Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Un tesoro oculto en Vaca Muerta: qué se esconde en el subsuelo neuquino

Economía

La conducción estatal de YPF busca socios y dinero para explotar una formación rocosa que podría ser la salvación para la crisis energética de la Argentina

Por   | LA NACION

Vaca Muerta no es un yacimiento de hidrocarburos, es una formación rocosa muy profunda que recorre el subsuelo de la mayoría de los yacimientos de la cuenca neuquina. Vaca Muerta tiene petróleo atrapado y por eso se ha convertido en un tesoro oculto del que todos los petroleros hablan. Vaca Muerta podría cambiar el panorama energético argentino para los próximos años y convertir al país en un gran potencial de hidrocarburos. Vaca Muerta es un proyecto de exploración que requiere dólares que se cuentan de a miles de millones. Hasta acá todas certezas.

Pero hay una gran incógnita: Vaca Muerta está en la Argentina y justamente eso es lo que hace del proyecto un gran interrogante.

Sobre todo desde la confiscación de las acciones de YPF a la española Repsol , esta formación rocosa que se extiende debajo de la mayoría del territorio de Neuquén y sur de Mendoza se ha convertido en comidilla de petroleros y políticos argentinos.

¿Qué hay en las entrañas de esas provincias? ¿Cuál es la verdadera riqueza que la geología dejó atrapada allá abajo durante millones de años? ¿Cuánto cuesta extraer el petróleo y el gas desde allí? Y, claro está, quién pondrá el dinero. Nadie lo sabe a ciencia cierta. Por ahora, todos se mueven con algo de información y mucho de expectativas. Tal es la proyección que nadie le sacará de la cabeza al presidente de Repsol, Antonio Brufau, que no bien el Gobierno puso en perspectiva la potencialidad del área decidió la expoliación, como ellos prefieren llamarla. "Sin Vaca Muerta, YPF aún sería nuestra", repitió en Madrid aquellos días de anuncios de intervención y expropiación.

 
 
Todo empezó en mayo del año pasado cuando YPF hizo público los estudios que tenían sobre la formación rocosa. Entonces se empezó a hablar de que las reservas de hidrocarburos conocidas podrían ser mucho más importantes con las nuevas tecnologías que permiten extraer combustibles fósiles de otros recovecos del subsuelo.

¿De qué se trata esta tecnología? Desde hace un puñado de años se empezó a experimentar con perforaciones horizontales que permiten llegar a formaciones rocosas antes inaccesibles. Los pozos tradicionales siempre tuvieron perforaciones verticales que buscaban reservorios en la llamada "roca almacén". De allí, como si fuese una bombilla, se llevaba a la superficie el hidrocarburo en forma vertical.

Pero ese petróleo almacenado no era generado en ese lugar, sino más abajo, en la denominada "roca madre". Bajo ciertas condiciones de presión y de calor que haya tenido esa formación rocosa, puede darse el caso de que haya quedado petróleo o gas entre las rocas y que nunca viajó a los almacenes.

Perforando se llega hasta la capa de la roca madre en forma vertical y luego, para los casos de pozos horizontales, se perfora con tecnología direccional que permiten navegar por la roca shale . Después, a través de fracturas hidráulicas, se rompe la formación rocosa, se coloca arena y fluye el hidrocarburo.

Según contó un hombre que conoce muy de cerca la cuenca neuquina y las riquezas que allí abajo se esconden, YPF empezó en 2007 a estudiar el asunto. Sucede que la empresa tiene allí el yacimiento Loma de La Lata, el más importante de la empresa, y los estudios que hay sobre esa zona son superiores a otros territorios. Además, muchos de los pozos productivos que tiene la petrolera se dirigen a reservorios que están debajo de la roca madre. "Varios reportes que tenía YPF de pozos que traspasaban la roca madre indicaban que allí había petróleo y gas", indicó la fuente.

Se empezó entonces el estudio del terreno. La formación Vaca Muerta tiene una superficie aproximada de 30.000 kilómetros cuadrados, de los cuales 12.000 están concesionados a YPF. Se contrató a una consultora, Ryder Scott, para relevar un área total de 8071 Km2.

Finalmente se trabajó con un área potencial de 1100 Km2. El 8 de febrero de 2008, YPF presentó las conclusiones. Afirmó que sólo esa área podría incrementar la producción actual de petróleo de la Argentina en 50%, y dijo que hay recursos contingentes brutos de 1525 Mbep (millones de barriles de petróleo equivalentes).

 
Pero claro, como explicó el ex secretario de Energía, Jorge Lapeña, para que los recursos se conviertan en reservas hay mucho por invertir, especialmente tiempo y dinero. "Un recurso sólo pasa a ser reserva cuando hay certeza de que el hidrocarburo efectivamente está y que es posible poner el yacimiento en producción", dijo.

Según las estimaciones de Ryder Scott, que son compartidas por el management que fue expulsado de YPF con la confiscación, para poner en producción esos 1100 km2 de Vaca Muerta habría que iniciar un plan de inversiones de unos US$ 28.000 millones en los próximos años para la realización de 2000 pozos productivos de petróleo. Serían necesarios 60 equipos de perforación adicionales a los 80 existentes en el país.

Algo similar ocurre con el gas. De confirmarse los resultados de los pozos exploratorios realizados en esa área, se incrementaría la producción de gas del país un 50%. Habría que perforar más de 1000 pozos con una inversión superior a los US$ 14.000 millones de dólares en los próximos años y se necesitarían 40 equipos de perforación adicionales.

Todo este proceso requiere fundamentalmente de dos cosas: tiempo y dinero. Según Ryder Scott, "de resultar exitosa la exploración en toda la formación Vaca Muerta e iniciar inmediatamente el desarrollo intensivo del área, en diez años se podría duplicar la capacidad de producción de petróleo y gas actual de la Argentina".

Marco regulatorio

Para otro ex secretario de Energía, Daniel Montamat, hay muchas cosas por resolver en la Argentina como señales de precios, marco regulatorio, condiciones de explotación entre otras. "De resolverse todo eso junto, cosa altamente improbable, la ventana para que entre en producción es de alrededor de cinco o seis años", dijo.

Lapeña opina algo similar. "Está en una etapa primaria. Pero hay algunas incertidumbres de varios tipos, por ejemplo, técnicas, económicas y ambientales. Suponiendo que eso está todo terminado, no habrá resultados para mostrar en esta gestión presidencial", agregó.

Recuerda que en Estados Unidos la utilización de esta tecnología se aceleró en los últimos años por el aumento del precio del petróleo. "Sólo con el crudo al precio de los últimos años estas explotaciones son posibles. Pero en la Argentina no hay una señal de precio y no se sabe si será económicamente posible producir con los valores actuales", dijo.

¿Vendrán capitales para solventar esta explotación, como trata de encontrar la YPF estatal? Un ingeniero que estuvo al tanto de todos los estudios sobre la formación dice que más allá de lo que se piense, los capitales petroleros son muy prudentes. "Por eso duran cien años. No van a cualquier lado. Y, de hecho, en los últimos años no vinieron tanto a la Argentina. Para ellos el largo plazo es fundamental porque este tipo de pozos, a diferencia de los convencionales que declinan más rápido, duran por décadas", explicó.

Vaca Muerta necesita tiempo y dinero. Dos cosas que no sobran en la Argentina actual.

TECNOLOGIA EN EL DESIERTO

 
Foto: Reuters 
 
Los pozos exploratorios en Vaca Muerta empezaron en 2007; la producción no convencional requiere de los equipos más modernos del mundo..

TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaDólar hoyIndependencia de EscociaAmado BoudouAFA