cantidad de N° 9 y opinó: "No, yo estoy a disposición de él. Lo que decida estará bien". De todas formas, el entrenador piensa en incluirlo en la lista de la Copa Libertadores en caso de que Boca se clasifique a la semifinal.

Al final del encuentro, cambió la camiseta con Gio Moreno, que había sufrido la misma lesión, y el colombiano lo felicitó por el gol. ¿Si fue su día más emocionante como profesional? "Viví muchos momentos emocionantes, pero sí, es uno de ellos. El otro fue cuando salí campeón (Apertura 2008). En esta cancha (por la de Racing), me va bien. Gané la final con Tigre e hice goles importantes".

Viatri vivió un regreso soñado. Si la camiseta N° 9 de Boca y la lesión lo habían emparentado con Palermo, el protagónico que acaba de filmar para su regreso también.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas